Familiares de víctimas de la masacre de Curuguaty desmienten al Indert

El presidente de Indert, Justo Cárdenas; su gerente de créditos, Carlos Soler, e integrantes de la comisión Naranjaty 2.

El presidente de Indert, Justo Cárdenas; su gerente de créditos, Carlos Soler, e integrantes de la comisión Naranjaty 2.

Familiares de víctimas de la masacre de Curuguaty desmienten y califican de “disparate” el triunfal anuncio del Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra (Indert) de que el caso Marina Cue terminaba con “final feliz” con la supuesta aceptación de los ocupantes de ser trasladados a un inmueble de 350 hectáreas en el departamento de Alto Paraná. Esto a cambio de renunciar del reclamo de recuperación de las 2.000 hectáreas de tierras del Estado que usurpa la empresa Campos Morombí, propiedad del Grupo Riquelme, fundado por el fallecido político colorado Blas N. Riquelme, en el departamento de Canindeyú.

“Es un disparate. Ni soñando vamos a renunciar a las tierras donde murió nuestra gente”, expresó Martina Paredes, de la comisión Yvy Ñande Rekove y hermana de Fermín y Luis Paredes, fallecidos en la masacre.

Paredes señaló que estas personas que conformaron la comisión Naranjaty 2 no son de Yvypytã y que si bien comprende que se trata de personas humildes que necesitan tierra, afirma que están manipulados por políticos que buscan sacar provecho y dividir a los familiares de la masacre para desistir de la demanda de recuperación de las tierras en las que fallecieron 17 personas el 15 de junio de 2012.

A raíz de las dilaciones y mentiras del gobierno, un grupo de labriegos decidió a fines de junio reingresar al lugar donde fallecieron sus familiares reafirmando la demanda de tierra, justicia y libertad para los campesinos acusados por invasión de inmueble, asociación criminal y homicidio doloso en grado de tentativa y que enfrentan un proceso repleto de irregularidades, empezando por la parcialidad manifiesta del fiscal Jalil Rachid, quien es allegado político de la familia Riquelme.

“Final feliz”

Un reporte de prensa del Indert señala que gracias a las gestiones del titular del ente agrario, Justo Cárdenas, las 95 familias ocupantes de las tierras conocidas como Marina Cué serán trasladadas “en cualquier momento” a una parcela de 350 hectáreas ubicada en la colonia “8 de Diciembre”, Itakyry, Alto Paraná.

“Llegamos a un final feliz, luego de un gran esfuerzo, principalmente a nivel judicial donde obtuvimos el interdicto para retomar la posesión de esas tierras que estaban en manos de no sujetos de la reforma agraria”, indicó Cárdenas.

La gacetilla también cita a los supuestos dirigentes de los sintierras, Norberto Rolón y Jorge Ovelar, quienes manifestaron su conformidad con el “trueque” y agradecieron a Justo Cárdenas y al presidente Horacio Cartes por su «sensibilidad social».

Comentarios

Publicá tu comentario