Falleció Neneco Norton

 A los 89 años de edad falleció ayer sábado 9 de marzo en el Hospital Central del Instituto de Previsión Social.

Un grande de verdad, con un prestigio ganado no solo a nivel nacional, sino mundial, a través de sus más célebres composiciones. Su verdadero nombre fue ELIO RAMÓN BENÍTEZ GONZÁLEZ, aunque fue conocido por el seudónimo de NENECO NORTON. Fueron sus progenitores Apolonio Benítez, quien fuera combatiente de la Guerra del Chaco, y Hermelinda González. Neneco llegó al mundo en un día caro a los sentimientos espirituales del pueblo paraguayo, el día 8 de diciembre del año 1923, en la ciudad de Asunción.

Cursó sus estudios primarios en la escuela del Salesianito y los secundarios en el CNC. En el Salesianito inició sus estudios de música, como integrante de la banda del célebre batallón de scouts «Rojas Silva». El Padre Ernesto Pérez Acosta, el famoso «Pa’í» Pérez, y don José de Jesús Villalba, fueron sus maestros y formadores; ejecutó con la bandalisa, además de la trompeta y el pistón, la corneta, el pífano y la armónica. Con este último instrumento, con un grupo de seis niños y acompañados de guitarra, ejecutaba melodías de la época. Más tarde, Neneco Norton estudió armonía con Otakar Platil.

Hacia 1940, ejecutaba admirablemente la trompeta, con lo que fue ganando preponderancia. Siendo adolescente aún, compuso su primera canción durante una gira que unía Posadas con Corrientes, en compañía de los scouts. Esa canción se tituló «Ritmo de Excursión», basada sobre la métrica de «Alma Vibrante»; esta obra la concluyó utilizando el órgano de la Basílica de Itatí, en Corrientes, Argentina, y la estrenó en el Colegio Don Bosco de la ciudad de Corrientes, cantando Luis Alberto del Paraná, cuando todavía se lo conocía como Luis Osmer Meza.

Neneco, juntándose con otros compañeros del Salesianito, tales como Rubito Medina en voz y guitarra, y Luis Osmer Meza, quien por entonces ya se perfilaba como buen cantante, formó una pequeña orquesta, actuando en festivales y veladas. Neneco Norton integró también el elenco de veladas de José L. Melgarejo, junto a otros conocidos artistas como Dora del Ceno, Máxima Lugo, Juan Bemabé y los Dúos: Quintana – Escalante y Vargas – Saldivar. También actuó en el elenco de Julio Correa.

En los primeros años de la década del ’40, ya era conocido como «El Chico Grande del Jazz», mote que acuñó Dante Benedetti de ZP 4 Radio Stentor; intercaló actuaciones, tras ganar rápidamente consideración y aceptación en el ambiente musical de la época. Integró profesionalmente la Orquesta Mauro y luego la famosísima Orquesta Iris, recordada como una de las mejores de aquellos años. Posteriormente formó el Trío Carioca con Nicolás González, el acordeonista Diego Sarubbi y el percusionista Paco Gómez.

A fines de los ’40 compuso, en letra y música, un tema que rápidamente se popularizó: «Aquel Ayer», siendo hoy un clásico de nuestra música. En 1947 se desencadenó la guerra civil, por lo que Neneco se refugió en la ciudad argentina de Formosa, en la casa del maestro Alberto Evans, donde conoció a un grupo de chicas que escuchaban los clásicos radioteatros; en uno de esos programas, una actriz se llamaba Maneca Norton, entonces las chicas lo apodaron cariñosamente, Neneco Norton, adoptándolo él como nombre artístico posteriormente y lo estrenó profesionalmente en una fiesta de colación del Colegio Goethe.

Pocos meses después de concluir aquella guerra civil que enlutó a muchos paraguayos y desterró a otros tantos, Neneco Norton formó su primera orquesta de jazz, «Los Caballeros del Ritmo», una gran orquesta realmente por cantidad y calidad de sus integrantes: Nelson Mendoza y Victorio Ortiz como cantantes, Julio Sosa, Cristín Palma, Chono Duarte y Rudy Heyn, en acompañamiento. Actuaron en los mejores bailes y clubes de la noche asuncena como Belvedere, Vertúa, Mbiguá, el Deportivo Sajonia y el club Sol de América. Siempre marcaron presencia en las grandes fiestas y escenarios del Paraguay, llegando incluso a trascender internacionalmente a través de exitosas giras por Argentina y Brasil, destacando que por esa época existían grandes orquestas como la de Alex Cull, «Los Dados Blancos», Rudy Heyn con su guitarra hawaiana, Florentín Giménez y Carlitos Villagra.

Otros instrumentos musicales en los que se destacó Neneco fueron el órgano electrónico y con anterioridad demostró con clase su versatilidad musical, ejecutando el acordeón a piano que por esa época estaba en auge. Formó un grupo con Roberto «Buky» Medina y Papi Barreto, además de acompañar a otros grandes y talentosos como Julio César del Paraguay, Aurelio Cabañas y Reynaldo Meza.

En su amplio repertorio compuso boleros, marchas, chachachá, rock, rasguido doble, merequetengue, valses, baladas, guaranias, kyre’y y polcas; estas últimas con sabor a pueblo, dándoles su toque personal. Tal es así, que sus temas están entre los más difundidos e interpretados: «Buscándote», una romántica canción de hermosa melodía que hoy día tiene cerca de 50 versiones; «Guarania Triste», «Serenata a mi Asunción», «Mi Ilusión Perdida», «Nde Rehe’y», «Al Partir»; y una que le reportó grandes satisfacciones, «Paloma Blanca», canción que jamás la vendió como se suele decir erróneamente, sino que al estar editada por la Editorial Fermata de Buenos Aires, le permite a cualquier intérprete tomarla, e incluso modificar su letra original o interpretarla en otro idioma.

Norton incursionó en otros géneros además del jazz y el folclore nacional, componiendo marchas para las fiestas de carnaval de los recordados corsos asuncenos, entre las que mencionamos «Ejerána», que tuvo gran difusión, y «Mbiguá», en coautoría con Cirilo R. Zayas.

A partir de los años ’60, canalizó sus conocimientos musicales dedicándose a la composición de comedias con base folclórica musical, prosiguiendo aquella línea trazada por Juan Carlos Moreno González y Manuel Frutos Pane, creadores del género conocido como «ZARZUELA PARAGUAYA». Entre las comedias musicales podemos citar: «La Promesera de Caacupé», «Los Amores de Raquel», «Mostafá», «Mburucuyá», con Mario Halley Mora; «La Morena del Trigal», «Cañaveral», «El Arribeño», con la Compañía de Zarzuela de César de Brix y Neneco Norton, y libretos de Alcibíades González Delvalle; «Reseda», «Ribereña» y «Naranjera» con Alcibíades González Delvalle. Otra de las obras llevada a escena por numerosos elencos nacionales fue «La Calandria de mi Barrio», de Rogelio Silvero y Neneco Norton, con la Compañía de César de Brix; donde la nota distinta fue la llamativa orquesta de Neneco Norton, con Pedro Burián en el órgano y Chono Duarte en piano, y la coreografía con hermosas chicas que hacían de lavanderas y que componían el coro dirigido por Neneco Norton, junto a Oscar Carvallo y María Graciela en la interpretación de las más hermosas canciones del Maestro.

Otras composiciones del género zarzuela paraguaya fueron llevadas a escena, a través de obras como: «Los Amores del Sapo», donde se presentaron César de Brix, el «Sapo Cancionero», Marco de Brix, Betty Figueredo y Lito Ortiz, con libretos de Mario Halley Mora y dirección general de César de Brix; «El Delegado», bajo la dirección general de Carlos Gómez, obra de Alcibíades González Delvalle y Neneco Norton, con la participación de los cantantes Oscar Barreto y César de Brix.

A Neneco Norton siempre lo vemos transitar con paso firme las calles céntricas de la capital, o abordando algún ómnibus del transporte público, siempre con un espíritu jovial, alegre en sus movimientos y en su andar, con un chiste a flor de labios y siempre con todas la pilas, sin pausas en lo que él tanto ama y sabe transmitir: la música.

Fuente: CREADORES DEL ALMA GUARANÍ – HISTORIAS DE LOS GRANDES COMPOSITORES Y POETAS NACIONALES. Por IVANÍ AMAMBAY y DANIEL TORALES. Con el apoyo del FONDEC. Editorial Servilibro, Asunción-Paraguay 2005 (225 páginas).

Fuente de Imagen: http://www.musicadelparaguay.com

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.