Facultad de Ingeniería de la UNA realiza sumarios a alumnos por “tuitear” y opinar en Facebook

Los alumnos sumariados son Esteban Caligaris y Eduardo Becker, quienes expresaron inconformidades respecto a las autoridades de la Facultad en las redes sociales. La institución señala que busca “deslindar responsabilidades”.

 

Notificaciones de sumarios emitidos por la UNA. Fuente: Facebook

El pasado 20 de mayo de 2013, Eduardo Becker, estudiante de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Asunción (FIUNA), recibió una notificación sobre un sumario administrativo innominado «en averiguación y esclarecimiento de las supuestas publicaciones vertidas en la red social Tweeter (sic), en contra de las autoridades de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Asunción”, según puede leerse en el documento.

Estaban Caligaris, estudiante de la misma carrera recibió una notificación similar, pero con el objetivo de abrir una investigación sobre las publicaciones vertidas en la red social Facebook. En ambos casos, a fin de “determinar la responsabilidad y e identificar al/los autores, coautores, cómplices y encubridores”.

Según explica la FIUNA, la facultad decidió iniciar ambos procesos por una presunta trasgresión del Estatuto Vigente de la UNA y el Reglamento General de la UNA, del Régimen Disciplinario. “La decisión del Consejo Directivo es para deslindar responsabilidades sobre la publicación, a través de las redes sociales Facebook y Twitter, de expresiones ofensivas en contra de docentes, autoridades y la propia FIUNA”, indica un comunicado de la facultad.

 Las opiniones de la discordia

En una de las publicaciones de Facebook, Esteban Caligaris señala, entre otras acusaciones: “A mi lo que me da verguenza es que mi Decano tenga una reputación dudosa… A mi lo que me da verguenza es que en mi facultad la Vice-Decana tenga una reputación dudosa… A mí lo que me da verguenza es que en mi facultad se ataque el hecho de que las personas manifiesten lo que sienten…”.

Además de considerar una violación a la libertad de expresión, Eduardo Becker, sumariado por «tuitear» su disconformidad en relación a las autoridades de la facultad, considera que en realidad todo comenzó por una denuncia presentada por la hija del decano (Ingeniero Isacio Vallejos), “quien al menos a lo que a mí me consta, no es estudiante, no es docente y tampoco forma parte del consejo directivo. Por lo que no tiene legitimación alguna para denunciar hechos ocurridos en la facultad, en todo caso si se siente afectada o agraviada por alguna confusión debería recurrir a la justicia ordinaria”.

Más allá de esta acusación, señala que es agraviante que aunque los hechos ocurrieron en marzo, la instrucción del sumario llegó “en forma maliciosa” justo en época de exámenes.

 Un derecho incómodo

La libertad de expresión es un derecho humano, y según el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, incluye el de no ser molestado a causa de opiniones, el de investigar y de recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.

Pero, ¿cuál es el  alcance de los comentarios expresados en la redes sociales?

“La libertad de expresión nos da la garantía para expresar nuestras opiniones, compartir ideas e intercambiar juicios. Pero también tiene su aspecto colectivo, porque ayuda a generar debates públicos y por tanto mejor democracia. Y como suele suceder cuando se trata de derechos fundamentales, algunas veces el ejercicio de estos es molesto e incómodo. Es un derecho extraño e incómodo”, considera la abogada Maricarmen  Sequera, especizalidada en Derecho de Propiedad Intelecutal.

Este caso muestra gráficamente las fisuras de la libertad de expresión, indica Sequera. “Desconozco con que justificaciones “legales” hayan sancionado por opiniones en la redes sociales, mas creo que es un excesivo celo con que las Universidades han actuando persiguiendo una falta de bagatela o insignificante. La prepotencia de estas instituciones tiene un efecto perverso, incluso en caso de ser demostrada la inocencia de estos estudiantes. Después de esto, ¿realmente podremos criticar públicamente si sabemos que vamos a ser expuestos a una persecución política y hasta podría ser esta persecución criminal?”.

 

Comentarios

Publicá tu comentario