Exmafioso escribe libro para triunfar en la empresa

Louis Ferrante fue mafioso. Su paso por la cárcel lo hizo reflexionar y convertirse en escritor.

Louis Ferrante, autor del libro "Aprenda de la mafia". Imagen: La información.

Por La información.com.

Además de su autobiografía, el exdelincuente decidió escribir un manual de 88 recomendaciones donde adapta algunas prácticas del mundo del hampa a los negocios. Siempre, eso sí, sin salirse de los límites que imponen las leyes. El resultado es su libro Aprenda de la mafia.

“El organigrama de una familia del crimen organizado o sindicato refleja la estructura administrativa de una corporación.” Si seguimos fielmente la cita de la revista Fortune, nadie mejor que Louis Ferrante, un antiguo mafioso, para aconsejarnos en el ámbito de la empresa.
Este cuarentón norteamericano formó parte del llamado clan Gambino, uno de de los más importantes de los bajos fondos en Estados Unidos. Sin embargo, su pasó por la cárcel le sirvió para reinsertarse en la sociedad y aficionarse a la lectura. A su salida de prisión, el antiguo hampón ha comenzado una exitosa carrera de escritor con Unlocked: a journey from prison to proust, un libro que se ha convertido en un verdadero best-seller.

Ferrante ha decidido también aprovechar su experiencia entre criminales para elaborar Aprenda de la mafia, un peculiar manual que nos explica cómo aplicar algunas prácticas del hampa para conseguir el éxito en el ámbito de la empresa. Al fin y al cabo, algunos capos fueron también excelentes hombres de negocios en sus compañías legales.

Encontrar trabajo  

Ferrante aconseja a todo el que quiera trabajar en una empresa que les ofrezca a los responsables de contratarle una oferta que no puedan rechazar. Al igual que hacen los que quieren ingresar en la mafia sin pertenecer a las familias del hampa, el candidato tiene que proponer un negocio en el que sólo cobre un porcentaje sobre los beneficios y sin exigir vacaciones o seguridad social. Si su propuesta tiene éxito tiene todas las de ganar para formar parte de la compañía.

Banco de favores  

El exmafioso también recomienda que quien quiera prosperar en una compañía cree su propio banco de favores a la manera de los bajos fondos. El escritor lo explica con el caso de la particular relación que se estableció entre Vito Genovese y Vincent Gigante, también conocido como El Mentón.

El primero ayudó a los padres del segundo cuando lo necesitaron, mientras que El Mentón realizó muchos trabajos sucios para el célebre padrino. Como recompensa por estas actividades, Vincent se convirtió en el nuevo jefe del clan.

De la misma manera, muchos empresarios funcionan con este intercambio de ayudas que van acumulando en un banco imaginario al que se recurre siempre que lo necesita. Por lo tanto, cualquier persona que quiera tener éxito en los negocios tendrá que establecer su particular red de favores.

Guardar silencio   

Ferrante aconseja callarse en ciertos asuntos relacionados con la empresa en la que cada uno trabaja. Resulta especialmente poco adecuado participar en las denominadas “intrigas de oficina”, hablar mal del jefe o tratar diversos asuntos por teléfono si queremos progresar en nuestra carrera profesional dentro de una compañía.

Así, el autor encuentra un estupendo ejemplo de este comportamiento en Joe Billotti, un miembro de los bajos fondos estadounidenses. El capo guardó silencio sobre el asesinato de su hermano Thomas a manos de hombres del archiconocido John Gotti. Ese gesto permitió que el popular mafioso le perdonara la vida.

Respetar las jerarquías  

“Las órdenes deben cumplirse a todos los niveles”, recomienda Ferrante. De otra manera nos puede ocurrir que prescindan de nosotros como hicieron con John Petrucelli. El criminal se negó a matar a Gus Farace, un hampón de poca monta que asesino a un agente de la DEA, cuando se lo ordenaron sus jefes. Su gesto de rebeldía le valió la muerte.

Algo parecido –como nos recuerda el mafioso metido a escritor– le ocurrió en el ámbito político al general Douglas MacArthur. El militar norteamericano comenzó a hacer oídos sordos a las indicaciones del presidente Truman durante su intervención en la Guerra de Corea. Esa desobediencia provocó el fin de su carrera profesional.

Éste y otros desenlaces se pueden evitar si hacemos caso de los 88 consejos que Louis Ferrante ofrece en Aprenda de la mafia.

Comentarios

Publicá tu comentario