Exescolta de Stroessner será ministro de Defensa de Cartes

Ferviente anticomunista y pronorteamericano, Bernardino Soto Estigarribia es hijo de la Doctrina de Seguridad Nacional y de la “democracia sin comunismo” de Alfredo Stroessner.  Para el futuro ministro las operaciones militares conjuntas con EE.UU. “benefician al pueblo”.  

Bernardino Soto Estigarribia, Luis Bareiro Spaini y Fernando Lugo. El futuro ministro de Defensa fue destituido por Lugo por sus actitudes golpistas. Foto: Flick.

Otro stronista en el gabinete de Horacio Cartes. Bernardino Soto Estigarribia, nombrado como ministro de Defensa por el presidente electo, fue escolta presidencial del extinto dictador Alfredo Stroessner. El Regimiento de Escolta Presidencial es reconocido por grupos de derechos humanos como un centro de detención y desaparición de opositores a la dictadura. De hecho, este cuerpo se mantuvo fiel al dictador hasta el último momento.

Durante el gobierno de Fernando Lugo el general retirado había sido removido, en noviembre de 2008, de su cargo de comandante de las Fuerzas Militares, al que había accedido durante el gobierno de Nicanor Duarte Frutos. Su coloradismo explícito y sus actitudes de irreverencia al poder civil le valieron ser cesado en esas funciones por, según confirmó el mismo presidente Lugo, haber demostrado tendencias golpistas.

“Lamentablemente nuestro presidente, que no tiene ni el más mínimo pensamiento y actitud de estadista, utiliza los cambios en este caso  para denigrar a los oficiales y atentar contra la institucionalidad de las Fuerzas Armadas. Es increíble la manera como está manoseando a una institución gloriosa y con tantas tradiciones. Nosotros los que miramos desde afuera, me avergüenzo de que Fernando Lugo esté comandando las Fuerzas Armadas”, había manifestado a Radio Cardinal en junio de 2011 a propósito de los cambios realizados en la cúpula militar por el entonces presidente (http://bit.ly/14yr9c5).

“Ya no es un interlocutor ante las Fuerzas Armadas de los demás países”, agregó Soto Estigarribia en sintonía con su posición de rearme de nuestro país frente a la “amenaza” boliviana.  “Son absolutamente anormales la manera en que se están realizando los cambios”, reforzó.

Al ser consultado sobre la designación de Cecilio Pérez Bordón al frente del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) luego de haber ocupado la cartera de Defensa, expresó sus buenos deseos al colega, pero advirtiendo que no se “desvíe” al socialismo. “Lógicamente debemos desearle lo mejor, siempre y cuando también no esté metido con el pensamiento del socialismo del siglo XXI”, expresó.

En este sentido ya había dado muestras de su profundo credo anticomunista al atribuir su separación del cargo al proyecto ideológico de Lugo quien, según acusó el militar retirado, deseaba llevar al país al rumbo del Socialismo del siglo XXI, que para él no era más que “el comunismo del siglo XIX”.

La «institucionalidad» de las FF.AA. Soto Estigarribia pertenece a la época en que el Ejército estaba secuestrado por el Partido Colorado. Foto: captura de vídeo de un acto político del Partido Colorado.

“Él (Lugo) está queriendo llegar a un nivel de conducción que responsa a sus intereses políticos, él quiere imponer el pensamiento único del Socialismo, ehhh, del siglo XXI. Yo siempre digo que es el comunismo del siglo XIX que ha empobrecido a los pueblos. Él quiere un grupo de comandantes que le tenga que responder exclusivamente a ese pensamiento (…) Él está con la ideología del socialismo, corriente que está viniendo de Venezuela, Ecuador, Bolivia. Él está en ese equipo”, disparó Soto Estigarribia en declaraciones a radio Ñandutí, demostrando que aprendió bien la lección de Stroessner de “democracia sin comunismo” (http://bit.ly/19ibin8).

Así también su posición pronorteamericana, como militar formado en la Doctrina de Seguridad Nacional, lo expresa de manera abierta y furiosa. Sobre aquella carta de Luis Bareiro Spaini a la entonces embajadora norteamericana Liliana Ayalde por haber acogido una reunión entre militares estadounidenses y opositores paraguayos, y en la que Federico Franco planteó la idea de llevar a cabo el juicio político a Lugo, el militar fue enfático al señalar: “Lamento mucho el hecho. Es una carta con carácter de irrespeto a una representante de EE.UU., un país con el que tenemos una relación muy importante fundamentalmente en materia de defensa. La nota hasta si se quiere es muy grosera”.

En este sentido justificó aquella reunión de políticos paraguayos con los militares norteamericanos del curso CAPSTONE, ya que estas delegaciones están acostumbradas a mantener ese tipo de reuniones para interiorizarse de la situación política de los países que visitan, justificó.

Al ser consultado sobre si en su momento Spaini fue responsable de la suspensión de los ejercicios militares con EE.UU., el militar lamentó tal decisión, ya que aseguró que en los ensayos con el Ejército norteamericano el “beneficiario viene a ser el pueblo”.

“Si es así es lamentable porque los ejercicios que se realizan con efectivos de los EE.UU. son ejercicios que siempre son muy beneficiosos para nuestras FF.AA. y también para nuestro pueblo, son ejercicios que muchas veces tienen un carácter de acción social. Sin lugar a dudas el beneficiario viene a ser el pueblo”, aseveró Soto Estigarribia.

 

 

Comentarios

Publicá tu comentario