Excluido: el gobierno de Franco es apartado de los bloques regionales por antidemocrático

Mercosur y Unasur suspendieron al Paraguay hasta que se normalice el orden democrático.

Los presidentes de Argentina, Brasil y Uruguay decidieron, tras un largo debate, que Paraguay sea apartado del mercado común hasta que normalice su situación institucional. Acordaron no aplicar sanciones económicas. La Unasur hizo propia la decisión.

Paraguay permanecerá suspendido hasta que “se verifique el pleno reestablecimiento del orden democrático”, pero no recibirá sanciones económicas, al tiempo que Venezuela se incorporará el mes que viene al Mercosur, ésas fueron las principales medidas adoptadas por el bloque regional en el marco de la XLIII Cumbre de Jefes de Estado que se llevó a cabo en Mendoza. Ambos tópicos se saldaron tras un fuerte debate entre Argentina, Brasil y Uruguay, cuyas posiciones sobre ambos temas “diferían en algunos aspectos instrumentales”, y que demoraron algunas horas el cronograma previsto, pero finalmente hubo coincidencia en esos puntos y una absoluta ratificación de las cláusulas democráticas adoptadas por el bloque, luego de que fueran puestas a prueba por primera vez. Según confirmaron a este diario fuentes diplomáticas, se trató de “una de las cumbres más difíciles” en los más de veinte años de vida de este organismo supranacional, pero “haber terminado la jornada con una decisión consensuada fortalece a todos los países miembro”. Además, se consiguieron acuerdos en materia de comercio intrarregional, un nuevo apoyo al reclamo argentino por la soberanía del Atlántico Sur y disposiciones acerca de trabajo infantil, entre otros temas. Por la tarde, los jefes de Estado de la Unasur, reunida de forma extraordinaria para tratar el tema Paraguay, se plegaron a la decisión tomada por Argentina, Brasil y Uruguay y también decidieron castigar a Asunción apartando al régimen de Federico Franco del bloque.

“El Mercosur resolvió la suspensión temporal de Paraguay hasta tanto se lleve a cabo el proceso democrático que nuevamente instale en ese país la soberanía popular, en elecciones libres y democráticas, y elijan nuevo presidente. Y que no se aplicarán sanciones económicas”, informó Cristina Fernández de Kirchner pasado el mediodía, cuando comenzó finalmente el plenario de la Cumbre. Atrás quedaban varias horas de debate tripartito entre CFK y sus pares Dilma Rousseff (Brasil) y José Mujica (Uruguay). Fue posible encontrar un consenso alrededor de una serie de puntos: la necesidad de sancionar a Paraguay de acuerdo con lo establecido por la cláusula democrática del bloque, como único reaseguro de que estas situaciones no se vuelvan más graves y más frecuentes; la importancia de que las sanciones no atenten contra la más pronta recuperación de la democracia paraguaya y el imperativo de evitar que las penas impuestas terminen afectando al pueblo antes que a la dirigencia de ese país. En ese marco, en el documento final se aprobó un crédito millonario para obras de infraestructura en Paraguay.

Las principales diferencias habían surgido alrededor de la posición acerca de los representantes paraguayos en el Parlamento del Mercosur: sucede que allí son elegidos por voto popular (a diferencia de los otros países que todavía no establecieron ese mecanismo) y la postura uruguaya era la de respetar ese mandato, pero finalmente primó la decisión de apartarlos, ya que, al perder su status el país por causa de la suspensión, también quedan suspendidos todos sus delegados. Este lunes estaba prevista una sesión del ParlaSur que fue levantada a la luz de los acontecimientos. De todas formas, los diputados paraguayos anticiparon que concurrirían igual a Montevideo, por lo que se llevará a cabo una reunión informal de ese órgano, incluyendo a los miembros suspendidos.

“La suspensión apareja la limitación en la participación de los órganos y la pérdida de los derechos de voto y veto y del derecho a participar en los órganos del Mercosur en los términos del artículo IV del Protocolo de Ushuaia. La suspensión no debe producir perjuicio alguno al pueblo paraguayo”, según informó el canciller argentino Héctor Timerman, por lo que, desde el momento en que entró en efecto esta sentencia, quedó allanado el camino para que Venezuela se sume al Mercosur, ya que ese trámite había sido aprobado por los demás socios y sólo restaba el OK del Senado paraguayo. De todas formas, Timerman despejó dudas sobre la relación entre ambas decisiones. “No están relacionadas, los cancilleres (de la Unasur) hicimos todo lo posible por evitar” el golpe de Estado, aclaró.

El ingreso de Venezuela al Mercosur también generó rispideces y otra vez fue Uruguay el que presentó los mayores reparos a acelerar los tiempos para que Caracas se sume al bloque, pero terminó nuevamente imponiéndose el interés de Argentina y de Brasil, para quienes la presencia venezolana podría ayudar a paliar los efectos de la crisis económica para todos los países miembro (por tratarse de un importador neto, tanto de alimentos como de productos industriales). Finalmente, dentro de un mes, el 31 de julio, los mandatarios del bloque se darán cita en Río de Janeiro para formalizar la unión. Los países miembros asociados del Mercosur terminaron por plegarse a las decisiones tomadas por la troika. “La idea del Mercosur es integrar a todos los países de América del Sur”, le dijo el canciller Timerman. “El bloque está en condiciones de expandirse y también establecer acuerdos. Este es un gran momento para el Mercosur”, agregó el diplomático ante la consulta de este diario.

Sobre el cierre de la reunión y con un típico golpe de martillo, CFK pasó la presidencia pro tempore del bloque a manos de Rou-sseff, quien la ejercerá por los próximos doce meses. “Tenemos que profundizar nuestro modelo de crecimiento, que es la redistribución del ingreso y la inclusión social”, sostuvo la brasileña y agregó que el deber de la región es “impulsar este mercado común construido a lo largo de décadas de esfuerzo”. “Estamos aquí para asegurar que nuestro patrimonio de integración sea cada vez más fortalecido”, subrayó, antes de pedir que se continúe con un proceso “que elimine las asimetrías y que garantice un mayor crecimiento en nuestras economías”.

Unasur

Al igual que el Mercosur, la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) decidió este viernes suspender temporalmente a Paraguay tras la ruptura del orden constitucional causada por la destitución de Fernando Lugo. También se pasó a Perú la presidencia pro témpore del bloque.

El canciller argentino, Héctor Timerman, dio a conocer este viernes que los presidentes de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) decidieron, en su reunión efectuada en Mendoza (noroeste), suspender a Paraguay del organismo tras la ruptura de su orden constitucional.

Después de concluir el encuentro de los gobernantes, Timerman aseguró que la Unasur “está preocupado en situación en Paraguay”, donde se desató una crisis política a raíz del derrocamiento de Fernando Lugo la semana pasada.

Ante esto, el canciller indicó que el bloque ha demostrado «su preocupación por la violación y a la democracia”, e hizo hincapié en que se analizarán medidas para que no vuelva a darse el escenario en ninguna otra nación.

Lugo agradeció que haya sanciones económicas

El presidente destituido de Paraguay, Fernando Lugo, felicitó este viernes en la tarde la decisión tomada por el Mercador Común del Sur (Mercosur) de mantener la suspensión del país contra el nuevo gobierno de ese país, encabezado por Federico Franco.

Durante una breve rueda de prensa, Lugo se mostró agradecido porque no se castigó al pueblo de Paraguay con medidas económicas que podían impactar de forma negativa a la nación.

“Los jefes de Estado de Mercosur decidieron castigar a la clase política paraguaya que produjo un quiebre al orden democrático. No tomarán medidas económicas que perjudiquen al pueblo”, resaltó Lugo tras conocer la decisión de la Cumbre de Mercosur que se celebró en la ciudad de Mendoza, en Argentina.

Canciller de Franco rechaza la medida

El ministro de Relaciones Exteriores del nuevo Gobierno paraguay, José Félix Fernández, afirmó este viernes que la decisión del Mercado Común del Sur (Mercosur) de suspender a su país del bloque carece de «validez formal y legal», y «deploró» la incorporación de Venezuela al organismo.

En una rueda de prensa, Fernández agregó que la continuidad del país en el Mercosur dependerá del «pueblo paraguayo», así como de una reflexión del Ejecutivo del presidente designado por el Congreso, Federico Franco.

Asimismo, el titular de la cartera de exteriores del Gobierno de Federico Franco , anunció que «promoverán» las acciones que sean necesarias para dejar sin efecto la suspensión.

Fuentes: Página 12/Telesur

Comentarios

Publicá tu comentario