Ex jefe de seguridad de Uribe admitió ayudar a banda narcoparamilitar

En una Corte norteamericana se confirman los vínculos del gobierno del ex presidente colombiano con los paramilitares.

El ex presidente de Colombia, Alvaro Uribe, durante su visita a Paraguay.

El general retirado de la Policía Mauricio Santoyo se declaró este lunes culpable de conspirar para ayudar a la desmovilizada banda narcoparamilitar de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC). Santoyo fue el jefe de seguridad del ex presidente colombiano Álvaro Uribe (2002-2010).  Esto confirma los vínculos de elementos del gobierno de Uribe con los paramilitares, situación denunciada por años por diversos sectores sociales.

La canciller de Colombia, María Ángela Holguín, señaló hoy que el gobierno de Colombia «lamenta que generales de la república tengan que estar en una situación como ésta» y dijo esperar que «pronto se esclarezca la participación» del ex oficial en los delitos de los que es acusado.

Holguín indicó además que espera que los resultados judiciales sirvan a los miembros de la Policía y las Fuerzas Armadas colombianas de ejemplo o «campanazo negativo» para que «no se caiga en este tipo de conductas».

Según reportó el Departamento de Justicia del país norteamericano, Santoyo, de 53 años, que fue jefe de seguridad de Uribe entre 2002 y 2005, aceptó ante una corte en Alexandria, Virginia, haber conspirado «para proporcionar ayuda material y recursos» a las AUC.

Estos cargos conllevan entre diez y 15 años de prisión, de acuerdo con la información oficial, que indicó que la sentencia definitiva será leída en una nueva audiencia el 30 de noviembre.

El pasado 3 de julio Santoyo se entregó en Bogotá a agentes de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA) para responder por acusaciones de narcotráfico hechas por la justicia de ese país, que lo investiga desde hace más de cuatro años.

La justicia estadounidense emitió a finales de mayo una solicitud de extradición contra Santoyo, con el argumento de que recibió cerca de cinco millones de dólares por parte de la Oficina de Envigado, un grupo narcoparamilitar de sicarios de Medellín, a cambio de permitir el paso de droga hacia la costa pacífica colombiana.

Álvaro Uribe visitó nuestro país el año pasado, ocasión en que se realizaron actividades de protesta contra el ex titular del país sudamericano, por las denuncias de violaciones de derechos humanos realizadas durante su gobierno, así como por sus denunciados vínculos con los paramilitares y narcotraficantes. El mismo había sido traído por los gremios empresariales, con gran apoyo de medios locales, para que brinde una cátedra sobre «negocios».

Fuente: El Universal.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.