Evo dijo que se debe elegir entre el capitalismo o la vida

Evo Morales, el presidente de la República Plurinacional de Bolivia, fue contundente esta mañana: «Estamos ante una encrucijada: la vida o el capitalismo». Asi setenció en el Estadio Municipal de la ciudad de Tiquipaya, lugar donde miles de personas acudieron hoy cerca de las 11 horas para presenciar la apertura formal de la Conferencia Mundial de los Pueblos para el Cambio Climático que se desarrolla en esta pequeña ciudad ubicada en el Departamento de Cochabamba.

En su discurso de alrededor de una hora y media, y ante varias delegaciones de diversos países del mundo, Morales dijo que la forma de vida actual, la del capitalismo, es incompatible con la vida en el planeta tierra, y a renglón seguido expresó sus votos para que la humanidad busque formas de vida diferentes al actual sistema.

En la oposición irreconciliable que planteó, dijo que hay dos visiones de vida: la de Occidente, responsable de los desastres ecológicos que ya se viven, y la de los Pueblos Originarios de las américas y de otras partes del mundo, las que pueden salvar al mundo. Agregó que la forma de vida que nos plantea Occidente desde hace siglos es la el capitalismo, una que destruye la naturaleza, «la de los pueblos originarios plantea una vida armónica con la naturaleza, de respeto a los demás seres vivos del planeta», expresó.

Morales explicó las formas en que el mercado, con los valores del capitalismo, produce medicinas artificiales que matan al ser humano y destruyen la naturaleza, mientras que la medidna natural de los originarios, afirmó, extrae la vida de la naturaleza para salvar vidas. Puso como ejemplos los agrotoxicos y las semillas genéticamente modificadas producidos en los países centrales capitalistas como Estados Unidos, Japó, Europa, todos de cultura occidental. Habló de los daños que produce la soja transgénica.

El jefe de Estado desafió a todos los pueblos de la tierra a aumentar sus luchas contra toda las formas de destrucción del planeta y a vivir otras formas de vida.

Comentarios

Publicá tu comentario