Estudiantes exigen que el Estado se ocupe de la crisis en las universidades

#ConectandoLaUniversidad es el nombre de la campaña que exige que el Estado se haga cargo de la crisis educativa que padecen las y los universitarios. Impulsada por Ofensiva Universitaria (OU) y la Corriente Estudiantil Democrática (CED), busca que las instituciones se ocupen del nivel terciario, cuyos problemas están invisibilizados en medio de la crisis derivada de la pandemia de la COVID19.

Las y los estudiantes consideran que es necesario elaborar un plan dirigido específicamente a quienes no pueden acceder a las clases virtuales por razones de conectividad, con el fin de garantizar su permanencia en la universidad. Además, afirman que se debe debatir en las universidades sobre la realidad actual y que los y las estudiantes formen parte, en cada unidad académica, de estos espacios de construcción colectiva a fin de llevar adelante un plan antes la crisis que están atravesando.

Señalan también que debe darse continuidad al salario del cuerpo docente durante la crisis económica desatada por la pandemia sea el caso que fuere. “Para que todo esto se lleve a cabo, es fundamental que el estudiantado sea parte de los procesos de recalendarización que deben contemplar las particularidades de cada universidad. Así también, debe ser parte del control de los fondos que fueren destinados a subsidios estudiantiles para que estos lleguen a quienes lo necesiten”, afirman las organizaciones.

Uno de los problemas que se tiene actualmente es que las universidades están exigiendo el pago total de los aranceles y de la matrícula. Muchas de las personas que están en las universidades privadas tienen que trabajar sí o sí para estudiar y ahora hay muchísimas personas desempleadas que, por ende, no van a poder pagar la universidad. Ese es uno de los mayores problemas. También que obligan a pagar la totalidad de la matrícula por un servicio que obviamente no es el mismo”, refirió Daisy Hume, vocera de OU.

La estudiante sostuvo que las clases virtuales tienen exigencias muchas veces que no están al alcance de las y los universitarios. “Tenés que tener una computadora o un celular que pueda tener suficiente memoria para descargar todas las aplicaciones para dar clases. Aparte, si no puedes pagar un plan tenés que tener saldo siempre y una buena conectividad. Todo eso se suma al pago de los aranceles”, mencionó Hume.

La universitaria comentó que la educación virtual implicada totalmente un cambio de paradigma en la metodología que se plantea la hora de enseñar. “Hasta es casi como una tortura virtual lo que nos hacen porque nos obligan a estar cuatro horas o más sentados frente a una computadora escuchándole al profe leer un Power Point o un resumen o un libro, cuando en realidad la educación virtual plantea dinamizar mucho más la cuestión de dar clases”, dijo. “Creemos que es urgente comenzar a implementar acciones tales como  un subsidio para estudiantes que no puedan pagar su aranceles, un plan de contingencia para quienes no puedan acceder a las clases virtuales, la continuidad del salario docente y  la creación de espacios de participación para el estudiantado“,  explicó Vanessa Servín, coordinadora de la CED .

Comentarios

Publicá tu comentario