Estrellita, una comunidad amenazada por el avance sojero

«El Estado niega asistencia a los campesinos, pero las comisarías cada día están mejor equipadas».

En los caminos solo se ven sojales y no gente.

Estrellita es uno de los pueblos más aislados de San Pedro. Está a unos 350 kilómetros de Asunción, pero solo a unos 80 km de la frontera con Brasil. Su población, constituida por unas 150 familias, se encuentra rodeada de latifundios extranjeros. La empresa brasileña “Estrellita”, que cultiva más de 20.000 hectáreas de soja, emplea a 500 obreros temporalmente. Los jóvenes ya no quieren trabajar la tierra, y en la escuela agrícola se preparan para convertirse en empleados de los sojeros, los mismos que le están despojando sus tierras. La única posibilidad que tienen es ser contratados como maquinistas, o de lo contrario deben abandonar el pueblo.

Mientras los establecimientos sojeros utilizan modernas maquinarias, los campesinos de Estrellita se desplazan en avejentados “cachapés” para vender los pocos productos que logran producir en sus chacras.

En la medida en que los sojeros avanzan, a las comisarías se les provee de lujosas patrulleras. El Estado niega asistencia a los campesinos, pero las comisarías cada día están mejor equipadas. “La policía solo está para cuidar la propiedad de los sojeros brasileños”, nos decía un poblador, padre de 9 hijos, dos de los cuales migraron a la Argentina en busca de trabajo.

Campesinos se desplazan en cachapés.

En Estrellita ninguna familia tiene el título de propiedad a pesar de que la colonia fue creada oficialmente hace más de dos décadas por el Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra (Indert). Muchos ya vendieron sus derecheras y en lugar de colonia rural se está convirtiendo en una gran chacra, donde cada vez hay más soja y menos gente.

Intentar conseguir el título de las tierras es una batalla perdida, muchos campesinos pagaron durante años a la agencia del Indert, pero todos los documentos desaparecieron, y la única solución es iniciar nuevos trámites en la oficina de Asunción. “Viajar a Asunción nos cuesta más caro que el precio del supuesto título que a lo mejor nunca aparece”, señala frustrado don Hugo, uno de los primeros pobladores que ocupó el lugar hace unos 30 años.

Estrellita, al igual que muchas colonias creadas por el Indert, está condenada a desaparecer bajo el arrollador avance sojero. Y el mayor problema que enfrentan los campesinos es el propio Indert, institución creada para apoyar el desarrollo campesino, pero que hasta ahora solo consiguió dejar el campo sin campesinos.

Miles de rollos se llevan a Brasil de contrabando.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.