“Estas elecciones están condicionadas por un pecado original: son convocadas por un gobierno golpista”

El analista político Julio Gambina dijo que así se ven desde el exterior estas votaciones. Y que de ganar un candidato de derecha, el próximo gobierno paraguayo expresará los intereses estadounidenses en la región, reforzando las posturas de Chile, Colombia y México. Sin embargo, son los pueblos y no los gobiernos los que muchas definen qué tipo de integración se tendrá, dijo.

El entrevistado  es economista, investigador y docente de Economía Política en la Universidad Nacional de Buenos Aires, además se desempeña como analista y asesor de movimientos sociales y gobiernos de Latinoamérica.

Dijo que hoy la derecha dirime si será el partido Colorado o Liberal quienes administrarán los intereses de las clases dominantes del país. Y que el golpe de Estado de junio obturó el proceso de construcción que hacía el pueblo paraguayo.

A pesar de que paraguayos y paraguayas vamos a las urnas tutelados por el gobierno de facto de Federico Franco, el acto eleccionario “también es un momento más del pueblo paraguayo para recuperar un proceso democrático que aporte a la búsqueda de la emancipación social que define el momento actual de Nuestramérica”.

La izquierda necesita acumular fuerzas desde sus “múltiples experiecias” y eso también incluye el escenario electoral. “Se trata de participar en diferentes campos de la lucha de clases”,aseveró.

También desde este espacio se puede ejercer una resistencia contra “el golpismo, las derechas y en definitiva, a las clases dominantes que pretenden acumular riquezas y ganancias a costa de la súper explotación de los trabajadores paraguayos y la depredación de los recursos naturales con la sojización transgénica fomentada por Monsanto a su servicio”, dijo.

 

Los pueblos definirán lo regional

De volver un gobierno de la derecha dura en Paraguay, su análisis le dice que nuestro país va a retomar su lugar perdido en la región, que es expresar los intereses estadounidenses en las relaciones continentales. De esa manera, sumará fuerzas al  bloque del libre cambio compuesto por México, Colombia y Chile.

Dijo que más que los gobiernos, “el centro de la preocupación es qué hacen y harán los pueblos, especialmente el paraguayo”. Gambina piensa que son los pueblos quienes definen el rumbo en la región, no solo en Paraguay o Chile, también en Venezuela en estos momentos.

Explicó que hay ofensivas de la derecha porque los pueblos avanzaron en la crítica a las políticas de los años 80 y 90, incluso traduciéndola en alternativas anticapitalistas. “Es un momento difícil de la confrontación con el poder, y todo depende de quién venza a quién, si los pueblos de Nuestramérica o el poder capitalista”, dijo.

 

 

Comentarios

Publicá tu comentario