“Estamos desafiando a un ganadero que tiene mucho poder económico y político”

Sawhoyamaxa, la comunidad indígena del Chaco que vivió por 23 años al costado de la ruta, y que tras el incumplimiento de una sentencia internacional al Estado para reponerles tierras, volvió a ocupar su territorio. Recibieron la visita de defensores de Derechos Humanos. Padre Meliá: “Esta comunidad tiene derecho a estar en su tierra”. Line Bareiro: “Este es el momento en que toda la sociedad debe dar su apoyo a Sawhoyamaxa. Piden evitar votos para quienes estuvieron en contra de la expropiación.

Defensores de derechos humanos durante la visita a la comunidad. Foto: Tierra Viva.

Por: Tierra Viva

Las mujeres de la comunidad Enxet Sur de Sawhoyamaxa miraban con atención a la gente que iba bajando de un colectivo público. Más de 20 personas ingresaban, en fila, hasta el sitio donde este grupo de mujeres, sentadas debajo de un árbol de algarrobo en las tierras recuperadas por la comunidad, se preparaba para cocinar el almuerzo comunitario.

Con sonrisas, agradecimientos y con miradas esperanzadoras los miembros de la comunidad indígena daban la bienvenida a los integrantes de la Coordinadora de Derechos Humanos del Paraguay (CODEHUPY) y a otras reconocidas personas, defensoras de los derechos humanos, que formaron parte de la misión de observación que llegó hasta Sawhoyamaxa para interiorizarse de la situación que afecta a este grupo Enxet Sur. Además, formaron parte de esta misión los integrantes de  Amnistía Internacional, de la Agencia de Cooperación Española (AECID) y FIAN Internacional, cuyos representantes estuvieron en  la citada comunidad indígena.

Line Bareiro, politóloga; Luis Lezcano Claude, ex ministro de la Corte Suprema de Justicia, el sacerdote Bartomeu Meliá y otros reconocidos defensores y defensoras de los derechos, miembros de la CODEHUPY, llegaron a la tierra de los indígenas de Sawhoyamaxa, reocupada desde el 21 de marzo pasado.

“Esta visita es para fortalecer un derecho. Esta comunidad tiene derecho a estar en su tierra,  ellos no han ocupado simplemente una tierra, lo que ellos hicieron es volver a su casa de la que habían sido expulsados injustamente. El estar acá es un derecho que nadie les puede negar” mencionaba el jesuita Bartomeu Meliá, al ver a tantas mujeres, niños y jóvenes indígenas. Esta comunidad que vivió más de 23 años de vivir al costado de la ruta decidió reocupar su tierra ancestral, obligados por la desidia de este Estado que no cumplió lo que establece la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Y tal como mencionaba el religioso, el principal objetivo de esta visita fue llevar un apoyo decidido a la comunidad, decirle a los Enxet que hay un profundo respeto y un apoyo incondicional de muchos paraguayos y extranjeros que están decididos a acompañar a Sawhoyamaxa en su lucha por recuperar su tierra.

“Este es el momento en que toda la sociedad debe dar su apoyo a Sawhoyamaxa, que hace más de 20 años está luchando por su derecho a la tierra, lugar que le pertenece y que ahora volvió a reocupar” indicaba Line Bareiro, luego de escuchar atentamente las explicaciones de a algunos miembros de la comunidad.

“En este momento les pedimos que no nos dejen solos”

“Muchas visitas hemos recibido a lo largos de estos años. Mucha gente vino a vernos, a sacarnos fotos para saber cómo vivimos o cómo estamos. Algunos están apoyando hasta ahora nuestra lucha, están con nosotros. Por eso les pedimos que en este momento no nos dejen solos, necesitamos que la gente no indígena nos apoye porque al reocupar nuestra tierra estamos desafiando a un ganadero que tienen mucho poder económico y político y sabemos que puede hacer cualquier cosa en contra de la comunidad” explicaba Carlos Marecos, líder de Sawhoyamaxa a los defensores y defensoras de los derechos humanos.

En su intervención ante los integrantes de la misión de observación de la Codehupy,  Marecos no solo pidió un mayor acompañamiento, solicitó además a los visitantes que el  21 de abril próximo, día de las elecciones generales, depositen sus votos por gente que realmente puede dar una solución a la problemática indígena.

“Recuerden que una forma de apoyar nuestra lucha es evitar que esos diputados y senadores politiqueros que con anterioridad votaron en contra de la expropiación de nuestra  tierra vuelvan a estar en el Parlamento. Díganle a su gente, a sus allegados por lo menos, que en el momento de depositar su voto piense en nosotros, porque no entendemos como muchos paraguayos nos dicen que están con nosotros pero al final vuelven a votar por políticos que siempre han demostrado desprecio por los indígenas” expresaba Marecos.

Siguen las amenazas de desalojo

Con respecto a la situación en que se encuentran, a partir de la reocupación de su tierra, el líder de la comunidad dijo que todo el tiempo están recibiendo amenazas por parte de gente que trabaja en la estancia Loma Porâ, propiedad del ganadero Heribert Roedel, que detenta  la titularidad de las tierras reivindicadas por Sawhoyamaxa.

“Todo el tiempo nos llegan informaciones sobre que puede haber un desalojo. Nosotros estamos atentos y les decimos a esta gente que en este lugar nos vamos a quedar, que vamos a resistir cualquier acción de expulsión. Sabemos que el fiscal de Pozo Colorado es un empleado más de Roedel y que puede solicitar el desalojo en cualquier momento. Por eso les preguntamos a ustedes que entienden más que nosotros las leyes paraguayas, por qué no hay justicia para los indígenas, por qué los fiscales y jueces actúan tan rápidamente cuando el pedido es de los ganaderos y son tan lentos cuando somos los indígenas quienes solicitamos justicia? Sawhoyamaxa tiene una sentencia de una Corte Internacional, pasaron más de siete años desde que se le condenó a este Estado para que nos devuelva nuestra tierra. Sin embargo, hasta ahora nos siguen pidiendo paciencia y nos niegan justica” cuestionó finalmente el líder indígena.

Comentarios

Publicá tu comentario