Estado terrorista en la audiencia preliminar de los acusados por la masacre de Curuguaty

Aquellos que asistieron a la suspendida audiencia preliminar de los acusados por la masacre de Curuguaty fueron testigos de lo que es el terrorismo de Estado, por si hacía falta alguna demostración más de que el paraguayo es hoy un Estado terrorista.

Obviamente el primer punto de análisis pasa por la “cuestión de fondo”, en un caso en el que parece condensarse gran parte de la historia de luchas contra las injusticias de nuestro país. Tierras malhabidas, latifundistas poderosos, campesinos empobrecidos, justicia arrendada al poder económico y político; los muertos, la sangre y los presos corren por cuenta de los pobres, que son casi la mitad del país.

Veamos ahora, algunas cuestiones de «forma» que vimos y sentimos, en aquella lluviosa mañana de Coronel Oviedo.

Con un despliegue policial digno de un Estado de sitio, así amaneció Coronel Oviedo. Desde antes de las 05.00 horas, cientos de policías custodiaban el perímetro del Juzgado. Dos cuadras a la redonda las calles estaban bloqueadas, colmadas de agentes.

Familiares, amigos y pobladores de la zona de la masacre llegaron hasta el lugar con el propósito de dar su apoyo a los imputados con la ilusión de poderse abrazar, de demostrarles que efectivamente «los 14» no están solos en este via crucis judicial. Esta ilusión se vio frustrada. Una cuadra y media antes de la puerta principal del Palacio de Justicia de la ciudad fueron retenidos por la policía. La orden, como siempre, fue «superior».

Intimidatorias. Así fueron las revisiones para ingresar a la sala de juicios orales, como si dentro de ella se dieran cita los 14 hombres y mujeres más peligrosos y peligrosas del país. Pensar que son campesinas y campesinos cuyo único pecado fue reclamar lo que les corresponde, o mejor dicho, lo que nos corresponde, ya que las tierras de Marina Kue fueron robadas a cada paraguayo, a cada paraguaya.

Desproporcionado absolutamente. El operativo policial se completó con la presencia de agentes de civil en la sala donde se convocó a la Audiencia. Efectivos de la FOPE, cascos Azules, muchas, muchisimas armas largas apuntando y rodeando a esos ojos llenos de impotencia que se sentaban injustamente en el banquillo de los acusados.

Este no es mas que un simple relato de lo que los asistentes a la audiencia pudieron ver y probablemente sentir. La pregunta es ¿que buscaban con este operativo?.

Seríamos muy ingenuos si pensáramos que este aparatoso montaje es fruto de la casualidad o de alguna buena intención de las autoridades de turno.

El operativo fue una estrategia perfectamente montada para la humillación, desmoralización y la tortura psicológica a los detenidos, pero muy especialmente también a aquellas personas que se solidarizan con ellos.

Este operativo buscó infundir terror en los familiares, amigos, vecinos y a cuanta persona se atreva a reivindicar la lucha por la tierra, por eso tiene también una dimensión preventiva, busca atemorizar directamente a luchadores y luchadoras sociales, buscaba ser una lección, un ejemplo de lo que puede pasarle a quien ose cuestionar el orden establecido.

Este operativo nos demostró una vez más en poder de quiénes está el Estado y como utilizan todas sus fuerzas para oprimir a una clase. Ese Estado que debemos recuperar para cambiar el sentido de las cosas. Como bien lo definió Don Mariano -padre de un fallecido y de otros dos detenidos- «los delincuentes están de traje, a ellos tienen que apuntarle».

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.