Escrachan a Víctor Bogado y colorados agreden a manifestantes en Buenos Aires

Por Paulo López

Arnaldo Giuzzio, Hugo Richer, Víctor Bogado, Antonio Aranda y Salyn Buzarquis.

Arnaldo Giuzzio, Hugo Richer, Víctor Bogado, Antonio Aranda y Salyn Buzarquis.

El pasado sábado 11 de octubre se realizó en el local del Deportivo Paraguayo, en la ciudad de Buenos Aires, un acto de conmemoración por el tercer aniversario del referéndum en que fue aprobada la modificación del artículo 120 de la Constitución Nacional, habilitando de ese modo que los paraguayos residentes en el exterior puedan sufragar.

Participaron como panelistas los senadores Víctor Bogado, del Partido Colorado; Hugo Richer, del Frente Guasu; Arnaldo Giuzzio, del Partido Democrático Progresista, y el exdiputado liberal Salyn Buzarquis.

En la vereda de la sede del local, manifestantes protestaron pacíficamente contra las políticas privatistas y represivas del gobierno de Horacio Cartes. Los integrantes de Hijos Mártires del Paraguay y otras organizaciones portaban carteles en que reclamaban la liberación de los campesinos procesados por la masacre de Curuguaty así como el cese de la represión contra los labriegos que se oponen a las fumigaciones de soja que violan las leyes ambientales.

Al momento en que llegó así como al retirarse, el legislador colorado  fue repudiado por los manifestantes, que cantaron estribillos como “Bogado, Bogado devolvé lo robado”, “Vendepatria”, “Libertad a los campesinos”, entre otros.

Ante esto, los militantes colorados reaccionaron agrediendo a algunos manifestantes e intentando impedir la toma de fotografías. Un integrante del Movimiento 138 que ingresó solo antes del inicio del acto para preparar su equipo de filmación denunció que Jorge Riquelme, funcionario de la Embajada, le aplicó golpes de puño y patadas, rompiéndole la remera que llevaba inscripta la leyenda “¿Qué pasó en Curuguaty?”. Delia Ramírez, del mismo movimiento, señaló al simpatizante colorado Gregorio López por intentar pegarla por fotografiarlo mientras agredía a los manifestantes.

Además, el presidente del Deportivo Paraguayo, Salomón Ramírez, intentó echar de la calle a los manifestantes y exigió el retiro de los carteles de las rejas de las paredes externas del local, ya que “se estaba faltando el respeto a sus invitados”. Asimismo, increpó a este cronista por fotografiarlo mientras daba las órdenes de despejar la acera. Incluso efectivos de la Policía Federal ingresaron a hacer advertencias a las personas que portaban los carteles alusivos a la represión contra campesinos.

El exlegislador liberal Buzarquis también fue escrachado al cierre del acto siendo tildado de “golpista” y otros calificativos que hacían referencia al proceso que enfrenta por corrupción.

Promesas

En sus respectivas intervenciones, los legisladores se comprometieron a trabajar para incluir en el presupuesto los recursos suficientes a fin de lograr la inscripción en el padrón en vistas de que la participación de los migrantes en las elecciones presidenciales pasadas fue muy baja. Sin embargo, la mayoría de los presentes reclamaron la inscripción automática, pues señalaron que el Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE) dilapida los recursos en viáticos de funcionarios sin que se obtengan resultados satisfactorios.

Abrió la mesa el senador Richer, quien sostuvo que la exclusión de los paraguayos es un problema histórico y que no responsabiliza a ningún gobierno en particular. Ante esto contrapuso el sentido de la democracia como avance en el reconocimiento de derechos y la justicia social.

Por su parte, Giuzzio abogó porque la inscripción sea realizada por los propios migrantes y observó que en democracia se debe estar dispuesto a “escuchar también lo que no nos gusta”, haciendo un guiño a las personas que acudieron para protestar.

Entretanto,  Bogado hizo un “mea culpa” por la responsabilidad de su partido en la expulsión de los compatriotas que actualmente viven en el extranjero. “Si hubiésemos hecho mejor las cosas ustedes no hubiesen estado acá, estarían con nosotros allá”, reconoció.

A su turno, Buzarquis destacó que el paraguayo es trabajador y auguró que a este proceso se sumarán “miles y miles” hasta que deberán ser escuchados por los políticos, quienes incluso le rendirán una “fiesta patronal”.

“Contra el Partido Colorado no hay cambio”

De la mesa de los legisladores también tomó parte Antonio Aranda, funcionario de la Embajada paraguaya en la capital argentina, quien señaló que al momento de realizarse el referéndum era integrante de la Junta de Gobierno del Partido Colorado y aseguró que trabajó arduamente por hacer realidad el voto de los paraguayos en el exterior.

“Tengo para regalarles moral y lucha. Todos los cambios deben ser con el Partido Colorado. Contra el Partido Colorado no hay cambio”, afirmó, provocando la reprobación de una gran parte  de los concurrentes.

En apoyo a Aranda, tomó el micrófono otro dirigente regional colorado haciendo vivas al “partido de Horacio Cartes”. “Cartes vendepatria”, “narcotraficante”, fueron algunas de las respuestas a su intervención.

Al finalizar el acto, el senador Bogado salió escoltado por sus simpatizantes, quienes insultaron y aplicaron manotazos a los que intentaban fotografiar al legislador mientras subía en una lujosa camioneta para marcharse raudamente del lugar.

"No estamos todos, falta Rubén", fueron algunas de las consignas de los manifestantes.

«No estamos todos, falta Rubén», fueron algunas de las consignas de los manifestantes.

Una activista denunció que esta persona, que fue identificada como Gregorio López, la agredió por tomar fotografías.

Una activista denunció que esta persona, que fue identificada como Gregorio López, la agredió por tomar fotografías.

 

El presidente del Deportivo Paraguayo, Salomón Ramírez, ordenó a los manifestantes que se retiren de la acera.

El presidente del Deportivo Paraguayo, Salomón Ramírez, ordenó a los manifestantes que se retiren de la acera.

Un supuesto funcionario de la embajada, que no accedió a ser entrevistado, amenaza a los manifestantes. Fue señalado como el agresor de un integrante del Movimiento 138.

Jorge Riquelme, funcionario de la Embajada paraguaya, amenaza a los manifestantes. Fue señalado como el agresor de un integrante del Movimiento 138.

 

 

 

 

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.