Escrachan a comisario torturador en nueva protesta contra la suba del pasaje

El comisario Édgar Galeano ordenó a una subordinada que fotografíe a los manifestantes que lo escrachaban por «represor, cobarde y ladrón».

El comisario Édgar Galeano ordenó a la oficial ayudante Fátima Martínez que fotografíe a los manifestantes que lo estaban escrachando.

Los manifestantes que participaron el martes de una nueva jornada de protesta contra la suba del pasaje escracharon al comisario Édgar Galeano, quien fue uno de los jefes policiales que comandó la represión, arresto y agresión contra las personas que participaron de la manifestación del 3 de enero.

En dicha fecha, ante las denuncias de que las personas detenidas sufrieron golpes graves de parte de la policía, el cronista de nuestro medio Paulo López concurrió a la sede de la Comisaría Tercera a fin de verificar la situación, pero por orden de Galeano fue también arrestado, torturado y despojado de su cámara fotográfica y cuaderno de apuntes, las cuales nunca le fueron devueltas.

“Galeano represor, Galeano represor”, le espetaron los manifestantes. “Galeano represor, cobarde y ladrón”, añadieron luego de que uno de los participantes diera detalles del caso del periodista de nuestro medio, a quien no le fueron devueltos sus instrumentos de trabajo atentando contra el libre ejercicio del periodismo, principio fundamental de la democracia consagrado en la Constitución Nacional.

“Yo no hice nada”, se limitó a decir el jefe policial al ser consultado sobre el escrache del que fue objeto. “Eso es lo que él dice. Yo no voy a hablar”, añadió en otro momento ante el reclamo de una manifestante. A raíz del escrache, Galeano ordenó a la oficial ayudante Fátima Martínez que tome fotografías de los manifestantes que lo repudiaron.

Tras casi un mes de la violenta represión que resultó en el arresto de catorce manifestantes, de los cuales cuatro fueron imputados por “perturbación de la paz pública y resistencia”, Galeano reapareció tras haberse borrado de las manifestaciones callejeras, presuntamente para ser resguardado ante las graves denuncias en su contra.

Atardecer agitado

La policía tuvo una agitada tarde ayer martes ante la realización de piquetes en distintas calles del centro de la ciudad, donde los manifestantes cerraban el tránsito a las chatarras obligándolas a retroceder.

Una unidad chatarra de la Línea 133 amenazó con pasar encima de los manifestantes. Con grandes dificultades dio marcha atrás.

“Zapatilla, alpargata, policía itarováta”, cantaban los participantes de la protesta mientras realizaban corridas para adelantarse a la policía, que intentaba desviar el tránsito antes de que los manifestantes puedan cerrar las calles.

“Ndaikatúi odispara, ogueru moto tuja”, decía otro de los estribillos dirigido a los policías motorizados que intentaban anticiparse a los piquetes. “Mucha tortilla, poco ejercicio”, exclamaban mientras torcían sorpresivamente el rumbo dejando descolocado al fuerte y numeroso contingente policial que asechaba a los presentes.

La pacífica protesta tuvo un momento de tensión cuando una vetusta unidad de la Línea 133, con chapa ANL 110, amagó con llevar por delante a los manifestantes que le cerraban el paso en la calle Oliva. La unidad tuvo grandes dificultades para dar marcha atrás, causando el atasco de al menos seis ómnibus. Tortuosamente fue remontando la cuadra entre Alberdi y 14 de Mayo mientras los manifestantes gritaban “Ndoikói la ireversa”.

La acción concluyó hacia las 21:00 horas quedando instituida la Asamblea Autoconvocada Permanente, que cada martes, a partir de las 18:00 horas, realizará mítines en el Panteón de los Héroes hasta que la suba del pasaje sea anulada.

Noticias relacionadas 

Periodista arrestado y torturado amplía denuncia por el secuestro de sus materiales de trabajo

Comentarios

Publicá tu comentario