Imagen ilustrativa. Foto: C.S.

“Es una gran preocupación, el campo va quedando vacio”

El padre Pedro Balbuena, cura párroco de San Pedro del Paraná y coordinador de la Pastora Social en el departamento de Itapúa, en diálogo con la señora Mirtha Núñez de la radio comunitaria “Tavañe’ê”, refirió al encuentro realizado en la citada localidad sobre la defensa territorial considerando que la zona es afectada por los grandes cultivos de soja, trigo y arroz. Participaron agentes pastorales, representantes de organizaciones sociales y campesinas, comisiones vecinales de los distritos de General Artigas, José Leandro Oviedo y de San Pedro del Paraná.

Uno de los problemas que la población enfrenta en esa parte del territorio, al igual que en otras zonas del país, es la destrucción del medio ambiente producto de la invasión de territorios por parte de los grandes productores agrícolas, trayendo como consecuencia el éxodo de los jóvenes al exterior y los padres de familias “se sienten presionados por la influencia de los invasores”.

“Es una gran preocupación, el campo va quedando vacio ante la arremetida de los sojeros que tienta con dinero a los pobres y si un pobre de la vecindad empieza a arrendar su terreno ya comienza la embestida de los ricos, y con venenos ahuyenta a los demás”, dijo el sacerdote preocupado por situación social del campesinado.

El religioso manifiesta que así surgen nuevamente los terratenientes, generalmente de origen extranjero quienes se apropian de las tierras a sabiendas que en su mayoría no tienen buenas intenciones. “La soja trae como horizonte la plata, no importa el medio, no solo contaminan y envenenan la tierra, sino también envenenan a la gente, a la vida”, puntualizó el padre Pedro González.

Consultado qué se realizará para la defensa de los territorios, tanto de San Pedro del Paraná, General Artigas y José Leandro Oviedo, el sacerdote dijo que en la sociedad todos son consiente que hay una destrucción de la naturaleza pero al mismo tiempo no hay una convicción de acompañar la preocupación de ciudadanos quienes se manifiestan al respecto.

Refirió también que la gente no se da cuenta que esta destrucción afecta a su propia vida, por eso tal vez no haya un civismo masivo de oposición a la destrucción de la naturaleza. “La lucha es como una hormiga contra un elefante, el enemigo es muy poderoso pero la organización de los pobres consientes está comprometida en la defensa de la naturaleza”. Reiteró que es una tarea difícil convencer al pueblo a manifestarse en defensa de sus derechos.

En todo el departamento de Itapúa, las localidades de San Pedro del Paraná, General Artigas y José Leandro Oviedo, “son los distritos no tan invadidas por los cultivos sojales”.

Las organizaciones sociales, junto con los agentes pastorales de la zona, están trabajando para la presentación de una ordenanza a fin de resguardar los pocos recursos naturales que aún quedan en el lugar. Acompaña la iniciativa Pastoral Social y la organización BASE IS. El sacerdote lamenta la falta de compromiso y acompañamiento de las autoridades a emprendimiento de las organizaciones para la defensa del medio ambiente.

Fuente: Centro Informativo Ñane Ñe’e Beto Centurión

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.