Enorme fuerza juvenil tiene el país

Ya en el 2012, según nuevo estudio económico, las personas de 15 a 24 años de edad ya eran 1.378.000, 20 por ciento de toda la población “A pesar de algunos avances como la reducción de la tasa de desempleo juvenil, aún persisten algunos desafíos a superar como los bajos salarios y la alta informalidad”, nos dicen, en el libro “Inserción de los Jóvenes en el mundo del trabajo” del ex ministro de Hacienda Dionisio Borda (coordinador), Cynthia González y Diana García.

De los hallazgos generales en el estudio, destaca que la mitad de los jóvenes se encuentran en Central (34), Alto Paraná (14%) y Asunción (9%)

Empleo e ingreso

En el estudio, sus investigadores encontraron que el empleo asalariado subió en la última década en general y en particular el empleo juvenil, que  pasó de 61% a 79% en el área urbana y leve aumento en el área rural.

Aunque se percibe la pérdida de protagonismo del “sector agropecuario en la estructura de ocupación de los jóvenes de 34,6% en 2002 a 24,1% en 2012. La creación de puestos de trabajo para jóvenes en los sectores industrial manufacturero y de servicios, principalmente comercio, hoteles y restaurantes ha crecido pero no lo suficiente como para absorber los empleos destruidos en el sector agropecuario”.

El estudio nos dice que el ingreso mensual medio de las personas ocupadas no supera Gs.2 millones/mes y el de los jóvenes, en promedio llega solo al 58% del ingreso de los adultos a nivel país; en el área urbana es del 60% y rural es del 53%. “Si comparamos el ingreso del joven rural es 48% del ingreso del joven urbano. Y si comparamos el ingreso juvenil con el salario mínimo legal, el joven urbano recibe el 72% y el joven rural solo 35%”, cuenta.

Y en esa desigualdad, las mujeres llevan, otra vez, una desventajas: “Las mujeres urbanas reciben 84% de lo que reciben el joven urbano  y en el sector rural sólo el 56%”.

 Desempleo y subempleo

La tasa de desempleo juvenil es tres veces mayor que la de los adultos tanto en área rural como urbana, si bien a nivel país disminuyó de 18,6% a 11,2%.

La tendencia del desempleo es decreciente “pero persisten problemas de acceso y de calidad de los empleos, por eso el subempleo sigue siendo alto; aunque la tasa de subempleo bajo de 40% a 32% en el área urbana entre 2002 y 2012 y en el área rural aumentó de 24% a 30,3% en  el mismo periodo. La tasa de subempleo de los jóvenes urbanos duplican la de los adultos urbanos y el subempleo rural es de 1,6 veces mayor que el de los adultos rurales”.

El informe nos dice que aunque la informalidad se redujo en el decenio, aún permanece alta; los jóvenes son  principales víctimas, sobre todo en el área rural. A nivel país se redujo de 86% en 2002 a 77% en el 2012; en áreas urbanas bajó  11 puntos porcentuales (85% en 2002 a 74% en 2012) y el área rural solo 2,7 puntos porcentuales (88,5% en 2002 a 85,5% a 2012). La informalidad supone la ausencia de tenencia de contrato laboral, cobertura de seguridad social y pago de salario mínimo, etc.

Comentarios

Publicá tu comentario