Enlaces, recaudadores y traficantes

Opinión. Sobre «nexos» ilegales y el papel del poder del agronegocio en la era Franco.

Los gremios empresariales y terratenientes reconociendo al gobierno de Franco.

La nueva “primera dama”, ese ridículo y obsoleto papel que aún se emplea en Paraguay, que ni siquiera Lugo se propuso eliminar, se acaba de auto-designar enlace entre la presidencia y el parlamento (en minúscula ambas instituciones), invadiendo el terreno constitucional del segundo del Ejecutivo, en este caso su correligionario azul, el Senador Oscar Denis, ese concepcionero de aparente asepsia.

“La Alfaro” (Emilia) como se le alude entre militantes que se movilizan en diferentes sitios del país reclamando un Gobierno Nacional democrático, que sepulte los mezquinos intereses sectarios y partidarios y aplique soluciones a los problemas sociales y económicos, ufanamente y sin ningún pudor, se presentó ante sus colegas diputados como el enlace entre su marido y las dos cámaras legislativas.

La egolatría del matrimonio se había acelerado tanto que chocó con las redes sociales, al punto que forzaron la modificación de la web presidencial, por practicar el culto a la personalidad del nuevo mandatario, quien aparecía en fotos cuando tenía cuatro años de vida, en adolescente y en su adoración militar y religiosa, hasta con Juan Pablo II.

Circula, asimismo entre productores anti-golpistas que Federico Franco habría nombrado “enlace” con la Unión de Gremios de la Producción (UGP), una de las herramientas más activas en la destitución de Fernando Lugo, a la senadora, también liberal, Zulma Gómez.

Su misión, siguiendo esas fuentes, sería la de mensajera en las negociaciones que de inmediato al golpe inició con el gobierno ese rejuntado de enemigos del proceso de cambios, por orden y en beneficio de las corporaciones transnacionales de los agro-tóxicos, hasta ahora el sector que ha recibido más ofertas de facilidades fiscales para sus negocios.

La jugada quedó al desnudo en octubre pasado, cuando el ministro de agricultura y ganadería Enzo Cardozo, aprobó de manera ilegal una nueva semilla de algodón transgénica denominada ‘Bollgard BT’ desarrollada por el gigante norteamericano de la biotecnología, Monsanto, para su uso masivo en cultivos en todo Paraguay.

Inmediatamente esa medida disparó amplias protestas entre grupos campesinos y medioambientalistas que advierten que ese producto es muy peligroso, pues su gen está mezclado con el gen Bacillus Thurigensis, una bacteria tóxica que mata a las plagas de algodón pero también causa importantes daños al medioambiente y a la salud humana.

Ello provocó un rechazo contundente del Presidente del Servicio Nacional de Calidad y Sanidad Vegetal y de Semillas (SENAVE), el Ingeniero Agrónomo Miguel Lovera, quien rehusó aprobar esta ‘semilla milagrosa’, puesto que no contaba con las correspondientes aprobaciones de los Ministerios de Salud y del Ambiente, requeridas por ley.

La ofensiva de Monsanto se apoyó en la prensa comercial, en particular el  diario ABC, del grupo megapólico Zuccolillo, con participación empresarial en agrotóxicos, además de otros medios opositores pro-EE.UU., políticos de la derecha, ONGs, dependientes de la USAID, y agencias extranjeras de espionaje e intereses corporativos, que lanzaron una campaña sucia, particularmente contra Lovera, y la titular de salud Esperanza Martinez, y el de medioambiente Oscar Rivas.

En el sabotaje del Gobierno de Lugo y la concreción del complot, le ha seguido de cerca a la UGP, la Asociación Rural, que acaba de ser recompensada por su felonía con créditos por 11 millones de dólares para sus negocios ganaderos y cuya demagogia dirigencial vuela alto, abrazada a los novillos lustrosos, tiene la caradurez de condolerse por el millón de hambrientos que hay en el país.

Por encima de esos consorcios vendepatria, el primer beneficiado, sin dudas, y  en cobro de su diseño del golpe es Estados Unidos, cuna de Monsanto y algunas gemelas de los paquetes transgénicos, dado que desde el parlamento se le pide que haga el favor de instalar una base militar en el Chaco, a kilómetros de las fronteras con Bolivia, Argentina y Brasil, en uno de los más desfachatados actos de entreguismo del suelo patrio y de provocación belicista contra los pueblos que encausan políticas progresistas.

En la lista primeriza de agraciados por los advenedizos gobernantes destacan igualmente las empresas norteamericanas extractoras de metales preciosos y de energías fósiles, en paralelo con la temible Rio Tinto Alcam, que se quiere instalar por 30 años  en medio de Itaipú y Yasiretá, para abastecerse del máximo de energía barata, que incluso pretende subvencionada, y de inmensa cantidad de agua, en la fabricación del contaminante aluminio con destino al mercado brasileño.

Su representante, el Abogado Diego Zabala, acaba de aceptar el puesto de Viceministro de Industria y Comercio, en un acto que carece de la más mínima ética y reafirma la orientación privatista del gobierno “express”, que llega con 30 años de atraso en la aplicación del ultraliberalismo aplicado por Thacher en la pérfida city londinense y cuyas consecuencias la están pagando hoy todos los pueblos europeos.

En la estrategia que se plantea desarrollar al mango el equipo del ilegítimo presidente (“usurpador e ilegal”, acota el Magistrado Luis Lezcano Claude), el tráfico de influencias será relevante en la política de los tres poderes del Estado hasta el 15 de agosto del año próximo, a juzgar por las primeras medidas en curso.

Quizás la más grosera, con la participación desacreditadora del nuevo patrón de Itaipú, Franklin Boccia, quemando la popularidad de Anki, sea el nombramiento de “la cuñada” como consejera de la binacional, hecho que confirma apuro y cierta demencial búsqueda de acumulación de recursos financieros que en la desaprobación ciudadana aún hay dificultad para distinguir si el destino es el PLRA o el grupo familiar.

Mirtha Vergara, esposa del Senador Julio César Franco, fugaz embajadora en Uruguay, efecto de una de las incomprensibles y costosas jugadas políticas de Lugo, al jugoso salario energético (cercano a los 200 mil dólares al año) acumularía el sueldo del Tribunal Electoral, en otra clara violación constitucional en la que han incurrido en el tiempo numerosos funcionarios del estado. Uno de los casos más recientes y recordados es el de Lacognata cuando se aferraba al confortable estipendio de la Cancillería y al muy superior de Itaipú, del que lo obligó a renunciar una fuerte repulsa popular.

En la profusión de materiales escritos que se difunden en estos 15 días en el país, al igual que por numerosas emisoras y ciertos canales de televisión, hay una larga lista de familiares de Federico Franco que viven chupando las tetas del Estado desde hace largo tiempo, representando una suerte de dinastía burocrática y parasitaria, ejemplo claro de la profunda corrupción que impera en las altas esferas de la politiquería nacional.

Frente a tanta ignominia, la cúpula  de la ANR, cada día menos representante del pueblo colorado, se frota las manos, pues está consiguiendo sin ningún esfuerzo que su socio menor de siempre y nunca enemigo, cave su propia fosa sin la menor noción de lo que hace, enceguecido por la ambición de poder y empujado por su eterno complejo liberal de humillado segundón, incluso cómplice de la tiranía estronista.

Comentarios

Publicá tu comentario