Encapuchados secuestran y amenazan de muerte a indígenas por denunciar rollotráfico

Los agredieron, incendiaron viviendas y pertenencias de los mismos. Mafia de la madera habría actuado en represalia a denuncias realizadas por indígenas en la comunidad Karanda, distrito de Tava’i, Caazapá.

Foto: Ñanduti.

El pasado jueves 30 de enero, un grupo de 15 hombres fuertemente armados, presuntamente rolleros, ingresaron a la comunidad Karanda, distrito de Tavaí, departamento de Caazapá. Los mismos agredieron a los pobladres y secuestraron a un grupo con amenazas de muerte, aunque finalmente los soltaron sorpresivamente, según publicó el sitio de Radio Ñanduti.

Los agresores serían parte de una mafia del rollo tráfico en la zona y buscaban obligar a los indígenas a abandonar el territorio para talar los bosques. Las acciones serían en represalia por la denuncia que realizaron los indígenas a la Fiscalía, sobre las actividades ilícitas de los mismos.

Los hombres estaban con la cara cubierta por pasamontañas. Según los testimonios recogidos por la ONG Altervida, los desconocidos actuaron con saña, golpeando, y disparando a quemarropa a los nativos.

Un indígena fue obligado por los agresores a tragar un puñado de tierra para que dejara de llorar, lo que le provocó vómitos y dolores estomacales.

Los indígenas no opusieron resistencia, pero los encapuchados actuaron con total brutalidad. Tras apoderarse de víveres e insumos, prendieron fuego al resto de las pertenencias de los nativos (celulares, ropas, documentos, etc).

Una de las niñas sufrió quemaduras de segundo grado a raíz de que entró a la casa que se estaba incendiando, con la intensión de salvaguardar sus pertenencias, según relataron.

Los indígenas fueron llevados caminando hacia a la comunidad Kaaguy Pa’u. Durante el trayecto, amenazaron con ahogar niños y niñas en el río Tebicuary, amenaza que no llegaron a cumplir debido a que por motivo que aún se desconoce los agresores abandonaron intempestivamente el lugar.

Doña Antolina, una de las nativas que fue víctima, comentó que tomaron su cédula y le manifestaron que la conocían debido a que hablaba en la radio y en la tele advirtiéndole que si hacía la denuncia de lo sucedido “la próxima bala no iba a fallar”, que la tenían identificada y que sabían “con quienes trabaja y que hace”.

Antolina señaló que lo acontecido sirvió para fortalecerla más, y manifestó estar convencida que debe continuar con la lucha.

Mafia del rollo tráfico

El pasado 23 de enero, 55 personas aproximadamente, entre ellas niños y niñas, integrantes de varias comunidades Mbya Guaraní se trasladaron hasta Karanda con la intención de hacer trabajos de limpieza.

Durante esa semana, los indígenas hicieron (entre otras cosas) una inspección del territorio, advirtiendo que el mismo estaba siendo invadido por personas que presumiblemente se dedicaban al rollo tráfico ya que el día después de haber llegado al lugar (24 de enero) los nativos encontraron 150 mil pulgadas de madera aserrada que fue quemada por el grupo.

El lunes 27 de enero, mientras realizaban los trabajos de limpieza de caminos y cultivo de semillas nativas, los indígenas oyeron ruidos de moto sierra, situación que los obligó a llamar a la Fiscalía del Ambiente, siendo aproximadamente las 11 de la mañana.

La fiscala les manifestó que nos podrá ir hasta el lugar, pero que enviaría agentes policiales de la comunidad de Enramadita para que atendieran su denuncia.

La comitiva policial llegó a lugar luego 6 horas después, alegando que los caminos se encontraban en mal estado. Los intervinientes no encontraron a nadie trabajando.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.