En Fuerzas Armadas sería “normal” la incursión de civiles en operaciones

El caso del banquero solo sería la punta del Iceberg, según fuentes de las fuerzas conjuntas. El caso de los “asesores” civiles es calificado por los uniformados como una “usurpación de autoridad” y aseguran que afecta la institucionalidad.

Horacio Cartes, con los jefes militares y policiales. Foto: Fanpage de Facebook.

Fuentes militares develaron que el caso de Hugo Javier Portillo Sosa es nada más que la punta de un “iceberg” dentro de una práctica generalizada en las fuerzas del orden, ya que se contaría con antecedentes de incursión de elementos civiles en otras operaciones tácticas, que deberían limitarse solo a efectivos policiales y militares, según la Constitución Nacional. Aseguraron que, si existe la “venia” de altas autoridades, los comandantes están obligados a cumplir y llevar civiles a sus operativos, lo que está causando malestar en filas policiales y castrenses dado que ello afectaría a la institucionalidad y a una manera de obrar basada en seguir y hacer cumplir las órdenes de la cadena de mando.

Luis Rojas, titular de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad), admitió que llevó a Hugo Portillo, presidente del Banco Amambay, armado, a una operación táctica del EPP, como lo habíamos denunciado el viernes pasado. Argumentó que era su asesor en finanzas, pero no pudo explicar el papel del mismo en las operaciones. También indicó que es hombre de confianza del presidente Horacio Cartes, propietario del banco mencionado. Portillo participaría en las operaciones como una suerte de divertimento, a cambio de sus “aportes” en la Senad.

“Usurpación de autoridad”

Pese a que las principales cabezas de los organismos de seguridad a cargo del Ejecutivo, defienden la necesidad de contar dentro de los operativos contra EPP con gente de “confianza” o gerentes de Cartes, quiénes componen las fuerzas de los operativos contra el EPP o el crimen común, principalmente en el norte del país, avizoran que ello tendrá efecto en la moral de las tropas y así también un decaimiento en el acatamiento de las órdenes si se pone “de moda” la incursión de elementos externos por fuera de la línea directa de mando.

Recientemente entre los oficialistas, hasta el senador de la nación, Enrique Bachetta, en defensa de las “atribuciones” del Ejecutivo calificó como “agente especial” al banquero de Cartes.

Cuadros policiales identifican como “usurpación de autoridad” la aparición del banquero Portillo en los operativos.

Se privilegia a los amigos

Consultando distintas fuentes dentro de la jerarquía policial, que solicitaron el anonimato, no ocultaron su malestar en particular porque afecta la imagen de la institución, y dicen que se da lugar a que se piense que se actúa sin seriedad.

Advirtieron reiteradamente que quiénes se capacitan ven alejarse sus chances de ejercer roles de mando, viendo que hasta a civiles se privilegia más, “sin siquiera pensar en el peligro que ello implica dada su baja preparación tanto física y mental”, señalaron.

Los policías consultados defienden que en la institución hay instancias de preparación y adiestramiento para llevar a cabo situaciones de alto riesgo y combate como a los que están expuestos las fuerzas conjuntas de policías y militares.

Militares

En esta institución, los consultados advirtieron que no desconocen el elemento civil trabajando en operativos militares. Dijeron que solo hace falta una “venia” de quiénes tienen poder de decisión dentro de la jerarquía de mando para que estos sean incluidos.

En dichas filas también molestó la decisión de la Senad de permitir a civiles formar parte de las fuerzas conjuntas, sin más mérito que tener contactos en el más alto nivel del Estado.

Describieron que, al igual que la policía tienen instancias de preparación y adiestramiento para el combate, al que ningún civil tiene acceso. Incluyen estas pruebas, rigurosos exámenes de tiro, test físico y psicológico y además tener en la foja de servicio varios cursos realizados, recordaron. Los cuadros de la institución se nutren de sus mejores hombres en lugares que, por la rigurosidad de las pruebas, dan como resultado expertos en combate, aseguran.

Informantes

Preferentemente, el elemento civil se usa para obtener informaciones, según advirtieron agentes de ambas instituciones.

Esta figura que ya fue objeto de debate en el Parlamento. No obstante, hay interpretaciones en torno a este tema, sobre la forma de pago, de acuerdo a los tipos de informaciones que se brindan.

En el presupuesto ya se destinó recientemente 2.300 millones de guaraníes exclusivamente para premiar a los que brinden información sobre el EPP hasta fin de año.

Para el 2014, en el primer trimestre, aún nada se sabe de a cuánto va ascender el monto que se canalizará para ese gasto.

Nadie sabe con qué criterio se reparte el dinero ni tampoco se sabe el momento en que sus potenciales destinatarios lo reciben ya que es un “secreto de Estado” por tratarse de un tema de “seguridad nacional”. El tema causa controversias y es un elemento objetivo – dicen – del porqué las actuales autoridades encargadas de la lucha contra el EPP están peleadas.

En este contexto, se pueden tomar las ásperas apreciaciones del mismo titular de la Senad, Luis Rojas, quien luego de la filtración de los datos en el periódico E’a,  advirtió que, quiénes filtren informaciones son merecedores del apelativo “traidores de la patria”.

Comentarios

Publicá tu comentario