En Caacupé se escuchó a las dos Iglesias

Caacupé nos demostró una vez más la existencia de las dos Iglesias en Paraguay. La del monseñor Claudio Giménez y la del padre Alberto Luna.

 

Monseñores Adalberto Martínez y Claudio Giménez de la Conferencia Episcopal Paraguaya. Fuente: ea.com.py

La iglesia de los escribas y fariseos llenos de hipocresía e iniquidad, representado por el Mons. Claudio Giménez; la que está arrinconada junto al poder de espalda al dolor y la necesidad de la gente. La que prefiere callar el padecimiento de los más pobres  e incluso ocultar con un silencio cómplice las inexplicables muertes de parias en su propia tierra. La sorda y ciega al clamor de todo un pueblo que grita y pregunta ¿Qué pasó en Curuguaty?.

Y la otra Iglesia, la iglesia del pueblo de Dios. La iglesia de los pobres, de los más débiles, la Iglesia que Jesús anunció en las bienaventuranzas, y por la que optó desde su nacimiento en el pesebre de Belén. La Iglesia del Reino de Dios transformador y radical anunciado por Cristo. La iglesia de los profetas que clama y grita justicia, la Iglesia que a través del Padre Alberto Luna, Provincial Jesuita, se hizo más que nunca evangelio..”Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me disteis alojamiento; 36 necesité ropa, y me vestisteis; estuve enfermo, y me atendisteis; estuve en la cárcel, y me visitasteis.” 37 Y le contestarán los justos: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te alimentamos, o sediento y te dimos de beber? 38 ¿Cuándo te vimos como forastero y te dimos alojamiento, o falto de ropa y te vestimos? 39 ¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y te visitamos?” 40 Jesús  les respondió: “Os aseguro que todo lo que hicisteis por uno de mis hermanos, aun por el más pequeño, por mí lo hicisteis.”. Mt 25

Comentarios

Publicá tu comentario