En Bolivia abogan por construir otro tipo de poder para detener la destrucción del planeta

En un estadio deportivo colmado de miles de gente, intelectuales de varios países americanos analizaron ayer las causas estructurales del cambio climático. Coincidieron en que, si no se construye un poder diferente al capitalismo, no se detendrá la destrucción del planeta. En una de las mesas consideradas plato fuerte en los debates que se realizan en la Cumbre de los Pueblos por el Cambio Climático que se desarrolla en Tiquipaya, Bolivia, el vicepresidente Alvaro García Linera recordó a los militantes de los movimientos sociales y populares de América que «que no son suficientes las reivindicaciones del derecho de la Madre Tierra a ser respetado por el ser humano«, porque «los movimientos sociales deben plantearse la toma del poder estatal para desde aqui y desde la sociedad civil ejecutar las politicas de defensa del planeta«.

Linera fue muy cuidado al hablar de la cuestión del poder. Dijo: «Aunque sí sabemos que las cuestiones decisorias del poder, la construcción del poder, se dan dentro de la sociedad civil, de los movimientos sociales, en la cotidianidad, no debe descartarse la toma del poder estatal«.

El segundo del ejecutivo boliviano dijo que la fórmula está en que los gobiernos y los estados tomados deben responder a la genda de poder de los movimientos sociales de los países, y no a la de los estados centrales capitalistas ni sus trasnacionales».

Recordó también  a los militantes del movimiento ecologísta, presentes en el auditorio del estadio, que deben avanzar en la genda de construcción de este poder. Y recalcó que la lucha contra el capitalismo para salvar al planeta «debe ser global, no sólo local y aislado»

Linera planteó que el problema a resolver para detener el cambio climático es el modo de producción actual, que utiliza a la naturaleza como una simple herramienta, y el de una alternativa de producción. A renglón seguido propuso como una de las soluciones a los desastres ecológicos que ya se viven «la expansión de la forma de producción campesina e indígena de América y de otras partes del mundo«. Señaló que a partir de este cambio de producción, habrá un cambio de consumo y de pensar del ser humano en el planeta.

El venezolano Edgardo Lander, filósofo social, enfatizó que el ser humano vive hoy una crisis civilizatoria, una encrucijada entre la vida o la muerte. «Esta crisis -señaló Lander- es la crisis de una forma de sentir, de pensar, de producir y consumir que ya no sirve al ser humano, porque es una forma que va contra la vida», y agregó los escalofriantes datos que arrojan los desastres ecológicos actuales y futuros.

La minsitra de Patrimonio cultural y experta en temas ambientales del gobierno ecuatoriano, Maria Fernanda Espinosa, no fue menos radical que los expositores que le precedieron. «El Ecuador tiene reservas petrolíferas subterráneas que no perforará ni comercializará porque no quiere contribuir a seguir con la utilización de la energía fósil; pero necesitamos la ayuda de la comunidad internacional, de los gobiernos amigos, porque esto será un gran renunciamiento económico para el Ecaudor», informó.

Además de los citados, expusieron en la mesa en cuestión Henrique Leff Zimmerman y Fred Magdoff, dos destacados intelectuales latinoamemericanos.

Comentarios

Publicá tu comentario