Empresarios del transporte son la muestra de un mal servicio público en manos del sector privado, dice SITRANDE

El Sindicato de Trabajadores de la ANDE repudió que el Gobierno haya aumentado el subsidio a las empresas de transporte. “El Gobierno de Mario Abdo Benítez bajó 100 guaraníes el pasaje de transporte público para las y los trabajadores. Al mismo tiempo, le otorgó 400 millones más al mes a los empresarios del transporte. Esta es la muestra más explícita de la prioridad que le da el Poder Ejecutivo a los sectores que siempre se enriquecieron a costa de privilegios y del dinero público”, expresó la organización mediante un comunicado.

La organización obrera manifestó su que la decisión del Gobierno es una afrenta a las millones de personas que viajan día a día en el pésimo servicio de transporte público, administrado por empresas privadas. “Vuelve el Gobierno a entregar dinero de toda la ciudadanía a un sector que ha demostrado sobradamente su ineficiencia y falta de respeto a las y los usuarios del servicio. Además, pretende que la gente celebre que el boleto baje 100 guaraníes”, expresó el sindicato de la Administración Nacional de Electricidad (ANDE).

Para las y los trabajadores organizados, el transporte público, administrado por insaciables empresarios, muestra cómo, cuando la prioridad es el lucro y no garantizar un servicio, las y los ciudadanos terminamos siendo tratados como simples consumidores y no como sujetos de derecho.

Las y los obreros del sector eléctrico señalaron que entienden y tienen la firme convicción de que hay servicios que son básicos, deben ser garantizados por el Estado y no pueden ser convertidos en mercancía para que el empresariado se llene los bolsillos. “Tanto el agua potable, la electricidad, la salud, la educación, el transporte público y la justicia no pueden quedar, bajo ningún sentido, en manos de minorías privilegiadas a quienes solo les importa acumular más y más dinero”, expresaron en su pronunciamiento. Finalmente alentaron a la ciudadanía y a otras organizaciones a repudiar y tomar las acciones que sean necesarias, para exigir que el Gobierno garantice un transporte de calidad y a buen precio para todas y todos, y deje de entregarle el dinero de la gente al empresariado del transporte.

Comentarios

Publicá tu comentario