Emiliano R Fernández, el fatigador incansable de nuestra cultura popular

El gran Emilianore fue el poeta popular más emblemático de nuestro país.

Sus más de 2000 poesías describieron como nadie las complejidades del ser paraguayo, nació el el 8 de agosto de 1894 en la compañía Yvysunú, de Guarambaré, Paraguay. Sus padres fueron Silvestre Fernández y Bernarda Rivarola, sobrina del legendario coronel Valois Rivarola.

Las turbulencias políticas de inicios del siglo XX obligaron a la familia de Emiliano a trasladarse a Concepción, ya en su juventud despertó en él la vena artística y sus deseos de descubrir el mundo por medio del arte. Sus primeros versos los recitaba a viva voz o acompañando con su fiel guitarra,

En la década del 20 fueron publicadas sus primeras poesías tales como “Primavera” (I y II), “Trigueñita” y “Pyhare amaguype”, publicados en “Okara poty kue mi”, revista de versos y canciones populares editada por largos años por la familia Trujillo.

Emiliano R Fernández. Fuente:biblioteca.paraguayeduca.org

En los años 30 abrazó la misión de defender el Chaco paraguayo cumpliendo funciones tanto de soldado como artista, sus versos sirvieron como un bálsamo de patriotismo para los combatientes, Canciones como «Rojas Silva rekávo», «Che la reina» y «13 Tuyutí» nacieron de su inspiración de soldado y poeta.

Lo desconocido y lo inhóspito eran enfrentados por los soldados paraguayos escuchando las canciones de Emiliano, que escribía en medio del fragor de la batalla. Emiliano, incluso en la guerra, llevaba su guitarra bajo el brazo por todos lados alegrando los momentos de descanso.

La mujer paraguaya ocupó un lugar de privilegio dentro del repertorio literario de Emiliano R Fernández, dedicó dulces palabras a las damas que conoció durante su vida, desde su abnegada esposa, hasta la enfermera que supo cuidarlo en los último momentos de su vida. Poemas como LA ÚLTIMA LETRA, SIETE NOTAS MUSICALES, GUAVIRÁ POTY, ODA PASIONAL, TUPASY DEL CAMPO, DESPIERTA MI ANGELINA, CHE POCHY-MA NE NDIVÉ, NDA CHE POCHYI NE NDIVE, POR QUÉ?, reflejaron la devoción de Emilianore hacia el género femenino.

Bajo el manto de la noche tan amada por Emiliano encontraría la muerte en un confuso episodio, fue alcanzado por una bala proveniente desde las sombras un 3 de noviembre de 1948.  Esa misma noche fue intervenido quirúrgicamente por el Dr. Pedro de Felice. Allí permaneció algunos meses… Mas, no habiéndose recuperado de sus heridas… falleció…, luego de mucho sufrimiento, siendo las 4 y 25 horas del día 15 de septiembre de 1949″.

No sin antes dejar un testimonio poético que sirvió como una sublime declaración de principios de un alma bohemia, que supo perpetuarse hasta hoy. El cantor de nuestra campaña y sus muchachas, así como del valor y el techaga’u macerados en los áridos cañadones chaqueños.

«Es mi pluma una doncella, mi bandera, mi heroína,

en la brega nunca merma su audacia y su valor,

ella es lanza que pica, agudísima, muy fina

centinela de mi vida, fiel guardiana de mi honor.

Es mi pluma la bohemia, la armonía campesina,

reprobada por teutones con instinto de malón;

es la víctima del odio de esas almas tan mezquinas

‘eruditos trasnochados’ de tildado escalafón…


Comentarios

Publicá tu comentario