¿Emergencia alimentaria versus emergencia agrícola?

Mientras las organizaciones campesinas están de acuerdo con la declaración de emergencia alimentaria, el Parlamento pide que sea una emergencia agrícola.

La sequía en las plantaciones de maíz.

La Coordinación Nacional de Emergencia Campesina e Indígena considera que la declaración de Emergencia Alimentaria tiene el alcance necesario para enfrentar la situación de riesgo alimentario generada por la sequía en el campo.

En una conferencia de prensa, los integrantes de la coordinación señalaron que el decreto es la primera conquista de la iniciativa oportuna de la Coordinación Nacional, que promovió el pedido ante el Gobierno nacional.

El martes pasado el Poder Ejecutivo emitió el decreto por el que se declara emergencia alimentaria en todo el territorio nacional por un plazo de 90 días. En el decreto se estableció se adoptarán medidas administrativas y financieras, conducentes a dar respuesta inmediata a los problemas de la producción de alimentos para el consumo. Habla también de refinanciación de las deudas una vez que se haga un relevamiento de datos sobre las pérdidas.

Sin embargo, la Comisión Permanente del Congreso exhortó al Poder Ejecutivo a ampliar la «emergencia alimentaria» declarada en la víspera y elevarla a una “emergencia agrícola” ante la sequía que afecta entre el 40 y 60% de los cultivos.

El presidente de la Comisión Permanente, el senador Efraín Alegre, explicó a periodistas que el objetivo de esa última medida, en teoría más amplia que la del Ejecutivo, es que las instituciones estatales evalúen un “mecanismo financiero para amortiguar los efectos de la sequía en el sector campesino”.

Alegre, precandidato presidencial por el Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA), dijo que la principal preocupación de las organizaciones campesinas desde antes de la emergencia, es la deuda que tiene con los entes estatales de crédito agrícola.

Alcance deseado

La Comisión Nacional de Emergencia Campesina e Indígena emitió un comunicado en el cual afirma que “el decreto tiene el alcance planteado por nuestro espacio unitario integrado por varias organizaciones campesinas e indígenas”.

La coordinación campesina e indígena estableció como prioridad iniciar la distribución de los kits de semillas y alimentos, especificando variedades de semillas y la calidad de los alimentos para aproximadamente 200 mil familias campesinas que cuentan con 1 a 10 hectáreas, además de las familias indígenas cuyo número no está especificado.

Además solicitan que el posible refinanciamiento de las deudas de las familias sea encarado en una segunda etapa, luego del relevamiento de datos específicos sobre las pérdidas producidas por la sequía.

Los representantes campesinos señalaron que el mecanismo de compensación que se maneja va dirigido especialmente a subsidiar los rubros de renta de las familias campesinas, según el nivel de pérdidas reportado.

El Gobierno paraguayo distribuirá granos de subsistencia en las áreas agrícolas golpeadas por la sequía que afecta al 60% de los cultivos del país, mientras el Congreso instó a refinanciar las deudas de los productores y pidió declarar una “emergencia agrícola”.

Agricultura familiar

Tras la declaración de emergencia, que excluye a los grandes productores mecanizados, el viceministro de Agricultura, Andrés Werhle, expresó que las pérdidas oscilan entre el 40 y el 60 por ciento según la zona y los rubros.

El Gobierno “está implementando la producción de alimentos para la agricultura familiar y esta situación ‘amerita’ una intervención inmediata para que las familias recuperen su capacidad alimentaria básica”, expresó Werhle.

Según el viceministro, hay 245.000 familias campesinas que tienen menos de 20 hectáreas y 26.000 familias indígenas necesitadas. “Es la agricultura familiar la que está pasando por una situación crítica”, dijo.

La primera medida del Gobierno será la entrega de semillas de productos de subsistencia como maíz, maní y leguminosas en asentamientos campesinos e indígenas afectados con mayor dureza por el fenómeno climatológico conocido como “La Niña”.

También a grandes productores

Según el portal de la Unión de Gremios de la Producción, que reúne principalmente a los sojeros medianos y grandes,  la soja “presentó problemas en su metabolismo por estrés hídrico en los departamentos graneleros por excelencia: Itapúa, Alto Paraná, Caaguazú y Canindeyú”.
Este colectivo empresarial, principalmente de esa oleaginosa, ha reportado falta de lluvias de más cincuenta días en algunas regiones y calificó de insuficiente las precipitaciones de la semana pasada.

Analistas económicos y políticos estiman que la declaración de emergencia agrícola solicitada por el Congreso, tendría como finalidad asistir económicamente a los grandes productores mecanizados, principalmente sojeros.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.