Elite viaja a vacunarse a EEUU mientras se padece brutal segunda ola de Covid 19

Por Jorge Zárate

“Van a probar suerte”, dijo Ángeles Arriola, directora de Migraciones al informar sobre los destinos de viaje de los paraguayos que van al exterior.

“Ahora se incrementó mucho la salida hacia Estados Unidos. Se incrementó el doble, los vuelos salen totalmente repletos. Este fenómeno se da probablemente por el tema de vacunas. Quien puede y tiene la posibilidad de hacerlo, y bueno, no está haciendo absolutamente nada ilegal… Otros en realidad van o por negocios o por visitas familiares porque vuelven a la semana”, comentó.

Después dio los datos de marzo en los que apuntó que salieron del país 2.514 paraguayos y extranjeros residentes en Paraguay con destino a Estados Unidos, principalmente a través de aerolíneas con vuelos directos a Miami.

Lo hacen con la idea de recibir las vacunas de Pfizer, Moderna o la de Johnson & Johnson ya que, según señaló Arriolla, se observa que viajan exactamente tres semanas después su primera ida, por lo que estima que se trasladan para recibir la segunda dosis de la vacuna.

El tema generó gran repercusión cuando la prensa encontró a Mario Abdo Díaz Benza, uno de los hijos del presidente Mario Abdo Benítez embarcando con destino a los Estados Unidos.

Si bien la madre, Fátima María Díaz Benza, que fuera la primera esposa del mandatario, aseguró que es un viaje de estudios, el caso desató especulaciones y duras críticas, más cuando el joven no quiso responder las preguntas de la prensa.

En la misma recorrida, los periodistas del canal Abc TV se dieron con Alejandro Domínguez, presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), acompañado por el presidente del Club Cerro Porteño, Raúl Zapag, que dijeron emprender viaje para participar del Congreso de la Unión de Europea de Asociaciones de Fútbol (UEFA).

Todo mientras la población padece una brutal segunda ola de Covid 19 que provocó el récord de 82 muertos diarios el 12/4 pasado. El país se acerca aceleradamente a los 5 mil fallecidos y los 250 mil contagios de la enfermedad.

La crisis es tal, que hasta el mismo ministro de Salud, Julio Borba, resultó contagiado de Covid 19 lo que obligó a aislar al propio presidente Abdo Benítez que se testeará para saber si tiene la enfermedad este 17/4 se informó.

Los casos se incrementan merced a la circulación comunitaria de las variantes de Manaos y de Rio de Janeiro, que son más contagiosas y que atacaron a personas más jóvenes que el promedio de afectados del año pasado.

Con las camas de terapia intensiva al límite, con gente esperando en pasillos, en ambulancias, la liberación de un cupo, la situación es extrema.

La falta de insumos médicos también se hace sentir y las redes sociales se inundan de eventos solidarios para recaudar fondos. “Polladas” y “Hamburgueseadas”, son las populares, ventas de estos alimentos a manera de recaudar para conseguir los remedios que un pariente necesita.

Ante ese cuadro el gobierno reaccionó generando un programa llamado “Pytyvo Medicamentos” (Ayuda para medicamentos) por el que presta 50 millones de guaraníes (Unos 8 mil dólares estadounidenses) a quienes tienen un familiar internado en terapia intensiva para hacer frente a los costos de los insumos médicos.

Las críticas no se hicieron esperar, ya que el dinero transferido terminará en las redes de farmacia de unos pocos propietarios que harán un pingüe negocio, señalaron voces de la oposición.

“Los insumos y medicamentos deben estar en los depósitos de los hospitales y ser utilizarlos cuando se necesiten, que es el principio constitucional de la salud como un derecho”, expuso Juan Fernando Kurz, dirigente del Frente Guasu (FG).

“El Pytyvõ destinado a pacientes en terapia intensiva por Covid 19, es contrario al principio constitucional de la salud como derecho, este nuevo programa de alta selectividad, dejará fuera a muchos pacientes que hoy necesitan los insumos médicos con suma urgencia.  Entender que es un acto criminal que el Estado paraguayo hoy esté gestionando un negocio que favorecerá al sector farmacéutico, lucrando con la salud de la que dependen millones de vidas. Cancelar este proyecto es necesario y que el estado asuma la responsabilidad de garantizar medicamentos para toda la ciudadanía afectada por COVID”, expuso.

Vigente desde el 14/4 el mecanismo fue duramente criticado por la población en profusas publicaciones en la prensa y en redes sociales donde se señalaron arduas burocracias y arbitrarios criterios de selección.

Insólito error y lenta vacunación

Unos 45 trabajadores de blanco del Hospital de Barrio Obrero de Asunción recibieron dosis de diferentes vacunas por “error”, según argumentaron las autoridades.

Primero los inocularon con CoronaVac y después recibieron una segunda dosis de Sinopharm, en una situación que se investiga.

Por lo pronto se informó que no corren riesgos de salud, ya que tendrían el mismo virus vivo inactivado y que lo único diferente es la procedencia.

Esto cuando a más de un mes de vacunación no llegan a 50 mil personas las favorecidas con la protección y ni siquiera se pudo inmunizar a todo el personal de blanco.

El peor de los problemas, sin embargo se dio en Presidente Franco, Alto Paraná, donde vacunaron a 150 personas fuera de la franja etaria de +80 años que es la que está accediendo en estos días a los fármacos. Todo indica que fueron vacunados VIP de una universidad privada, incluído su rector, por algún acuerdo espurio que le costó el cargo al director del Hospital local.

Comentarios