Elecciones chilenas

Una advertencia para los gobiernos presentados como progresistas.

Michelle Bachelet obtuvo el 46,67 por ciento de los sufragios, con el 99,93 por ciento de los votos escrutados, mientras Evelyn Matthei logró el 25,01 por ciento. Habrá segunda vuelta. Fuente de imagen: elepicentro.cl

Una contradicción con la cual se irán topando gobiernos que han creado expectativas que no se cumplieron, es la de un descreimiento tal  por parte de la ciudadanía, que irán a producir elecciones muy opacas, y consecuentemente, poco representativas, como las que se dieron hoy en Chile. Una participación muy baja, la más  baja después de Pinochet, además de un alto porcentaje de votos nulos y blancos.

El ventarrón renovador como escenario novedoso y estimulante de la emergencia de gobiernos autonomistas en América Latina al inicio del nuevo milenio, dio lugar a la generación de grandes expectativas en pueblos que venían de padecer las penurias consecuentes de los devastadores ajustes aplicados en los años 80 y 90 del siglo pasado.

En algunos países significó, la creación de una franja mayor de clase media que incrementó la demanda efectiva, lo que derivó en un potenciamiento del mercado interno. En otros como el nuestro, hubo no más que un viraje de amos, siempre en el ingrato ámbito de la dependencia.

Pero en el primer grupo, la emergencia de esa mayor clase media consumidora, a su vez fue dando lugar a la emergencia de nuevas contradicciones que pueden hoy estar aflorando. La enorme franja de desposeídos cuya situación no sólo no mejoró, sino en buena medida empeoró, sumado a esa emergente clase media con exigencias nuevas, va creando nuevos escenarios de tensión en América Latina, situación que deviene un riesgo de progresiva desconexión de los signos políticos en el gobierno con las masas.

Este es un desafío muy grande que deben considerar  estos gobiernos considerados progresistas en la región, porque si no revierten esta disociación gobierno-masas, podrían arriesgar su gobernabilidad y allanar el camino hacia una regresión de consecuencias impredecibles.

Es difícil hacer predicciones con alto grado de infalibilidad  en un mundo de gran dinamismo, pero podría  ser que hoy estemos  asistiendo  a un reacomodo de la correlación de fuerzas a nivel mundial que nos impone desafíos  nuevos. Un reacomodo que comprende el declive hegemónico norteamericano y la emergencia de nuevos bloques de poder mundial, por ejemplo China, y en esa nueva configuración del mapa político mundial, habría que ver si las nuevas tensiones en América Latina no derivan, si no se avanzan en indispensables correctivos, en procesos de agudización de las contradicciones sociales en el marco de la dependencia, pero no sólo ya respecto a EE.UU. dado su progresivo declive, sino hacia esos nuevos centros de poder mundial, o también hacia nuevas relaciones al interior de la región,  con marcadas disparidades que impliquen relaciones de dependencia intraregionales como consecuencia de la dimensión transnacional que resultaran de la acumulación interna de sus economías,  como Brasil. Esto último tiene relevancia plena, sobre todo en países pequeños como  el Uruguay y el nuestro.

 Volviendo a las elecciones chilenas el desafío para la recuperación de legitimidad de formulaciones alternativas, lo esperanzador como factor que vaya a contribuir, sería la incorporación de sangre nueva joven en el parlamento chileno,  como es el caso de Camila Vallejo, Giorgio Jackson, Karol Cariola y Gabriel Boric, exponentes de trascendencia en las luchas estudiantiles recientes en el país andino. La responsabilidad de estos jóvenes  es tremenda, porque quizá sobre sus espaldas descanse  una orientación por fin, del curso liberador en ese país, y porqué no en América Latina, para afianzar una identidad realmente progresista  en la región.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.