El SPP denuncia asesinatos, amenazas y deterioro general de las condiciones laborales

Hace dos meses mataban a Pablo Medina y Antonia Almada. Sicarios del narcotráfico se encargaron de la vida de esta gente, al igual que la de Gabriel Alcaraz, de Pedro Juan Caballero, y Edgar Fernández, concepción.

El domingo último el periodista Paulo López, de E’a, era apresado apenas pisaba el país, de regreso de estudios de maestría en la Argentina.

Paulo había sido golpeado y torturado por policías de la Comisaría Tercera, pero cuando la Coordinadora de Derechos Humanos del Paraguay presentó una querella adhesiva, fraguaron un proceso, a través del fiscal Emilio Fuster, por “resistencia”.

A todo este cuadro de asesinatos, torturas, se sumaron varias amenazas y la persecución por parte del gobierno de Horacio Cartes a radios comunitarias y alternativas en general. O simplemente a radios comerciales que no eran de la línea del gobierno de Cartes, como la radio Nativa, de Ñeembucú, cuenta el secretario general Santiago Ortiz.

Pero el SPP fue a más para denunciar “la tremenda persecución desde el Ministerio del Trabajo a las organizaciones sindicales, la absoluta indefensión en la que se dejan a miles de trabajadores frente a sus patronales”, al decir de Ortiz.

Qué pasó con las torturas padecidas por Paulo López

Lamentablemente, el ministerio público reprime a campesinos y  periodistas torturados antes que dilucidar las denuncias de torturas, golpes y amedrentamiento de las fuerzas públicas, sostiene el abogado Dante Leguizamón.

 

 

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.