El sicariato suma 5 campesinos acribillados desde el golpe, pero no serán prioridad del gobierno

Ninguno de los casos fue aclarado ni recibió el despliegue policial, militar y mediático que se desarrolla con el EPP. Cuando fue asesinado el ganadero Luis Lindstron, incluso enviaron militares a San Pedro. Ninguno de los campesinos mereció la misma atención, y aparentemente esta política seguirá según el mismo Ministro del Interior.

A los campesinos la muerte les llegó hasta sus propias casas, en moto, de a dos, y rociando balas: 15, 22, 17, 7, 6.

Un caso fallido se produjo en marzo en Caazapá, donde en un campamento campesino un joven recibió un balazo en la boca. Otro en junio en Caaguazú, donde fue baleado un dirigente de la FNC.

En mayo un campesino fue secuestrado por civiles armados para ser obligado a realizar una declaración falsa en la fiscalía de Curuguaty, donde el fiscal Alfredo Mieres involucró al mismo Jalil Rachid. El secuestro fue denunciado pero no pasó a mayores, pese a que sería un caso de terrorismo de Estado.

Lorenzo Areco fue asesinado sobre la ruta Bernardino Caballero. Foto: Yvy Yaú digital.

El ministro de Interior, Francisco José de Vargas, expresó que la lucha contra el grupo revolucionario autodenominado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) es una cuestión prioritaria para el gobierno.

Desconocidos intimidaron el velorio de Lorenzo Areco, realizando disparos sobre la casa. Foto: RTNP.

“Voy a decir una sola frase, y es una directiva clara del Presidente, el capítulo EPP es prioridad”, expresó hoy en Palacio de Gobierno, luego del primer  encuentro de trabajo entre el presidente de la República, Horacio Cartes y ministros.

El secretario de Estado también habló respecto a la reestructuración en base a traslados generalizados en cuadros policiales.

Campesinos muertos no son prioridad

Lorenzo Areco (38 años) fue asesinado el día miércoles 14 de Agosto en horas de la siesta mientras se dirigía en moto al local de la Organización Campesina Regional de Concepción, sobre la ruta Bernardino Caballero (que une Concepción con Pedro Juan Caballero) en el kilometro 106, por sicarios que desde una camioneta plateada 4×4 dispararon contra él. El mismo era además Director de Catastro de la municipalidad de Yvy Yau y estaba vinculado al Frente Guasú. Recibió 6 impactos de balas de 9mm.

Según dirigentes campesinos compañeros suyos, estarían detrás los partidos tradicionales y la “narcopolítica”. El mismo intendente de Yvy Yau, Pascual Vega, aseguró que sería parte de una eliminación selectiva de dirigentes: “Yo atribuyo directamente esta muerte a la eliminación selectiva de líderes campesinos para frenar la lucha campesina”.

Vidal Vega, testigo clave de Curuguaty asesinado en su propia casa.

Con Areco, suman 5 los líderes campesinos acribillados, todos en sus propias casas, desde el golpe parlamentario que llevó a Federico Franco al poder, con el apoyo del actual presidente Horacio Cartes, instalando una moda de sicariato y matonismo en el campo. Ninguno de los casos sin embargo han sido aclarados ni han tenido el despliegue policial, fiscal ni mediático que tiene el EPP o el asesinato del ganadero Luis Lindstron. Este último también fue víctima de sicarios, en Tacuati, Concepción, por razones aun desconocidas. Cuando sucedió dicho caso, el gobierno ordenó incluso el envío de los militares a la zona del departamento de San Pedro para apoyar en la parte logística a los policías.

Sixto Pérez: dirigente campesino de Puentesiño, Departamento de Concepción, en proceso de organización de una cooperativa campesina para la explotación de diamantes en las tierras campesinas, asesinado en la casa de un amigo donde se resguardaba con su esposa por las amenazas recibidas por desconocidos, asesinado por dos sicarios el 01 de setiembre 2012 con 15 impactos de balas.

Vidal Vega: asesinado el 1 de diciembre de 2012. Dos personas a bordo de una motocicleta en horas de la madrugada (aproximadamente 04.30 horas), lo asesinaron en su propio domicilio ubicado en la Colonia Yvy Pytâ, como a 30 kilómetros de Curuguaty en el departamento de Canindeju. Dirigente de la Comisión de Familiares y Víctimas de la Masacre de Curuguaty. Enmascarados lo acribillaron con 22 perdigones en frente a su familia. Era una fuente clave en las investigaciones de organizaciones de derechos humanos sobre el caso Curuguaty.

Benjamín Lezcano: asesinado el 19 de febrero de 2013, en Horqueta – Concepción, comunidad de Arroyito. Dirigente campesino que luchaba contra los cultivos de soja transgénica. Fue asesinado por dos hombres en motocicletas que llegaron hasta su domicilio le dieron 17 balazos.  Era dirigente campesino de la Coordinadora “Gaspar Rodríguez de Francia”.

Benjamín Lezcano, dirigente campesino de la Coordinadora «Gaspar Rodríguez de Francia», asesinado de 17 balazos. Foto: RTNP.

Antonio Carlos Moreira: 31 de mayo de 2013, fue asesinado el colono brasiguayo de Lateza Cué, Mariscal López (Caaguazú). Se oponía a vender su tierra junto a campesinos del Movimiento Campesino Paraguayo a la empresa Agrícola Entre Ríos. Matones que responderían a la firma amenazan desde hace tiempo a los pobladores para que dejen sus casas. Por la noche fue acribillado en su propia casa, de al menos 7 balazos.

Intentos fallidos

C. Flores: Menor de 17 años  de la Organización de Lucha por la Tierra (OLT), fue baleado. El 10 de marzo de 2013, el joven recibió una bala en la boca y otro le fracturó el cráneo, pero sobrevivió. El hecho se produjo en un ataque a un Campamento Sin Tierra India Juliana, ubicado en la compañía Ararupi, en Yuty, Departamento de Caazapá. Los atacantes fueron matones de un grupo de terratenientes según la OLT. Además esa noche fueron golpeados dos campesinos que terminaron hospitalizados.

Víctor Domingo Benítez: Otro intento fallido de asesinato sucedió el 9 de junio de 2013. En el asentamiento 3 de Febrero de Caaguazú, un capataz de una de las estancias de menonitas en la zona disparó a Benítez (38 años), dirigente de la Federación Nacional Campesina. El dirigente sobrevivió al disparo de escopeta y fue llevado a Emergencias Médicas, recuperándose. Para Teodolina Villalba, presidenta de la Federación Nacional Campesina, el hecho se debió a la lucha que viene llevando el asentamiento contra la sojización en la zona.

Secuestro

El 9 de mayo pasado, Bernardino Morel, campesino del asentamiento Tres Fronteras, Jasy Kañy, Canindeyú, fue secuestrado por una banda armada en encabezada por un terrateniente según denunció. Según el mismo, lo llevaron a la Fiscalía de Curuguaty, frente al mismo Rachid, para obligarlo a testificar en contra compañeros de su organización que está en conflicto con un terrateniente. El fiscal Alfredo Mieres confirmó que el campesino estuvo presente en la fiscalía y que el fiscal Jalil Rachid le derivó a Morel. Rachid negó el hecho. Los familiares realizaron una denuncia en la comisaría de la zona, sin que haya pasado a mayores, pese a que nos encontraríamos ante un caso de terrorismo de Estado.

Informe Chokokué

El informe chokokue, realizado por organizaciones sociales intengrantes de la Coordinadora por los Derechos Humanos del Paraguay (Codehupy) identificó de 1989 a 2005 unos 77 casos de ejecuciones arbitrarias y desapariciones forzosas de campesinos.

Los datos obtenidos, dicen, “muestra un patrón de violaciones de dd.hh. en contra de un sector social organizado”. Dicho sector “cuenta con gran capacidad de incidencia para la transformación de la injusta e inequitativa estructura de la tenencia de tierra y para exigir el cumplimiento efectivo por parte del Estado de una reforma agraria integral”, indica la investigación en cuanto a las motivaciones de las ejecuciones.

 

Comentarios

Publicá tu comentario