El SENAVE sacó una resolución que especifica normas para hacer fumigaciones

El documento esclarece algunos conceptos para una mejor aplicación de la Ley de Agrotóxicos.

Y obliga al que fumiga a comunicar al vecindario a través de radios locales a qué hora, dónde y con qué producto lo hará.

Esta nueva disposición podría beneficiar a las comunidades campesinas e indígenas. Sin embargo, no soluciona el problema estructural (Foto: http://noticias-ambientales-internacionales.blogspot.com/)

El presidente del Servicio Nacional de Calidad y Sanidad  Vegetal y de Semillas (SENAVE), Miguel Lovera, firmó el jueves una resolución que transparenta y especifica algunos requisitos para aplicar agroquímicos, que ya figuraban en la ley 3.742/09 y el decreto 2.048/04.

En su primera parte ajusta y detalla algunos términos sensibles de mal interpretación que figuran en la ley y el decreto mencionados, como: barrera viva, franja de protección, caminos vecinales poblados, asentamiento humano, aeronave agrícola y otros.

En su capítulo III recuerda los requisitos de aplicación de productos fitosanitarios, pero el fuerte de la resolución, además de sacar cualquier duda de los conceptos ya citados, parece ser el capítulo IV “Del aviso previo”. La ley y el decreto ya mencionados obligan al responsable de la fumigación a avisar de antemano a la población vecina que pulverizará, pero no decía cómo debía avisar. Esta resolución llena ese vacío jurídico al detallar cómo se hace esa comunciación.

En caso de pulverización con avión obliga a avisar al menos 24 horas antes de hacerlo, a través de alguna radio local, en horarios de 13 a 14 ó de 18 a 19 horas. Y el aviso debe tener detalles como el tipo de fumigación, la hora en que se hará, la zona, la sustancia, su grado de toxicidad y las especificaciones de su etiqueta.

En caso de fumigación terrestre con tractor, las mismas normas que la aérea, pero con la libertad de avisar o a través de la radio o a través de “otro medio siempre que sea fehaciente y que se provea con antelación al destinatario la información indicada”.

El capítulo V de la resolución “De las prohibiciones”, prohíbe a aviones y tractores fumigadores a circular por centros poblacionales y el capítulo VI habla de los mecanismo de control.

Esta resolución es de obligatorio cumplimiento y tiene la misma validez que una reglamentación por decreto. Ahora aguarda su publicación para entrar en vigencia, en coincidencia con el inicio de los meses de preparación del terreno para cultivo de soja.

En la cosecha 2010 en el país, se estima que los productores de soja utilizaron 25 millones de litros de agrotóxicos. Esto acarrea graves consecuencias como el deterioro del medioambiente e intoxicaciones y muerte de la población campesina, indígena y sus animales. La última muerte por intoxicación debido a fumigaciones de sojales fue la del agricultor Rubén Portillo, el 6 de enero último.

El presidente del Servicio Nacional de Calidad y Sanidad Vegetal y de Semillas (SENAVE), Miguel Lovera, firmó el jueves una resolución que transparenta y especifica algunos requisitos para aplicar agroquímicos, que ya figuraban en la ley 3.742/09 y el derecto 2.048/04.

En su primera parte ajusta y detalla algunos términos sensibles de mal interpretación que figuran en la ley y el decreto mencionados, como barrera viva, franja de protección, caminos vecinales poblados, asentamiento humano, aeronave agrícola y otros.

En su capítulo III recuerda los requisitos de aplicación de productos fitosanitarios, pero el fuerte de la resolución, además de sacar cualquier duda de los conceptos ya citados, parece ser el capítulo IV “Del aviso previo”. La ley y el decreto ya mencionados obligan al responsable de la fumigación a avisar de antemano a la población vecina que pulverizará, pero no decía cómo debía avisar. Esta resolución llena ese vacío jurídico al detallar cómo se hace esa comunciación.

En caso de pulverización con avión, obliga a avisar al menos 24 horas antes de hacerlo, a través de alguna radio local, en horarios de 13 a 14 ó de 18 a 19 horas. Y el aviso debe tener detalles como el tipo de fumigación, la hora en que se hará, la zona, la sustancia, su grado de toxicidad y las especificaciones de su etiqueta.

En caso de fumigación terrestre con tractor, las mismas normas que la aérea, pero con la libertad de avisar o a través de la radio o a través de “otro medio siempre que sea fehaciente y que se provea con antelaciónal destinatario la información indicada”.

El capítulo quinto de la resolución “De las prohibiciones”, prohíbe a aviones y tractores fumigadores a circular por centros poblacionales y el capítulo VI habla de los mecanismo de control y control.

Esta resolución es de obligatorio cumplimiento y tiene la misma validez que una reglamentación por decreto. Ahora aguarda su publicación para entrar en vigencia, en coincidencia con el inicio de los meses de preparación del terreno para cultivo de soja.

En la cosecha 2010 en el país, se estima que los productores de soja utilizaron 25 millones de litros de agrotóxicos. Esto acarrea graves consecuencias como el deterioro del medioambiente e intoxicaciones y muerte de la población campesina, indígena y sus animales. La última muerte por intoxicación debido a fumigaciones de sojales fue la del agricultor Rubén Portillo, el 6 de enero último.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.