El sacerdote que recomendó el aborto terapéutico: «la remoción del feto significó un bien doloroso»

El Dr Gabriel Insaurralde sostuvo que se trató de un caso excepcional que no cambiará el aspecto jurídico ni bioético relacionado al derecho a la vida.

Integró el comité que recomendó la interrupción del embarazo a favor de la mujer que solicitó el abortó terapéutico via amparo judicial.

Autoridades del IPS detallaron en conferencia de prensa sobre el procedimiento realizado a la mujer de 35 años, que fue víctima de un embarazo ectópico

El Dr Gabriel Insaurralde director del Instituto Superior de Estudios Humanísticos y Filosóficos, integró el comité que recomendó la interrupción del embarazo a favor de una mujer. La afectada solicitó mediante un amparo judicial la aplicación del aborto terapéutico, debido al peligro que representaba para la salud de la madre. Procedimiento que le fue negado en el Hospital Materno Infantil y que finalmente fue efectuado en el Hospital Central del IPS, la semana pasada.

En conversación con E’a Insaurralde ratificó que el criterio fundamental que determinó la decisión a favor de la remoción del embrión fue el deterioro progresivo y grave de la salud de la madre. «Continuar así ponía en riesgo a ambos. Siempre se opta por aquella vida que tiene más posibilidades de vivir y de engendrar vida». Sostuvo el miembro del Comité de Bioetica del MSP.

El deseo de la madre, como ya lo ha expresado, es tener hijos. Este feto fue un intento malogrado. Pero ahora, mediante la cirugía, tiene la posibilidad de tener hijos normales y seguir apostando por la vida. El primer intento no resultó, ahora tiene una nueva oportunidad mediante la intervención quirúrgica.

El sacerdote Gabriel Insaurralde (der) refirió que la muerte puede significar un bien, cuando se trata de una vida envecejida, donde uno ya ha vivido todo, sus fuerzas se han reducido al máximo, ya no tiene conciencia de lo que le pasa Ahí, lo mejor que le puede pasar es morir. La muerte individual, después de que haya vivido todo, no es mala; al contrario, incluso puede ser liberadora.

Estamos hablando de la vida de un feto, de un feto mal formado sin posibilidades de continuar viviendoy lo peor del caso, su permanencia en el cuerpo de la madre significa la muerte de la misma y por consiguiente su muerte también. Aquí se trataba, en aras de la conservación de la vida humana, salvar la vida de la madre mediante el sacrificio de la vida del feto. Se trata de dos vidas: una con chance y la otra sin chance para vivir. Se favorece quirúrgicamente a la que tiene chance.

La remoción del embrión mal formado y sin viabilidad significa el bien, tanto para la madre como para el feto inviable. Es un bien doloroso, pero bien. Aunque parezca contradictorio, esta muerte significa optar por la continuidad de la vida humana. Por otra parte remarcó que este ha sido un caso excepcional y que no cambiarán los aspectos jurídicos ni bioéticos relacionados al derecho a la vida.

El Dr Insaurralde dijo que una situación de tal complejidad se debió haber manejado con mayor discreción, y con criterios de objetividad por parte de la prensa, que ha caído en el sensacionalismo informativo. Sin embargo calificó como positivo el debate que se ha generado en la opinión pública.

«Es interesante que se pueda debatir sobre bioética en general, con mentalidad abierta y dialogante de tal manera a promover el alcance del derecho a la vida y la muerte, dentro de la Iglesia Católica como fuera de ella «. Destacó el sacerdote jesuita.

«En nuestra sociedad, en nuestra cultura, ignoramos la muerte. Vivimos como si la muerte no existiera. Nos olvidamos que si hemos nacido, moriremos. Muerte y vida son dos lados de la misma moneda. Incorporar la posibilidad de la muerte en nuestro proyecto de vida, como lo afirman muchos filósofos, eso nos dignifica, nos hace tomar la vida con más realismo, a relativizar cosas que consideramos absolutas, a no ser mezquinos y a aprovechar la vida con alegría sabiendo que la dejaremos en cualquier momento. Concluye el Dr Insaurralde

El criterio fundamental que determinó la decisión a favor de la remoción del embrión fue el
deterioro progresivo y grave de la salud de la madre. Continuar así ponía en riesgo a ambos.
Siempre se opta por aquella vida que tiene más posibilidades de vivir y de engendrar vida.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.