El PT continúa su hegemonía en el Brasil con la elección de Dilma

Dilma Rousseff, candidata precidencial electa en segunda vuelta

La linea política pragmática, liberal, con un Estado fuerte que interviene en la economía y en los problemas sociales, y que desarrolla una geopolítica de expansión del PT, seguirá firme.

Los casi 56 millones de votos depositados ayer en las elecciones presidenciales del Brasil por la candidata del Partido de los Trabajadores (PT), Dilma Rousseff, aseguraron a esta agrupación su hegemonia política en el gigante país del sur, que gobierna la adminsitración central del Estado brasileño desde 2002, con la primera elección de Luis Inacio «Lula» Da Silva.

Luego de haber sido derrotado en tres ocasiones en competencias electorales para la presidencia, «Lula» ganó los comicios en el 2002 gracias a una estratetgia de articulación con varios partidos de izquierda, centro y centro derecha y de cambio de discurso, al dejar de lado las «radicales» posiciones de clase  que pregonaba el PT. Con su victoria, el PT cambió esencialmente con relación a la imagen  que la sociedad y los demás sectores políticos brasileños tenía de él. El viejo discurso marxista petista recibió su certificado de defunción

Durante sus 8 años de gobierno,  Lula y el PT desarrollaron tres lineas políticas muy claras: enorme apoyo económico del Estado a las empresas brasileñas, principalmente a las trasnacionales, una fuerte política de asistencia social a los pobres y una ejecución de una articulación política liderada por el PT en el Congreso, en las gobernaciones y los municipios del país.

En política exterior, Lula desarrolló quizas una de las más inteligentes políticas desarrolladas por gobiernos brasileños: trancó, en alianza con Néstor Kirchner, la firma del ALCA entre los países de Latinoamérica y los EE.UU., expandió las empresas trasnacionales brasileñas en toda la región y entró a jugar de igual a igual en política exterior con los Estados Centrales Capitalistas. Brasil es hoy vista como una potencia económica y, muy pronto seguramente, militar en el mundo.

La elección de Dilma Rousseff, apadrinada por la alta popularidad del saliente presidente brasileño, asegura la continuidad de las políticas del PT, una linea pragmática, liberal, con un sentido nacionald de la economía, y un Estado fuerte en la intervención de los asuntos económicos y sociales del país.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.