ANR trata de «oportunistas» a partidos que apoyan la huelga general

  • El Comité Ejecutivo del Partido Colorado afirmó, a través de un comunicado, que la huelga general convocada para el 26 de marzo es “extemporánea”.
  • Dice que el gobierno de Horacio Cartes está “racionalizando” el gasto público y combatiendo la “corrupción, la impunidad y la irritante desigualdad social”.
La presidenta del Partido Colorado, Lilian Samaniego, en compañía del presidente Horacio Cartes, Juan Carlos Galaverna y otros dirigentes colorados como el ministro de Defensa Bernardino Soto Estigarribia.

La presidenta del Partido Colorado, Lilian Samaniego, en compañía del presidente Horacio Cartes, Juan Carlos Galaverna, Julio Velázquez y otros dirigentes colorados como el ministro de Defensa, Bernardino Soto Estigarribia.

La Comisión Ejecutiva de la Asociación Nacional Republicana (ANR) emitió un comunicado en que repudia el “condenable oportunismo político” de parte de algunos partidos que intentan “manipular” con esos fines la huelga general del 26 de marzo.

El Partido Colorado denuncia “el evidente intento de manipulación política de parte de algunos partidos políticos, que exhibe claramente un condenable oportunismo político”.

También trata de “extemporánea” la huelga general convocada para el 26 de marzo, puesto que, asegura, en el gobierno de Horacio Cartes hay un “sincero esfuerzo” de crear fuentes de trabajo y emprender la “lucha contra la pobreza”.

“El coloradismo, fiel a su tradición republicana, reconoce el ejercicio pacífico de la huelga en el marco del Estado de Derecho. No obstante, la considera extemporánea, considerando el sincero esfuerzo del gobierno nacional para crear fuentes de trabajo, disminuir la irritable desigualdad social con un combate frontal contra la pobreza, con la racionalización del gasto público, con su frontal combate a la corrupción y la impunidad”, dice parte del texto.

La ANR exhorta a que a que la medida sea llevada a cabo “en el marco del respeto a las instituciones y al sistema jurídico”. También aboga por un “diálogo pacífico y constructivo” para resolver las disidencias al tiempo que advierte a los huelguistas a “guardar el respeto a aquellos ciudadanos que no participen de la mencionada actividad”.

La huelga general del 26 de marzo aglutina a organizaciones sindicales, sociales, campesinas, políticas, estudiantiles e indígenas en reclamo de la derogación de la Ley de Alianza Público-Privada (APP), el reajuste salarial del 25%, por la libertad sindical, contra la criminalización de la lucha social, contra la militarización, contra la suba del pasaje, por la libertad de los campesinos presos por la masacre de Curuguaty y la recuperación de las tierras de Marina Cue.

Este llamado al “diálogo” se realiza al tiempo que el gobierno de Horacio Cartes redobla la represión y sus legisladores están salpicados por casos de fraude a la administración pública como el cobro de sueldos de planilleros en el Congreso. La oposición parlamentaria denunció incluso que la destitución del fiscal de Delitos Económicos, Carlos Arregui, fue ordenada por Cartes a raíz de las investigaciones abiertas contra congresistas oficialistas y aliados.

El documento está firmado por la presidenta Lilian Samaniego, los vicepresidentes Juan Carlos Galaverna y Sandra Mc Leod, los secretarios políticos Óscar González Daher, Julio Velázquez y Darío Filártiga, el tesorero Fernando Ayala González, el protesorero Silvio Ovelar, los miembros titulares Juan Carlos Baruja, Emilio Cubas y los secretarios de la Comisión Ejecutiva Bernardino Cano Radil y Mirian Rivarola Torres.

Texto actualizado a las 18:10. 

Comentarios

Publicá tu comentario