El papel de la universidad en los procesos de cambio social | E’a
// estas leyendo...

Baldío

El papel de la universidad en los procesos de cambio social

Hélgio Trindade disertó sobre las Principales transformaciones sociales y políticas en la América Latina actual.

Como parte de la IX Reunión Especializada de Juventud del Mercosur. Diálogo Social “Universidad y Movimientos Sociales. El papel de la Universidad en los procesos de cambio social”, organizada por el Viceministerio de la Juventud, Hélgio Trindade, rector de la Universidad Federal de Integración Latinoamericana (Unila), disertó sobre las Principales transformaciones sociales y políticas en la América Latina actual; el rol de la Universidad. En su intervención se refirió sobre todo a la experiencia intercultural, bilingüe e integracionista de la Unila, que desde este año también está incorporando el guaraní.

De este modo destacó la vocación panlatinoamericanista de la organismo, no circunscribiendo su ámbito de proyección al Cono Sur y como muestra de ello mencionó la voluntad de integrar a México a este proyecto, que en los últimos tiempos ha mantenido la mirada puesta al Norte y a raíz de ello está costeando las consecuencias de su dependencia de EE.UU. con la crisis que afecta al país angloamericano y que, según Trindade, lo está llevando a revalorizar las relaciones con nuestro hemisferio y a considerar la conveniencia de quitarse las anteojeras que limitan su panorama a los horizontes septentrionales. Al parecer está cayendo en la cuenta de que el Sur también existe.

Hélgio Trindade rector de la Universidad Federal de Integración Latinoamericana (Unila),

En segundo lugar remarcó el contexto político en el que esta universidad se inscribe, en el que como producto de la emergencia de proyectos políticos progresistas la integración ocupa un lugar central en la agenda, ampliando las fronteras del Mercosur al incluir a nuevos países. Acá salta la paradoja de que un Estado como Paraguay, con la mitad de la población en la pobreza y por lo tanto excluida del ejercicio pleno de sus derechos, se arrogue la supuesta defensa de la cláusula democrática –cláusula que no practica con sus propios gobernados– para impedir la entrada al Mercosur de un país como Venezuela que, nos guste o no, tiene un gobierno que al menos fue validado en las urnas y que, por ende, goza de mayor legitimidad democrática con relación a cualquier Zuccolillo o cualesquiera otros poderes fácticos de la corporación multimedia-agroganadera, por quienes nadie votó para regir nuestro destino. El mundo del revés.

En otra parte de su exposición, rememoró un episodio en el que, ante la consulta de un jornalista sobre el significado de la academia, un estudiante brasileño señaló el avance que experimentamos al tener en cuenta que hace más de 100 años estábamos peleándonos en la Triple Alianza haciendo un genocidio contra el Paraguay y ahora estamos juntos integrándonos en la lengua, en la cultura, haciendo una historia de Latinoamérica más allá de los sesgos chauvinistas.

En esta línea remarcó que la universidad aspira a fundarse en una instancia de integración horizontal que no implique que los países más poderosos impongan su hegemonía, sino que lleguemos unidos para integrarnos a la globalización de manera soberana y no subordinada, lo cual en gran medida pasa por constituirnos en países productores de conocimientos y no en meros consumidores. En oposición a esto graficó el retroceso que se dio con los gobiernos neoliberales, que decidieron dejar de invertir en la universidad y dejar como único actor al sector privado. Esto se revierte con Lula, quien funda 14 universidades y 170 institutos tecnológicos, y en tal sentido sugirió que Paraguay debe avanzar en esa misma dirección.

En cuanto a los fundamentos de la institución, apuntó que se inspira en la Reforma Universitaria de Córdoba, que reivindicó el cogobierno estudiantil y el compromiso social. La victoria de Córdoba significó una gran transformación que tuvo un impacto en toda Latinoamérica. (Recuerdo que en la huelga de 2005 en la Facultad de Filosofía (UNA) levantamos la bandera de estos mismos principios en un contexto similar de distorsiones regresivas en el sistema de designación de las autoridades, que incluía la reelección indefinida del rector, pero solo quedamos como patoteros que no querían estudiar y que tenían las pezuñas crecidas. Como aquellos jóvenes de 1918, nos levantamos en contra del actual rector Pedro González y su camarilla de decanos, obcecados en su delirio autoritario de crear bancas vitalicias en los claustros). Imbuido, pues, del espíritu de Córdoba, Trindade enfatizó que la Unila, como una universidad del siglo XXI, pretende no reproducir los viejos esquemas fosilizados de la disfunción burocrática, sino, por el contrario, mantenerse abierta a nuevos temas y con una formación transdisciplinaria.

–De su exposición se desprende que el espíritu de la Unila va a contramano de la aniquilación de lo público que supuso la reducción de la universidad a las leyes del mercado durante la época dura del neoliberalismo.

–Nosotros pensamos que en América Latina se está desarrollando de una forma muy peligrosa, incluso en los países que tenían una gran hegemonía de universidades públicas, una expansión descontrolada de universidades privadas. Brasil tiene una matrícula muy fuerte y dominante de universidades privadas y, por tanto, yo creo que hoy no podemos considerar que la formación de la juventud con una visión ciudadana, con un compromiso con la sociedad se pueda hacer con instituciones que tengan una visión muy ubicada al mercado, al pragmatismo y a profesiones muy ubicadas en el campo de la economía, sobre todo privada.

Por eso nosotros creemos que la Unila no solo es la experiencia de una universidad pública e internacional, mas tiene una filosofía subyacente que es de contribuir para la integración latinoamericana a partir de una idea que nos parece revolucionaria: para nosotros el conocimiento es la forma más democrática de compartir entre los jóvenes aquello que es patrimonio común de todos los países. Entonces una universidad que tiene como vocación compartir el conocimiento y al mismo tiempo realizar una cooperación solidaria respetando las características de cada país, su identidad, sus culturas, etc., es una manera de rescatar el sentido público de la universidad y al mismo tiempo el sentido público que busca integrar de una forma ciudadana a los pueblos latinoamericanos.

Diana García, viceministra de la Juventud, y Hélgio Trindade, rector de la Unila (foto de Viceministerio de la Juventud).

–¿Cómo se posiciona la Unila frente a la idea dominante de que la universidad debe ser como una fábrica para responder a las demandas de fuerza de trabajo del mercado?

–Yo pienso que esa es una visión muy restricta del concepto de universidad. La propia palabra universidad muestra que es un espacio de universalidad. Por tanto, no puede estar enfocada en ninguna área en particular y mucho menos en áreas que estén consagradas solo al mercado. Yo considero que una de las visiones de una universidad en el siglo XXI es realizar aquello que un gran rector de la Universidad de la República, Jorge Brovetto, decía en sus conferencias: la universidad hoy tiene que formar para el desconocido. O sea, dar una formación tan amplia y diversificada a sus estudiantes que permita que estos estén preparados para todas las demandas de la sociedad en el sentido amplio del término.

–¿Qué piensa de esa visión del desarrollo que plantea que el atraso latinoamericano se debe a su fijación en la “historia”, en el “pasado”, lo cual le impide ver el “futuro”?

–Es uno más de los preconceptos sobre América Latina. Esta es una región que por su historia, por su dinámica demostró una gran capacidad de desarrollar y desarrollarse en cuanto país y en cuanto región. La cultura latinoamericana, a pesar de tener una dimensión casi milenaria, de ninguna forma limita las perspectivas del futuro. Nosotros consideramos que cambia una universidad que no es un museo: conectar el pasado con el presente y con el futuro. Entonces cuando se habla de que una universidad tiene una vocación como la Unila para contribuir a la integración latinoamericana se está pensando en un proyecto de futuro, no de un proyecto ubicado en el pasado. Estaríamos en el pasado si considerásemos que debemos continuar con los Estados nacionales, cada uno con su proyecto propio, con conflictos de fronteras, con discordancias, que muchas veces son comunes entre los pueblos. Nosotros entendemos que a partir de una visión integracionista vamos a llegar a una sociedad mucho más avanzada, mucho más moderna, con una mirada sobre todo para el futuro.

–Podría ampliar su opinión sobre lo que dijo Martín Almada respecto a la necesidad de que los archivos clasificados (sobre el Paraguay) de Itamaraty pasen al acervo de la institución para recuperar la memoria.

–La idea del profesor Almada me pareció extremamente oportuna. Porque yo mismo en ocasión de la conmemoración del Bicentenario de Paraguay descubrí que había un documento, uno de los más antiguos de la independencia paraguaya, que había sido restituido al Paraguay recién en 1946, casi 70 años después del conflicto de la triple alianza. Eso me parece algo inaceptable y creo que sobre la idea del profesor tenemos que buscar cuáles serían los caminos para recuperar esos archivos, sea a través de la universidad o no, mas que esos archivos lleguen finalmente a su país, que es el propietario de ese acervo rico de su historia, especialmente en el periodo en que Solano López estaba en el gobierno y en que las experiencias económicas y políticas fueron muy ricas

Querés apoyar a E'a?. Enterate como.

Comentar

comentarios

Discusión

Aclaración: E’a no se hace responsable de los comentarios de los lectores.

Comentario sobre “El papel de la universidad en los procesos de cambio social”

  1. Que graciosas las mentiras frentepopulistas, ésta por ejemplo: “En otra parte de su exposición, rememoró un episodio en el que, ante la consulta de un jornalista sobre el significado de la academia, un estudiante brasileño señaló el avance que experimentamos al tener en cuenta que hace más de 100 años estábamos peleándonos en la Triple Alianza haciendo un genocidio contra el Paraguay y ahora estamos juntos integrándonos en la lengua, en la cultura, haciendo una historia de Latinoamérica más allá de los sesgos chauvinistas”. Sabrá ese muchacho qué significa en el campo paraguayo el modelo capitalista sojero del Brasil, esa nueva economía de sifón, extractiva y neocolonial, su ferocidad, su chovinismo?
    Segunda mentira progre, dice: “En cuanto a los fundamentos de la institución, apuntó que se inspira en la Reforma Universitaria de Córdoba, que reivindicó el cogobierno estudiantil y el compromiso social. La victoria de Córdoba significó una gran transformación que tuvo un impacto en toda Latinoamérica(…) Imbuido, pues, del espíritu de Córdoba, Trindade enfatizó que la Unila, como una universidad del siglo XXI, pretende no reproducir los viejos esquemas fosilizados de la disfunción burocrática, sino, por el contrario, mantenerse abierta a nuevos temas y con una formación transdisciplinaria”. Conociendo el funcionamiento de las universidades brasileñas y más aún el de las super democráticas (en comparación)argentinas, que aún mantienen ciertos aspectos de la universidad reformista (como el seudo cogobierno, ¡¿de qué habla Willy?! La UBA como caja de financiación de las camarillas y del radicalismo en los 90 con Shubberoff y ahora con Hallu, el ultra kirchnerista, no se parece en nada a lo que planteaba la Reforma del 18. La mentira se acrecente cuando habla de lo privado y lo publico. En Brasil los sectores menos pudientes (porque los pobres no van a la universidad) prefieren las universidades privadas porque son menos elitistas y sus criterios (que se manejan por las leyes de mercado) ¡¡¡son menos excluyentes!!! La universidad reformista en Paraguay es una tarea democratica de la que se ocupará la revolución socialista… Fijemonos en nuestra propia experiencia, la derrota de la reforma y la disolución del grupo del Nuevo Ideario Nacional… Sus principales líderes (con los que no acuerdo en mucho) abrazaron el marxismo. Ellos fueron Oscar Creydt y Obdulio Barthe.

    Posted by mario castells | junio 16, 2011, 11:04 pm

Comentar

Tiene que loguearsepara comentar.

Anuncie Aqui

Descargas

Deportes

Suscribite a nuestro Boletín

Para suscribirte a nuestro boletín solo tenés que añadir tu correo electrónico. Recibirás un correo de confirmación.

E’a Social Twitter