El otro 11 de setiembre: atentado de EEUU en Chile

En 1973 EEUU impulsaba con militares chilenos un golpe de Estado que iniciaría una cruenta dictadura.

Atentado que se cobró la vida del presidente constitucional Salvador Allende.

Las "torres gemelas chilenas". Bombardeo al Palacio de la Moneda en Chile.

Por: Kelly Viscuña (AVN)

En el primer discurso al país, en el Estadio Nacional, el 5 de noviembre de 1970, Allende había sido enfático y preciso: “Pero ha llegado por fin, el día de decir basta. Basta a la explotación económica. Basta a la desigualdad social. Basta a la opresión política (…) Nos reunimos aquí para conmemorar nuestra victoria de Chile y también para señalar el comienzo de la liberación”.

El 4 de septiembre de 1970 se realizaron en Chile las elecciones presidenciales ganadas por el líder de la Unidad Popular (UP) el socialista Salvador Allende quien resultó victorioso con el 35% total de los votos. Durante su gobierno, Allende estatizó la banca privada, el comercio exterior y el cobre, aumentó el salario de los trabajadores, además radicalizó la reforma agraria, generó formas colectivas de producción y creó un sector social de la economía, administrado por los trabajadores, dicen los historiadores del Instituto del Tercer Mundo de Montevideo.

Opuestos a tales políticas, varias organizaciones con intereses anticonstitucionales como la Armada de Chile, la Oficina de Inteligencia Naval de los Estados Unidos (ONI), entre otras, comenzaron a fraguar el golpe de Estado contra el Presidente Allende quien tras tres años de haber demostrado su decisión de construir el socialismo en Chile, fue objeto de la asonada militar el 11 de septiembre de 1973 por parte de las fuerzas armadas bajo “la fachada de la Cofradía Naútica del Pacífico Austral”, según un documento del Centro de Estudios por la Democracia y Defensa del Ciudadano (Cedec).

Salvador Allende.

Generales de los altos mandos de las Fuerzas Armadas y de Carabineros se unieron bajo la dirección de Augusto Pinochet, quien fue influido por el ex presidente estadounidense Richard Nixon, el vicepresidente George H. Bush y la Agencia Central de Inteligencia (CIA). Para cumplir con su objetivo, el entonces presidente estadounidense, golpeado por las constantes derrotas en la guerra en Vietnam, ordenó el apoyo total a los golpistas contra Allende mediante el proyecto FUBELT también conocido como Track III, el cual operaba secretamente con la CIA, agrega el Cedec.

Otros documentos desclasificados del gobierno de EEUU, publicados el 11 de septiembre de 1998 por el National Security Archive revelan varios memorandos de la CIA e informes sobre el Proyecto FUBELT los cuales detallan las acciones destinadas a derrocar desde septiembre de 1970 a Salvador Allende.

Las intenciones de Nixon eran cada vez más palpables, según un artículo de la OR publicado en 1998, Estados Unidos «estranguló» la economía de Chile para preparar el golpe de Estado, como dijo Henry Kissinger, en manuscritos del director de la CIA, Richard Helms, tomados en reuniones en 1970 con Nixon, quien ordenó hacer «chillar» a la economía chilena, ante esto el Banco Mundial y otras instituciones financieras internacionales dominadas por Estados Unidos cancelaron préstamos.

De acuerdo con los documentos, la International Telephone & Telegraph (ITT) formó un comité de representantes de corporaciones estadounidenses para realizar una estrategia contra Allende junto a Nixon.

El golpe. Foto: La Nación.

El golpe. Foto: La Nación.

El 11 de septiembre, ante las informaciones recibidas, Allende se dirige hacia el palacio La Moneda y portaba la metralleta que le había regalado el líder de la revolución cubana Fidel Castro la cual no había disparado jamás. Resistió seis horas de ataques de cohetes Sura 3 lanzados por las fuerzas militares golpistas contra la casa del gobierno.

Según el testimonio de uno de sus doctores, Patricio Guijón, “cuando regresé para llevarme mi mascarilla antigas grité ¡Allende no se rinda, milicos de mierda! y con el fusil AK-47 que le había regalado Castro, Allende se disparó en la barbilla, explotando la bóveda craneana y murió al instante”, citado por Radio Cooperativa.

Afirma el historiador español, especialista en Chile, Mario Amorós que “si, como sostienen -y yo les creo- los compañeros que lo acompañaron hasta los instantes previos a su suicidio, se disparó él mismo, fue para evitar que el presidente que el pueblo eligió fuera humillado por los golpistas”.

El 13 de septiembre el régimen de los militares chilenos, designó a Augusto Pinochet presidente de Chile, y los partidos que apoyaban a la UP fueron puestos fuera de la Ley y el resto en receso indefinido.

En Chile se desató una cruenta represión, se crearon campos de fusilamientos, se realizaban torturas y en los meses siguientes los “desaparecidos” fueron miles, además la dictadura se hizo presente con la regulación de la radio y televisión por parte de Pinochet, según la cronología “Los Días del presidente Allende” del historiador chileno Dr. Alejandro Witker.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.