El negocio de los celulares: Generosas exoneraciones e inmensas ganancias

El celular, un fetiche generador de grandes negocios

Un fetiche generador de negocios | M. Rodrigues

Las cuatro empresas de celulares (Tigo, Personal, Vox y Claro) obtienen fabulosas ganancias gracias a los insignificantes impuestos que pagan al Estado. Telecel y Personal se alzaron en el 2007 con una bolsa rebosante de más de 380 millones de dólares. Las que son trasnacionales envían a sus casas matrices millones y millones cada año sin pagar un solo guaraní, descapitalizando al país, además de trabar, a través de los grandes medios y los sucesivos gobiernos, a Copaco para que no entre al negocio de los celulares, porque abarataría el precio del servicio y reducirá sus enormes ganancias. Una historia de robo lega.l

Jorge Iván Goncálvez va viajando parado en la línea 30 con la mochila en la espalda. Un frenazo del conductor lo hace tambalear. De pronto suena una melodiosa música en su mochila. Con dificultad saca al bicho que llora una canción en inglés y lo pega al oído. «Hola…sí…sí…ahhh, qué tal…estoy ahora en el colectivo, llamamena más tarde…sí…bueno», y cuelga. Minutos después suena otra canción, esta vez desde el bolsillo delantero de su vaquero. Ahora se escucha un furioso reggetón. «Holaaa…qué tal…ummm, está en el cajón de la mesa de Raquel, en el primer cajón…dale, chau», y corta. Durante el viaje suenan cerca de ocho celulares…conversaciones breves; otros pasajeros pulsan veloces y ansiosos las teclas de sus aparatos como fascinados por las lucecitas que dejan leer o escribir los brevísimos textos.

Lo que ocurre diariamente en los colectivos de Asunción pasa en todo el país. Casi no hay rincón del territorio nacional donde por lo menos un celular no esté a punto de sonar para desesperación de su usuario ante la posibilidad de que se corte la llamada. Las estadísticas confirman esta invasión: hasta abril de éste año, la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (conatel) informó que 5.010.785 líneas de teléfonos celulares suenan en el país, resultado del vertiginoso crecimiento de la telefonía móvil en Paraguay en los últimos años. Esta cantidad equivaldría al 82% de la población (6 millones de habitantes) si calculamos un celular por habitante, aunque muchos usuarios poseen dos o tres aparatos. Y las estimaciones para los próximos tres años son aún más prometedoras para las cuatro empresas de telefonía móvil que operan en el país (Telecel sa, Núcleo sa, Claro Paraguay y Vox Paraguay): Para el 2011, más del 90% de la población accederá a los celulares, según proyectan las mismas empresas. Y las cósmicas ganancias que ya disfrutan aumentarán aún más.

La astronómica ganancia de Telecel

Marc Beuls, presidente a nivel mundial de la trasnacional Millicom Internacional Celular (mic), está más que contento en Luxemburgo, país donde se asienta la casa matriz del gigante de la telefonía móvil. Las ganancias de la mic son fabulosas en los 17 países donde tiene sucursales. Incluyendo un pequeño país situado en el corazón de América del Sur llamado Paraguay. Beuls recibió esta noticia de la misma gerente general de Telecel, Gloria Ortega, quien le informa que tuvieron en el 2007 una deliciosa ganancia neta (ver cuadro), restando ya todos los costos. Esta utilidad fue plenamente corroborada por la Subsecretaría de Tributación del Ministerio de Hacienda a principio de este año, cuando informó a través de su web institucional que Telecel sa abonó en concepto de Impuesto a la Renta de las empresas una suma que, si bien es en miles de millones de guaraníes, significa una limosna en comparación con la ganancia de la contribuyente. Y Ortega también esta más que contenta: Beuls le comunicó que, como premio a su gran desempeño en Paraguay, le otorga la gerencia general en Senegal, un lejano país africano donde desembarcó Millicom con la voracidad propia de las trasnacionales para ganar aquel mercado, tal como lo está haciendo en Paraguay.

La competidora más próxima de Telecel en el mercado nacional, Núcleo (Personal, también trasnacional) también ganó mucha plata, aunque quedó a una distancia considerable de las utilidades de Millicom. Siempre según la Subsecretaría de Tributación de Hacienda, en el mismo informe, Personal pagó en el 2007 en concepto de Impuesto a la Renta una suma en miles de millones de la moneda nacional. Aunque debe recorrer mucho trecho para alcanzar a su principal competidora, Marcelo Prudencio, gerente general de Personal en Paraguay, muestra también una sonrisa, y piensa que de inmediato debe llamar a los directivos de Telecom Italia, la matriz, y al socio local de la empresa, Aldo Zucolillo Moscarda, dueño del 32% de las acciones, para comunicarles la buena noticia.

Las cuatro marcas operadoras de telefonía móvil en Paraguay (Vox, Personal, Telecel y Claro) registraron juntas en el 2007 un fuerte movimiento económico por su ventas. Igual vitalidad han demostrado en los primeros seis meses de este año; y las proyecciones indican que al terminar el segundo semestre de este año, moverán más de 600 m illones de dólares, con lo que superarían el dinero que ingresa al país por exportación de carne, uno de nuestros principales rubros.

Carnaval impositivo

La ley 60/90 de incentivo fiscal a las inversiones nacionales y extranjeras, sancionada en 1991, es la gallina de los huevos de oro de las empresas que se benefician de ella. Con el objetivo de atraer inversiones extrajeras al país, esta ley, ya ideada durante la dictadura por decreto, contiene una multitud de exoneraciones fiscales (ver cuadro) que prácticamente suprime todos lo impuestos pagables hasta plazos determinados. Aunque en el 2005 la Ley de Adecuación Fiscal modificó sustancialmente sus regalos impositivos, la 60/90 sigue beneficiando a varias empresas que antes de dicha modificación ya estaban protegidas por ella, porque ninguna ley puede ser aplicada en forma retroactiva. Entre las que se siguen beneficiando de aquellos regalos fiscales están las empresas de telefonía móvil. Gracias a la aplicación de las innumerables exoneraciones, los únicos tributos que pagan Telecel y las otras empresas son el impuesto a la renta y el impuesto inmobiliario; este último lo pagan todas las personas y empresas del país.

Con la ley 60/90, las celulares están libres de todos los impuestos para importar los componentes de sus aparatos, para constituir sus sociedades comerciales, para registrar en papeles sellados y estampillas sus actividades comerciales y jurídicas, para remesar dinero a sus matrices, para alquileres, para derechos de marcas… y sigue la lista. También «pagan» sin pagar el Impuesto al Valor Agregado (iva), ya que este tributo pagan en realidad los usuarios sobre un 10 % del precio del servicio que fijan y prestan las telefonías, siendo estas simples recaudadoras y depositadoras del impuesto al fisco. En otras palabras, las telefonías móviles disfrutan de un carnaval impositivo en el país.

Pero qué beneficios tan grandes estarán dejando las celulares al país para que paguen tan pocos impuestos, se preguntará el lector. En realidad, los beneficios sociales y económicos que dejan al país son pobrísimos. Por ejemplo, Telecel genera apenas 500 puestos de trabajo directos, es decir trabajadores que gozan de toda la cobertura social que exige el Código Laboral, según declara la propia empresa. Declaran generar 17.000 puestos de trabajo indirectos; es decir trabajos que tercerizan a otras empresas o cuentapropistas y de cuyos trabajadores no se hacen cargo. De estos 17 mil trabajadores, el 90% no gozan de ningún derecho laboral, ingresando así al gran mercado laboral informal.

Censura y autocensura en los medios

El enérgico movimiento de dinero que generan las empresas de celulares se derrama como miel en los medios masivos de comunicación. Los millones de dólares que invirtieron las celulares en concepto de publicidad en el 2007 las ubica a la cabeza del ranking de clientes de la gran prensa, principalmente en televisión y prensa escrita. Un colega periodista que por obvias razones se excusó de dar su nombre explica con estas palabras la potente influencia de las celulares en los medios: «Quién puede animarse en los medios grandes a sacar una información que perjudique a las empresas de celulares. Ni por mandato de Dios. Es que las celulares, con otras grandes empresas como Cervepar, ingresan millones en dinero que sostiene económicamente a los medios. Y aquí, además de la censura que ejercen los dueños, está sobre todo la autocensura que los propios periodistas se aplican para no ser despedidos o recriminados por los patrones y los jefes de redacción».

Las trabas a Copaco

Ignacio López, secretario general del Sindicato de Trabajadores de Compañía Paraguaya de Telecomunicaciones (Copaco), se queja amargamente: «Hace años que venimos apoyando a la empresa para que la Conatel le otorgue la licencia que le permita entrar al negocio de los teléfonos celulares. Es inaceptable, porque si Copaco entra a competir con las empresas privadas, ofrecerá precios muchos más bajos que los actuales por el servicio, y esto obligará a las privadas a abaratar sus precios para el usuario». Por su parte, José Medina, secretario general adjunto del sindicato, denuncia directamente: «Las telefonías móviles vienen trabando en las instancias del gobierno para que Copaco no entre al negocio, simplemente porque esto reducirá sus enormes ganancias. Con el gran poder económico que tienen, influyeron en el gobierno anterior». El precio de las llamadas por minuto que cobran las telefonías móviles oscila entre 800 y 1000 guaraníes. Si Copaco ingresare al mercado de servicios de celulares, según López, cobrará la mitad de este precio. Las razones de las trabas no necesitan más argumentos.

Exoneración de impuestos

La ley 60/90 de incentivo a las inversiones exonera a las telefonías móviles de los siguientes impuestos:

  • Tributos fiscales y municipales por constitución, inscripción y registro de la empresa.
  • Tributos por emisión, suscripción y transferencia de acciones.
  • Impuestos internos sobre la importación de bienes de capital, materias primas e insumos destinados a la empresa.
  • Impuestos sobre los dividendos y utilidades, incluyendo las remesas de dinero que envían fuera del país.
  • Impuestos que gravan el pago de alquileres, locación, utilidades, regalías, derecho de uso de marcas, de patentes de invención, dibujos y modelos industriales.
  • Impuestos aplicados en papel sellado y estampillas de todo tipo.

380.000.000 de dólares de ganancia

  • El Impuesto a la Renta (ir) se paga sobre el 10% del total de la ganancia
  • Tigo pagó 28 millones de dólares de ir en el 2007. De esto se deduce que ganó en ese año 280 millones de dólares
  • Personal pagó 10 millones de dólares de ir en el 2007. De lo que se deduce que ganó en ese año 100 millones de dólares.

Comentarios

Publicá tu comentario