El mismo Estado “condenará a las trabajadoras domésticas a la extrema pobreza”

La situación del proyecto de ley de trabajo doméstico está en un compás de espera muy extendido en el Senado. 30 días se convirtieron en más de 60 para el proyecto de ley de trabajo doméstico. El 10 de julio pasado, el Senado resolvió postergar su estudio por 30 días, pero ya pasaron 68.

“La situación actual del trabajo doméstico instala una situación de discriminación que orilla al trabajo forzoso”, indicó Marta Dora Peralta, del Sindicato Nacional de Trabajadores de Telecomunicaciones/SINATEL e integrante de la Secretaría de la Mujer de la Central Unitaria de Trabajadores – Auténtica.

“Los sindicatos somos consientes de que en Paraguay, por definición de lo que es el trabajo y el piso de pago del salario, es la misma que se debe aplicar para todos y todas”.

Salario mínimo

“En muchas ciudades del interior va a ser imposible que una empleada doméstica acceda a cobrar el salario mínimo vigente”, había dicho la senadora Mirta Gusinky  en julio pasado, defendiendo la oposición de varios senadores a que las trabajadoras accedan al salario mínimo, proponiendo que quede en 60 % del mismo nada más.

Dora Peralta señala sin embargo que si les otorga igualdad laboral con el salario mínimo y los demás derechos, se “va a visibilizar la condición de explotación de otras trabajadoras y trabajadores de diversos sectores que obligará incluso a muchos empleadores a mejorar la condición laboral de sus empleados porque en Paraguay no existe una buena práctica del trabajo digno”.

Argumentó además que si el Estado dice que no se puede dar un salario mínimo a las trabajadoras domésticas porque afectaría a otras mujeres trabajadoras, sería el mismo Estado, a través del Poder Legislativo, que “estará condenando a las trabajadoras domésticas a la extrema pobreza”.

“Ganar menos que el salario mínimo legal vigente para cualquier trabajador  o trabajadora es estar condenado a la extrema pobreza”, sentenció.

Desigualdad en derechos

Aquí radica una de las grandes falencias del Estado paraguayo, según la misma, ya que no se aplican las sanciones que corresponden como resarcimiento a esta falta de garantía para el sector trabajador.

“El sector del empleo doméstico no puede seguir en las condiciones actuales, con un piso del 40% del salario mínimo vigente menos el pago del seguro del IPS; y en el caso de las trabajadoras domésticas sin retiro no reciben nada extra sobre ese piso como compensación al empleador de los gastos que genera la permanencia de la trabajadora en el hogar”, dijo y resaltó que “es el empleador el que necesita que la trabajadora permanezca dentro del hogar”.

Por otro lado, según la Ley vigente, las menores de 16 años tienen que recibir un 60% del salario mínimo vigente, y deben trabajar sólo 6 horas; las mayores de 18 años y más deben trabajar 12 horas. “Pero ni siquiera esto se cumple”, señala Marta Dora Peralta.

“Comparado esto con la situación de las demás trabajadoras del territorio nacional vemos que existe una diferencia en detrimento de las trabajadoras domésticas”, asegura.

En el “sub-suelo”

Resaltó también que actualmente a las trabajadoras domésticas no se les reconoce el derecho a la jubilación, el pago por maternidad y los subsidios del seguro social del IPS tampoco le son reconocidos. “Esto nos muestra que los derechos de las trabajadoras domésticas están en un sub-suelo”.

Con la legislación actual una trabajadora doméstica nunca podrá acceder a un sistema jubilatorio.

Agregó que “desde un observatorio que realizamos medimos que el trabajo doméstico se considera un trabajo riesgoso, con alto grado de responsabilidad y un bajo salario de explotación”.

Postergado

El 20 de agosto las representantes de la Asociación de Empleadas del Servicio Doméstico del Paraguay (ADESP), el Sindicato de Trabajadoras Domésticas del Paraguay (SINTRADOP) y el Sindicato de Trabajadoras Domésticas y Afines de Itapua (SINTRADI) habían acudido al Congreso para interiorizarse sobre los motivos de la demora en el tratamiento.

Las trabajadoras domésticas pidieron ser recibidas por todas las bancadas y solo lograron reunirse con los legisladores de la bancada del Frente Guasu a quienes solicitaron se urja el tratamiento del proyecto de ley con las modificaciones consensuadas a propuesta de una Mesa de Trabajo Multisectorial en la cual participaron las organizaciones de trabajadoras domésticas, el Ministerio de Justicia y Trabajo y el Instituto de Previsión Social.

Cabe recordar que entre otros aspectos el proyecto de ley establece el derecho al seguro social obligatorio, al régimen de 8 horas laborales, al salario mínimo legal como cualquier otro trabajador/a y la estabilidad laboral.

En los últimos meses, las trabajadoras domésticas realizaron un intenso lobby con los senadores y las senadoras para explicar la urgencia de contar con esta ley.

 

 

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.