Foto: Dominicana Noticias

El miedo es un negocio del cual los medios son parte

“El miedo es un negocio. Genera renta a las industrias del control del miedo, es decir, a las empresas que se dedican a vender servicios, como las aseguradores, las empresas de seguridad privada, los bancos y otros que tienen como materia prima a la incerteza. En ocasiones, estas industrias actúan como auspiciantes de programas radiales o televisivos que se dedican a generar miedo”, indica la publicación Conceptos claves para la el análisis de la Inseguridad (Mitos y realidades), del Serpaj Paraguay, bajo la autoría del abogado Juan Martens.

En el material se analiza particularmente el rol de los medios de comunicación en la “sensación de inseguridad o miedo”. Según el mismo, existen muchos estudios sobre como los medios masivos presentan una visión distorsionada, exagerada y simplista de la realidad criminal, invisibilizando problemáticas que afectan y ponen en riesgo a más gente. “Muchos hechos son presentados con tal intensidad y frecuencia, que son capaces de generar pánico social y los reclamos de seguridad más inverosímiles”.

“El paso siguiente al pánico moral, suele ser la solicitud de mano dura y represión, incluso la pena de muerte o los encierros de por vida, son presentadas como las opciones más ventajosas para la paz social”, aseguran.

Inseguridad y sensación de inseguridad

“Esta publicación es el resultado de un proceso que tiene como objetivo facilitar el acceso a conceptos y datos que permitan cuestionar fundadamente las informaciones y visiones que se difunden sobre la seguridad/inseguridad desde los grupos de poder hegemónicos y principalmente desde los medios masivos de comunicación”, explica Serpaj Py.

El documento analiza la ineficacia de la represión como mecanismo para la disminución de delincuencia, “ya que la mayoría de los delitos conocidos y perseguidos tienen origen en la desigualdad social y en la falta de oportunidades, antes que en una decisión racional del agente”.

En seis apartados, el material va desglosando los principales conceptos, el discurso en los medios de comunicación, así como en los operadores judiciales y políticos, que exponen la inseguridad en un sentido restringido, es decir, referente exclusivamente a la protección de la vida, la integridad física y de la propiedad, cuando esto es mucho más amplio. Así también presenta críticamente temas y ejes discursivos sobre la seguridad/inseguridad a fin de brindar una visión integral del fenómeno. Hacen hincapié en la distinción entre inseguridad objetiva y subjetiva o sensación de inseguridad. Es decir, “el peligro real y el simple miedo, que muchas veces tiene bases irreales o irracionales; como así también puede ser una exageración provocada por noticias alarmistas”.

Represión y delincuencia

Ineficacia de la represión. La inseguridad no afecta a todos por igual, sino particularmente a aquellas personas que son portadoras de factores de vulnerabilidad, tales como el ingreso económico, el lugar de residencia, el género, la pertenencia política, etc.

La delincuencia no es la única fuente de inseguridad, asegura el autor. “El mismo Estado genera inseguridad a una gran porción de la población estigmatizada y excluida del sistema económico, con su sistema de justicia clasista, discriminatorio y selectivo, como el que rige en nuestro país”.

En tal sentido, analizan el fenómeno de los chivos expiatorios, es decir, las personas inocentes presentadas como culpables y la cifra oculta de la criminalidad, esa porción de delitos y crímenes que ocurren y quedan impunes, ya sea porque no se conoció o porque no se denunció.

Seguridad humana

El análisis aborda además el concepto de “seguridad humana”, acuñado por el sistema de Naciones Unidas, que no restringe la seguridad a la simple protección de la vida, de la integridad física y de los bienes, sino que la considera como el conjunto de servicios públicos necesarios para asegurar las condiciones de vida del ser humano e incluye la protección de la salud, la educación, el trabajo, la vivienda y el medio ambiente.

Se hace e también a las políticas de seguridad, o sea, de la gestión de la seguridad y sus variaciones, según la posición política que se adopte con relación al concepto. “Si se tiene una visión restringida de la seguridad, las políticas que se generan serán acotadas, en cambio si se adopta el concepto de seguridad humana, será ser integral, interdisciplinario e interinstitucional”, aseguran.

Encuentre el material en digital en este enlace. 

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.