El liberalismo paraguayo, una pieza útil del fascismo nacional

Luego de la Guerra del Chaco, en el marco de una miseria lacerante, se dio un Golpe cívico-militar que colocó al coronel Rafael Franco como presidente de la República. Una serie de reformas de carácter social dieron ribetes revolucionarios al gobierno del 36.

Otro Golpe tumbó al héroe de Yrendague y Campo Vía y ubicó al frente del Poder Ejecutivo a Félix Paiva quien abriría el camino al nazifascismo, con la entrega del poder de José Félix Estigarribia, un militar que simpatizaba abiertamente con las fuerzas del Eje.

El “mariscal” disolvió el Congreso y estableció una dictadura, desechó la Constitución de 1870 y promulgó una nueva en 1940. La carta magna de corte totalitario le permitía intervenir en la economía, controlar a la prensa, reprimir a grupos privados, suspender las libertades individuales y tomar medidas excepcionales “para el bien del Estado”.

Alfredo Stroessner utilizó la consitución de Estigarribia durante 13 años y se consolidó con ella.

Tras la muerte de Estigarribia, el PL puso como presidente al general Higinio Morínigo. En gran parte de su mandato gobernó sin partidos y el 25 de abril de 1942 promulgó el decreto 12246 que declaró al Partido Liberal disuelto y con personería política cancelada.

Durante el gobierno de Morínigo, Stroessner fue ascendido a mayor,en 1941, a teniente coronel en 1945 y a coronel en el 47. A pesar de haber sido un tirano y el responsable de la mayor Guerra Civil de la historia del Paraguay, el stronismo lo homenajeó haciendo que un distrito del Departamento de Caazará lleve su nombre.

Existen elementos comunes en el transitar del liberalismo en Paraguay. Fue útil para la instalación de régimenes totalitarios, a lo largo de la historia política paraguaya.

No hay mucho que agregar si afirmamos que Estigarribia creó los cimientos para que militares como Morínigo o Stroessner establezcan tiranías.

A lo ya expuesto se suma que, en junio de 2012, el Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA) traicionó su reciente tradición antidictatorial -pues había sido fundado en la lucha por la democracia en 1978- y se sumó a un Golpe Parlamentario.

Los legisladores liberales, como idiotas útiles del Partido Colorado, pactaron una alianza y tumbaron a un gobierno electo democráticamente en abril de 2008.

De alguna manera volvieron a sus peores orígenes y se alejaron del liberalismo que nació en 1978 de la mano de Domingo Laino.

Y así, gracias al liberalismo, es casi seguro que en el 2013 vuelva un totalitarismo del Siglo XXI con Horacio Cartes, al estilo de Álvaro Uribe u otro fascista sin uniforme.

No es complicado entender por qué Eligio Ayala renunció asqueado al Partido Liberal el 29 de setiembre de 1929.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.