El lado sinfónico de Pink Floyd brilló en el BCP

La banda argentina The End y la OSCA rindieron tributo a Pink Floyd el pasado viernes en Asunción.

Los músicos de la OSCA al momento de ser ovacionados por el público presente. Fue notable la manera en que disfrutaron tocando canciones de Pink Floyd

Por Manuel Villasanti.

La magia de Pink Floyd estuvo presente en la sala de convenciones del Banco Central del Paraguay de la mano de The End y la Orquesta Sinfónica de la Ciudad de Asunción (OSCA) en la noche del viernes. El tamaño de la banda/leyenda a tributar era enorme, pero los más de 50 músicos  sobre el escenario estuvieron a la altura de esas canciones que hacen de Pink Floyd, una de las bandas contemporáneas más importantes de la música universal.

¿Hasta dónde llega el legado de Pink Floyd? Imposible saber. Lo cierto es que ésta nueva convocatoria de The End junto a la OSCA, generó muchas expectativas, a juzgar por una sala casi llena y bastante cómoda (en cuanto a las instalaciones), donde la variopinta audiencia estuvo constituida por rockeros de la vieja escuela, hippies, metaleros, chicos aún adolescentes, universitarios, y señores veteranos. En fin, la música de Pink Floyd atraviesa generaciones enteras  y lo demuestran sus canciones sin fecha de vencimiento.

La primera parte del show fue un viaje psicódelico al lado oscuro de la luna. Cuando arrancaron con “Breathe” los músicos de The End avisaban que este no iba a ser un tributo más, demostrando el porqué la banda está considerada como una de las mejores bandas tributo a Pink Floyd en el mundo. Así sonaron clásicos como “Time” y “Eclipse” de aquél mítico “The dark side of the moon”.

La puesta en escena fue bastante efectiva, las imágenes de Floyd y del film “The Wall” se proyectaron a lo largo del show en una pantalla circular ubicada en el medio del escenario. El impecable sonido fue uno de los puntos altos del show, donde la gente pudo disfrutar aún más aquellas canciones inmortales en una sala pensada y construida especialmente para conciertos de este tipo.

Luis Szarán junto a Gorgi Moffat, cantante de The End.

Párrafo aparte merece la Orquesta Sinfónica de la ciudad de Asunción que elevó y realzó  cada una de las canciones en las que le tocó participar durante todo el show. Los más de 40 músicos dirigidos por el maestro Luis Szarán hicieron su gran aparición con “Shine on your crazy diamond”. El rock y la música clásica son, quizás, dos de los géneros de mayor fuerza e intensidad, y la fusión que lograron The End junto a la Osca fue casi perfecta.

Uno de los grandes momentos se vivió cuando llegó el turno de las coristas con «The great gig in the sky”,  donde las chicas se lucieron con una genial interpretación, dejando de rodillas a la sala. Luego, con “Another brick in the wall” empezarían la seguidilla de canciones de “The Wall”. Posteriormente, hicieron una estremecedora versión de “Goodbye cruel world”, quizás una de las canciones más sentidas de toda la discografía de Pink Floyd.

La música de la legendaria banda británica Pink Floyd se escuchó en la noche asunsena.

Tras un breve intervalo, The End y la OSCA volvieron con “Have a cigar”, aquí, los arreglos que la orquesta  aportó en este clásico fueron brillantes. Cuando llegó el turno de “High hopes”, sacaron a volar unos enormes globos blancos que se pasearon por toda la sala. A partir de “Nobody home” el repertorio se basó casi exclusivamente en las últimas canciones de “The Wall” y  también en donde Gorgi Moffat, el cantante de The End, se volvió más interactivo con el público, ya que de a poco se fue mimetizando en Pink, el personaje central del film “The Wall”.

Cerca del final, luego de la intro de “Brick the boys back home” llegaría lo que sería el clímax del show, con (como no) “Confortably numb”, pieza fundamental de “The Wall” que sonó fantástica con la orquesta acompañando a pleno, lo que permitió disfrutarla en cada detalle. “The trial” fue una de las últimas canciones en escucharse, y quizás en donde mejor se combina el rock y la música clásica en un tema de Floyd. En el final hizo su aparición el saxofonista para cerrar un memorable concierto con “Money”, con una audiencia que despidió ovacionando de pie a los músicos por tan maravillosa noche.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.