El juicio que debe indemnizar a la familia de Silvino Talavera continúa en el “freezer”

A ocho años del fallecimiento del niño Silvino Talavera.

Los padres y hermanos del niño fallecido esperan que el juez en lo Civil de Encarnación, Miguel Ángel Vargas Díaz, se pronuncie. Debe definir con qué monto los dos acusados deberán indemnizar a la familia Talavera Villasboa. También deberá juzgar el grado de responsabilidad de la multinacional , por publicidad engañosa en el producto que ocasionó la muerte al pequeño.

En el año 2007 la justicia ya sentenció a Alfredo Lautenschlager y Herman Schlender de ser responsables de la muerte del niño (11), ocurrida tras un rociamiento y una posterior exposición al ambiente fumigado con el producto , que se utiliza con cultivos de soja transgénica. Sucedió en enero de 2003, en la comunidad de Pirapey, ubicado en el departamento de Itapúa y a unos 500 km de Asunción.

Una vez cerrado el juicio en lo Penal, el proceso se mudó a lo Civil, donde el juzgado de Primera Instancia en lo Civil, Comercial y Laboral de Encarnación, a cargo del juez Miguel Ángel Vargas Díaz, deberá definir qué monto recibirán los deudos de Silvino, como indemnización y resarcimiento. En juego está también la acusación a la empresa multinacional , fabricante del producto , por asegurar que el mismo no era peligroso para la salud.

La familia de Silvino sigue reclamando justicia a ocho años de la muerte del niño

Mientras tanto, ha aumentado la preocupación de la familia de Silvino, debido a que hace un mes aproximadamente, algunas propiedades de Schlender, están a la venta de forma repentina, lo que podía obstaculizar un eventual proceso de embargo como parte de la indemnización.

La causa está caratulada como “Petrona Villasboa de Talavera y otros, contra Alfredo Lauro Lautenschlager, Herman Schlender y Paraguay SA sobre indemnización de daños y perjuicios por responsabilidad extra contractual”. La madre de Silvino, Petrona, pidió a las organizaciones que estén a favor de la vida, que se sumen a la exigencia de más agilidad para el juicio. También aseguró que durante enero de 2003, en su vecindario murieron a consecuencia de las fumigaciones, además de su hijo, otros cuatro niños y niñas. Pero que los familiares de éstos no demandaron por miedo o falta de recursos.

Comentarios

Publicá tu comentario