El humo del cigarrillo inundó la Cámara de Diputados

Precedido por un debate mediático y estimulado por acusaciones de compra de votos, la Cámara de Diputados modificó ayer la Ley del Tabaco relajando los controles sobre la comercialización y consumo del cigarrillo. Luego de más de tres horas de debate, el tablero marcó 41 votos, lo que reveló que la mayoría azulgrana (liberales y colorados) no se dejó intimidar por las acusaciones que los detractores del Proyecto de Ley “por el cual se previene y controla el tabaquismo”, lanzaron contra ellos a través de los medios. Número de votos suficiente para aprobar las modificaciones y pasar de nuevo la pelota al Senado, para alegría de los empresarios tabacaleros, según denuncias de algunos políticos y legisladores.

Los cambios introducidos a la Ley de Tabaco vigente muestran que la hipótesis de la alegría de los tabacaleros por estas modificaciones, no es nada desatinada. Los cambios suprimen las especificaciones de lugares donde se prohíbe fumar y agregan que la prohibición es en “todos” los lugares cerrados. Pero luego viene la trampa: «En los lugares que cuenten con una superficie total mayor a 70 metros cuadrados, se podrá permitir fumar en áreas materialmente divididas y con ventilación adecuada».

 

Los detractores del proyecto no pudieron convencer a sus colegas de que poner solamente una inscripción en la que diga: “Fumar produce cáncer y enfermedades contagiosas”, de nada sirve para proteger la salud de la población, puesto que no es leída por los fumadores. En vano explicaron que la imagen fuerte es la más efectiva para que la gente tome conciencia de los estragos que el cigarrillo provoca en el organismo humano. El retroceso en este punto está en que se suprime de la ley vigente de que el 50% del tamaño de las cajetillas de cigarrillo deben contener en escritura e imagen los riesgos del cigarrillo.

 

La otra razón por la que los tabacaleros pueden estar contentos es que las modificaciones habilitan a publicitar cigarrillos a través de los medios de comunicación audiovisuales de 20 a 6 horas. La ley vigente prohíbe en forma absoluta la publicidad.

 

En medio de las posiciones polarizadas, los diputados oviedistas optaron por mirar fríamente el enconado debate y luego optar por la abstención en el momento de votar: 11 de Unace y 3 liberales se negaron a tomar posición en el asunto.

 

En el desarrollo del debate mediático el nombre del empresario y dirigente colorado Horacio Cartes sonó mucho. Los diputados Cándido Aguilera (ANR) y Carlos María Soler (Patria Querida) acusaron directamente a Cartes de comprar votos para la aprobación del proyecto. La ministra de Salúd Publica, Esperanza Martínez, no dudó en afirmar que las modificaciones a la Ley de Tabaco vigente favorecen a la industria tabacalera, en detrimento de la salud pública. Y la diputada Desiré Masi (Partido Democrático Progresista) cuestionó a la Cerneco por promover la autorregulación en la comercialización y el consumo del cigarrillo, lectura comprobadamente ineficaz, según la legisladora.

Comentarios

Publicá tu comentario