El hambre es un acto de violencia, decía Tomás Palau

“Pocos perciben la naturaleza violenta de la economía al excluir a tanta gente”, escribía el reconocido sociólogo. Mañana se recuerdan 2 años de su fallecimiento, se lanzará un libro con sus artículos compilados. El mismo advertía: “Querer comer, dentro de pocos años, puede llegar a ser el motivo principal de la represión y los encarcelamientos”.

Tomás Palau hablando al micrófono. Foto: Base Is.

Tomás Palau hablando al micrófono. Foto: Base Is.

Este viernes 7 de marzo se cumplen dos años de la ida del sociólogo paraguayo Tomás Palau. Para rememorarlo, Base Investigaciones Sociales (BASE IS) realiza un acto de homenaje donde entregará al público un segundo libro con compilaciones de artículos suyos. Será desde las 10 hs de este viernes en el auditorio del Archivo Nacional.

La organización Base Is compartió un artículo del reconocido investigador, como anticipo de la presentación. Acá el mismo:

Comida y petróleo. Otra ofensiva del escenario neoliberal

Por Tomás Palau

En los países democráticos no se percibe la naturaleza violenta de la economía, mientras que en los países autoritarios lo que no se percibe es la naturaleza económica de la violencia”.(Bertold Brecht)

El que dos millones de habitantes de un país con seis millones tenga hambre, o coma tarde, mal y nunca, representa un acto de notable violencia. Parecería que somos un país democrático -de acuerdo a Brecht- ya que pocos perciben la naturaleza violenta de la economía al excluir a tanta gente de un derecho tan básico como el del acceso al alimento. Sin embargo, también somos un país autoritario, ya que pocos perciben que el origen de la inseguridad, de la violencia de los militares en el campo, o de la Fiscalía criminalizando a activistas sociales, o sea, la violencia que impera en el país, es de naturaleza económica.

Querer comer, dentro de pocos años, puede llegar a ser el motivo principal de la represión y los encarcelamientos. Quien no tenga dinero para comprar algo de comer, robará la comida, el que roba es sujeto de penalidades. Diría más, querer comer es ya hoy motivo de apresamiento, desalojos y represión para una parte importante de la sociedad paraguaya, el campesinado.

Extracto de “Comida y petróleo. Otra ofensiva del escenario neoliberal”, año 2005, sin datos de publicación.

Comentarios

Publicá tu comentario