«El hambre amenaza al país»

Foto: Osvaldo Zayas.

Foto: Osvaldo Zayas.

La XXII Marcha del Campesinado Pobre realizada por la Federación Nacional Campesina, que se adentró a la capital desde el Seminario Metropolitano hasta el Congreso Nacional, tuvo su acto central en la plaza de Armas, bajo la insistente lluvia que les tomó al poco de iniciar la salida.

En base a las planillas de registro de la FNC y la cantidad de gente que se trasladó en los camiones, la organización estima que se movilizaron unas 10 mil personas. La Policía Nacional dice que estima unos 3000.

Marina Cue

La manifestación también estuvo acompañada por la Comisión de Víctimas de Marina Cue, que participó en reclamo de justicia para los procesados del caso y exigiendo que el Estado recupere las tierras usurpadas por Campos Morombi en Marina Cue.

Migrantes

En la sucesión de discursos, el representante de la FNC en Argentina trajo su saludo. Aseguró que enfrentan los mismos problemas, “el genocidio silencioso, despojo y falta de salud y educación”.

La Asamblea de Migrantes Paraguayos en Argentina trajo su apoyo “porque entienden que la reforma agraria traería soluciones a la gente que tuvo que ir a Argentina, España y otros países”.

La lluvia no cedió, y los manifestantes tampoco.

La lluvia no cedió, y los manifestantes tampoco.

El hambre amenaza

Teodolina Villalba, secretaria general de la FNC, le dijo al E’a que esta marcha había iniciado en 1994, cuando la federación empezó a visitar a las diferentes organizaciones campesinas, y acordaron reclamar precios justos para la producción de los pequeños productores. “Hasta ahora sigue la marcha del campesinado pobre, reclamando reforma agraria y políticas sociales que den soluciones a los problemas”.

Villalba aseguró que este modelo de producción que tenemos favorece a un pequeño grupo, y deja a la mayoría del país marginado, a los pobres, sectores populares, trabajadores. Señaló que no hay avances en reforma agraria. “Se reparten tierras, pero a favor de los latifundistas, y cada vez hay menos para los pequeños”, señaló Villalba. “Nunca vamos a llegar al desarrollo con este modelo que tenemos, las ganancias quedan en el bolsillo de una minoría”, dice.

Teodolina Villalba durante el acto central de la FNC.

Teodolina Villalba durante el acto central de la FNC.

Con estos reclamos es que llegaron unos “10 mil compañeros” dice la dirigente, con mucho sacrificio, en camiones de carga -porque “fue lo que consiguieron”-, y llegaron a Asunción una vez más para reclamar una reforma en el campo.

“El hambre ya amenaza a nuestro país”, asegura la campesina. “Porque a nuestra producción nacional no se le está dando acompañamiento, y ahora ya vamos a depender de otros países para nuestro consumo. Si dejamos que pase eso, ponemos en peligro nuestro país”, dice. Un ejemplo que han expuesto los campesinos en reiteradas manifestaciones fue el caso del tomate, que tras el cierre de la frontera con Argentina disparó los precios ante la alta dependencia de la producción vecina.

El Ministerio de Agricultura no avanza, dice, mientras cada vez más campesinos son imputados, o apresados, mientras que los que salen a luchar son reprimidos.

Los manifestantes partieron del Seminario Metropolitano y llegaron al Congreso.

Los manifestantes partieron del Seminario Metropolitano y llegaron al Congreso. Foto: Osvaldo Zayas.

Penurias

En el discurso central, Teodolina resaltó que la penuria del campesinado pobre una vez más los trajo frente al Congreso. “No tenemos precios ni mercado para la producción”, indicó y agregó que “miles de compañeros viven marginados por esta política del Estado”.

Vemos cada vez más parejas separadas, padres e hijos separados porque deben migrar, dice.

Mano de obra parada

Marcial Gómez, también dirigente del a FNC, nos señaló por su parte que el problema estructural del país es la permanencia del latifundio y el modelo de producción agroexportador.  Dice que su eliminación es central y se deben distribuir las tierras, pues hay unos 300 mil campesinos sin tierras, a los que calificó de mano de obra parada en el campo. Reiteró a su vez los reclamos de la marcha.

Finalmente, los organizadores agradecieron a los que acompañaron la marcha y desearon buen retorno a las comunidades. Reiteraron los reclamos de la marcha, apoyo a la producción, industrialización de la materia prima nacional, rechazo de la militarización y la narcopolítica, y del modelo agroexportador basado en el uso intensivo de agrotóxicos.

Comentarios

Publicá tu comentario