El guaraní no se salvara por cuestiones míticas sino gracias a sus hablantes, según estudioso

Domingo Aguilera dice que el idioma se encuentra en una meseta, y debe resurgir como lengua general y no marginal.

El guarani debe generalizarse.

Por: Diego Barreto.

El lingüística Domingo Aguilera advierte que en este momento la lengua guaraní se encuentra como en una meseta. Afirma que es necesario su uso generalizado tanto en lo urbano como en lo rural. Para salir de ese estado es de esperar que el guaraní resurja como una lengua general y no como una marginal, de habla sólo exclusiva de un sector.

Pero más allá que esto, el estudioso piensa que es un problema social que no atañe sólo a nuestra sociedad sino que también la tienen otras como la vasca en España.

En cuanto al rescate de la lengua de su uso sectario y no de la mayoría, dijo estar seguro que en los jóvenes está el porvenir de nuestra lengua materna, de ser cultivado por parte de ellos, “pues si prende en ellos al menos esta quedará atrincherada”.

Es importante a su vez dijo, que la instituciones públicas hagan lo suyo, así como la sociedad toda, pues como estudioso se dio cuenta de que el guaraní como lengua viva no se salvará por cuestiones míticas sino gracias a sus hablantes, por el trabajo cultural y político que se haga desde cualquier lugar desde donde nos toque cooperar.

Ley de lenguas.

Domingo Aguilera. Foto: Portal Guarani.

Sin dudas desde la sanción y promulgación de la Ley de Lenguas de nuestro país, y mucho antes, el debate que se dio es que si el cuerpo jurídico en sí era suficiente para que la identidad cultural se sostenga y fortalezca.

Es en este sentido que el lingüista Domingo Aguilera opina que si bien una ley es auspiciosa, por otro lado no basta.

Es importante opina, en el sentido de que sirva y nos diga qué acciones y qué direcciones tomar en materia de política lingüística.

A su vez advierte que es más importante que el cuerpo legal la conciencia que se tiene de la lengua, eso que queremos y que buscamos para ella, para sostenerla como lengua materna y desarrollarla.

Del mismo modo es aplaudible el hecho ya desde que se oficializa el guaraní en la Constitución de 1992 como lengua materna, señala. La única lengua en el país entre las de origen amerindio reconocida resalta, y expresa que hoy por primera vez en toda la transición se da una búsqueda de igualdad lingüística entre todas las lenguas habladas en el país, que incluyen por supuesto a otras familias de lenguas.

Otro punto que el especialista considera favorable es que el esfuerzo porque la primera lengua materna  se adopte como oficial en la República del Paraguay, con plena vigencia a partir de diciembre del año pasado, no tiene precedente, dice.

Comentarios

Publicá tu comentario