El gobierno de Franco sigue bajo sospecha en la OEA

La decisión sobre el gobierno impuesto por el golpe parlamentario en Paraguay, y encabezado por Federico Franco, sigue dilatada. En el Consejo Permanente de hoy, los paises se dividieron entre los que apoyan una nueva misión y los que exigen reconocer la ruptura del orden democrático.

Federico Franco, presidente impuesto por el golpe parlamentario, como reservista durante un desfile militar, en sus tiempos del bigote.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, anunció hoy que enviará una misión del organismo a Paraguay probablemente en noviembre, con el fin de observar el proceso electoral y el diálogo político en el país sudamericano.

Durante una sesión extraordinaria sobre Paraguay en el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), Insulza anunció que ha recibido una petición del país para enviar la misión y que lo hará «con bastante anticipación» a las elecciones, si los recursos del organismo se lo permiten.

«Una buena fecha para enviar la delegación sería por noviembre, seis meses antes de las elecciones (del 21 de abril de 2013) en el país», dijo a periodistas Insulza, quien quiere que la delegación esté encabezada «por una personalidad de alto nivel de fuera de la organización, si es posible un ex jefe de Estado».

El secretario de Asuntos Políticos de la OEA, Kevin Casas-Zamora, y el jefe de gabinete de la organización, Hugo de Zela Martínez, viajarán al país la próxima semana para iniciar los trámites para el envío de la misión, indicó el secretario general.

La decisión de enviar la delegación, pedida por el Tribunal Electoral de Paraguay, fue tomada por la secretaría general de la OEA y no fue aprobada por el Consejo Permanente reunido hoy, que se mostró dividido en torno a la situación en el país tras el golpe parlamentario que destituyó al presidente Fernando Lugo el pasado 22 de junio.

El representante de México, Joel Antonio Hernández García, propuso que el Consejo aprobara una «declaración de apoyo» a la decisión del secretario de enviar la misión, una idea apoyada por Estados Unidos, Canadá, Honduras, Panamá y Costa Rica, entre otros.

Sin embargo, Brasil, Argentina, Uruguay, Venezuela, Bolivia y Ecuador se opusieron a esa declaración, al considerar que correspondía a la secretaría general, y pidieron reconocer que en Paraguay «hubo una ruptura del orden democrático», en palabras del representante de la Cancillería argentina, Pablo Bustamante.

Pese a esa división de posturas, Insulza consideró un «avance» que los representantes de los Estados miembros «no hicieran ninguna petición de que se sancione a Paraguay, como lo hicieron con mucha fuerza semanas atrás».

«Estamos tratando en una fase en la que nuestra principal tarea va a ser la observación y el acompañamiento de la misión electoral, y eso es un avance al cual ningún país se ha opuesto», señaló el titular de la OEA a periodistas a la salida del encuentro.

Fuente: EFE

 

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.