El gobierno contragolpea con apresto militar y sindicatos públicos

El gobierno de Horacio Cartes recrea una serie de medidas para amortiguar el impacto de la huelga general convocada para el 26 de marzo.  Contra golpea con sindicatos de la función pública y decreta apresto operacional de las Fuerzas Armadas.

La “politización” de la huelga es el discurso con que se contragolpea en el sector administrativo de la función pública. Se toma como huelga “contaminada y politizada” porque, entre otras cosas, el Frente Guasu y el Partido Liberal Radical Auténtico han tomado partido en favor de la medida convocada por las centrales sindicales.

 

Cartes ordenó apresto operacional de FF.AA. Foto: demoinfo.com.py.

Cartes ordenó apresto operacional de FF.AA. Foto: demoinfo.com.py.

El eje discursivo ya lo había establecido la semana pasada el Comité Ejecutivo del Partido al señalar que, sin bien respetaban el derecho de los trabajadores de la huelga “pacífica”, la creía oportunista y teñida de intereses. A la mañana de hoy la circular del Primer Sindicato de Funcionarios de Hacienda irrumpió entre los trabajadores de la entidad señalando que estos “dirigentes político partidarios nada hicieron en favor de la clase trabajadora y nunca se preocuparon por el salario mínimo de los trabajadores durante los gobiernos de Fernando Lugo y Federico Franco. Ya ahora, repentinamente, vienen a reclamar lo no exigido durante cinco años”.

El contragolpe del gobierno a través de los sindicatos se desarrolla a través de las autoridades del Partido Colorado, presidido por Lilian Samaniego.

De acuerdo con nuestros informes, la reunión de Samaniego se habría desarrollado el domingo. El viernes, el presidente Horacio Cartes, en su calidad de comandante en jefe, ordenaba a las Fuerzas Armadas el apresto operacional. Es decir, estar a tiro y a disposición para lo que hubiere lugar.

El apresto operacional fue utilizado por el gobierno de Luis González Macchi (1999-2003) en más de 150 oportunidades como forma de intimidación ante las protestas.

La primera medida del gobierno de Horacio Cartes fue decretar el ajuste del 10% el salario mínimo. Las centrales sindicales reivindican el ajuste del 25%.

Otro intento de amortiguar la anunciada medida fue la fallida reunión de diálogo que convocara Horacio Cartes a los partidos políticos.

La medida del 26 de marzo tiene el apoyo de la mayoría de las organizaciones sociales, campesinas y sindicales. Cortes de ruta en gran parte del país son las medidas que se vislumbran como forma de paralización de la producción.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.