El Foro Social inundó las calles Asuncenas.

 

A las 15:45 del miércoles 11 de agosto se marcó un nuevo hito en la historia de las reivindicaciones sociales en Paraguay. A esa hora se iniciaba la marcha del apertura del IV Foro Social de las Américas que se desarrollará hasta el domingo 15 de agosto. Organizaciones provenientes de diversos puntos de latinoamérica y otros continentes, se hicieron sentir en su recorrido por las calles asuncenas, despertando la curiosidad de la ciudadanía.

Las delegaciones más numerosas a lo largo del recorrido fueron desparramando las consignas que resaltan las luchas y compromisos en pos de la articulación y concreción de ese otro mundo posible. La delegación boliviana fue una de las más numerosas y durante el trayecto un grupo de nativos de esa tierra  a manera de ritual realizaban la quema de incienso y palo santo en un pequeño recipiente.  Unas diez mil personas aproximadamente recorrieron durante dos horas el trayecto establecido desde el predio de la Secretaría Nacional de Deportes, ubicado en el kilómetro 4,5, hasta el Cabildo, situado en el microcentro asunceno. En total se recorrieron unos cinco kilómetros.

La variedad de participantes dio colorido a la marcha. Cada organización tenía su propia forma de ir celebrando este nuevo encuentro de los sectores progresistas. Bullicio y alegría fueron la constante que ayudaba a aplacar el cansancio del recorrido en la calurosa tarde. Los gritos y el sonido de los tambores y otros instrumentos se elevaban por encima del asfalto y los bocinazos de impacientes automovilistas. El rojo sol fue la constante compañía durante buena parte del trayecto y una vez oculto tras las nubes del atardecer, las luces de los edificios del centro vieron llegar a los manifestantes a la histórica plaza ubicada al borde de la bahía asuncena.

Ahí se llevó a cabo el acto oficial de apertura, en donde los dirigentes campesinos Magui Balbuena de CONAMURI y Ernesto Benitez del asentamiento Tava Guaraní, ubicado en el departamento de San Pedro, se dirigieron al público presente. El último discurso de la noche estuvo a cargo de la premio Nóbel de la Paz Rigoberta Menchú. La música estuvo presente con la presencia de grupos y solistas. Una vez terminado el programa del primer día, los participantes, cansados,  fueron dejando la plaza vacía.

Comentarios

Publicá tu comentario