El fenómeno Nacional

A las 09.00 de la mañana el cantor Hugo Flecha se encontró con la ingrata noticia en la larga fila frente al club Nacional. Las entradas (gradería y platea) para el partido de Nacional con San Lorenzo de Almagro ya acabaron. “Solo hay reventa a 80.000 gradería, mismo precio que Preferencia”. Las entradas, en venta desde el sábado, acabaron dos días antes del partido de este miércoles. Habrá mucha reventa, una práctica extendida en nuestro país y en el mundo donde el fútbol, además de aquello que llaman pasión, es un negocio. Así las cosas, Nacional jugará en un estadio repleto. Los fanáticos de fútbol no se quieren perder el acontecimiento. No es para menos: Nacional es el segundo equipo paraguayo que llega a esta instancia. “Y es el segundo equipo de muchos olimpistas y cerristas”, dispara Sebastián Brizuela (65 años), a la espera de su turno para jugar a las damas en la Plaza de la Libertad.

Ulises Silva (“soy paraguayo y qué”, “mokosillo”, “sombrero español”) ya le ha creado tres canciones a Nacional a pedido de la dirigencia. “Es gente muy seria. Y ese técnico (Gustavo Morínigo) es un tipo humilde, muy bueno”, nos cuenta. La humildad es algo que los paraguayos destacamos mucho. No sabemos muy bien todavía por qué algunas veces se confunde con conformidad. Las canciones están grabadas en un disco que el club ya ha puesto en circulación. “Tengo el corazón tricolor” ya la escuchamos en vivo. Sencilla y pegadiza como es costumbre en estas faenas deportivas.

“Ojalá se creen más canciones acá para que no dependamos tanto de los kurepi”, escupe desde el fondo de un bar céntrico Gonzalo Ramírez (55 años), ex futbolista de Atlántida. Un morocho delantero ñaro que resolvía las posiciones a cuerpeo y deslices de codos. “Ah, si nosotros jugásemos en esta época, cuánta plata ganaríamos”, le dice a su amigo de tragos: otro ex jugador, de Recoleta.

“Eran otros tiempos, jugábamos por el amor a la camiseta”, le responde su amigo que, aun habiéndose mudado de Recoleta (Asunción) a Fernando de la Mora sigue con su corazoncito recoletano. Aunque el barrio ha perdido el calor de las calles frente a las mansiones y casetas policiales que inundan los alrededores.

El equipo jugará con un estadio lleno este miércoles.

El equipo jugará con un estadio lleno este miércoles. Foto: Club Nacional.

Nacional ha llegado a una cumbre con elementos refundacionales del fútbol paraguayo. Todo el equipo es de futbolistas paraguayos, aunque su arquero es un santiaguiño (Santiago del Estero, Argentina) nacionalizado. Tiene un técnico de la casa. Armonía en su juego, velocidad, rotación y frontalidad hacen a un esquema que puede constituir una matriz para muchos equipos y también para la selección nacional.

“Tiene toque, tiene gol”, dice la barra.  Cuatro volantes de contención y recreación, un enganche y un centro delantero. Contiene en conjunto y recrea el juego en conjunto: un esquema aparentemente sencillo en el que muy bien los futbolistas paraguayos  pueden sentirse cómodos.

Comentarios

Publicá tu comentario