El extranjero | E’a
// estas leyendo...

Analisis y Opinión

El extranjero

La fijación de características negativas sobre ciertas comunidades facilita la naturalización de la discriminación.

Japuka haguãnte, fórmula corriente a la que se recurre para excusarse al advertir que algún comentario “jocoso” resultó vejatorio para el que fue objeto de nuestra burla.

Esto como si la sola intención de reírse a expensas de alguien atenuara la ofensa. Muy por el contrario, la agrava. Mantenemos el muy cuestionable hábito de que nuestro repertorio satírico tenga al “cachique” como sujeto central, como el antihéroe de la picaresca vernácula. Como en guaraní somos “sheístas”, el propio apelativo que utilizamos para referirnos a la población nativa revela nuestras representaciones sobre el “indio” como el típico tavy que no sabe hablar… ¡su propio idioma! Esto no es sino la expresión de un colonialismo “moderno” que construye, reproduce, refuerza y legitima las posiciones de subalternidad de los indígenas frente a la sociedad envolvente.

Esto viene a cuento de dos tiras del cómico Peter : una sobre un diccionario del argot relativo al cannabis y otra sobre la traducción de canciones en inglés, específicamente el Stairway to heaven de Led Zepellin. En la primera se recrean situaciones en las que el personaje ve referencias al porro en todas partes. Caminando por la calle llega a la avenida Paraguay, que aparece así representado como la metrópoli de la marihuana. En la segunda, en la traducción apócrifa de la canción un sujeto relata que le construirá una escalera al cielo a su musa, proyecto para el cual se aseguró el concurso de albañiles paraguayos.

Diego Capusotto cómico argentino

Acaso en la segunda las referencias nacionales resultan incluso superfluas, pero no por ello menos significativas, puesto que revelan con mayor claridad el sustrato que subyace a esas correlaciones aparentemente inocentes. Nada es inocente. Todo signo encierra una ideología. Paraguay, entonces, país de la marihuana y como un país no es otra cosa que la gente que lo habita, tierra de los narcos, delincuentes, responsables de la inseguridad y la criminalidad que afectan a la ciudad, sumida en un caos como producto de la “inmigración descontrolada”, tal como lo definiera el reelecto jefe de gobierno de Buenos Aires, Mauricio . Lo de reelecto tampoco es una palabra inocente.

Si bien el ser albañil no implica per se algo deshonroso, es por todos conocida la subvaloración que va asociada a los obreros que se desempeñan en dicho oficio, todos ellos borrachos por cierto. Es una realidad que la mayoría de los varones inmigrantes de este país se dedican a ese rubro en la Argentina. Pero la cuestión es el trasfondo que implica la satirización de ese estatus o, en última instancia, la operatividad social de ese discurso. Dijimos que todo signo es un ideologema y, por lo tanto, eminentemente performativo en cuanto y en tanto genera sentidos comunes y sistemas
de representación que pueden llegar a racionalizar conductas discriminatorias al tiempo que sirve para legitimar un sistema de explotación como el que ejerce el capitalismo sobre esa mano de obra migrante, siempre más vulnerable y maleable por su condición de “extranjero”. Ser paraguayo es ser albañil y a la inversa.

Con esto no se quiere significar que el acto discriminatorio haya sido realizado adrede y con mala intención. Hay otros episodios en que el racismo de Macri aparece carnavalizado, como en ese de Micky Vainilla, en que la referencia a aquel es hasta explícita. Simplemente demuestra cómo el autor termina reproduciendo el mismo imaginario que tal vez con toda convicción cuestiona y al cual no adhiere, al menos concientemente.

En un texto publicado en Página 12 bajo el título de Diversidad y medios, Roberto Samar y Emiliano Samar denuncian la discriminación homofóbica de un programa a través de la ridiculización del homosexual, agregando que el estado de la materia se intrinca al considerar que al recurrir al humor no se apela a la racionalidad, por lo que sus efectos se profundizan aún más al momento de que esos mensajes no se problematizan, ya que solo van en “joda”, interiorizando acríticamente ese sentido común discriminatorio: “Los discursos humorísticos que circulan en los medios masivos tienden a fijar estereotipos, los cuales con el tiempo impregnan nuestro sentido común y condicionan la forma en que interpretaremos a los demás. Esta fijación de características negativas sobre ciertas comunidades facilita la naturalización de la discriminación” (Página 12, La ventana, 22, 06, 2011).

Mauricio Macri reelecto Jefe de Gobierno de Buenos Aires

Esto se expresa de otras maneras en otros lenguajes como en la película francesa Irreversible, en la que las prostitutas son latinoamericanas, o en la obra el Mercader de Venecia de Shakespeare, en la que el usurero y villano de la historia es judío, a tono con el antisemitismo siempre latente. Esto es absolutamente representativo y vehiculizante
de estereotipos mediante los cuales se generan modelos que asocian automáticamente ciertas características, opuestas “a lo correcto” por lo general, a determinadas filiaciones de orden étnico, económico, social y cultural de ese “otro” personificado y a la colectividad a la que está adscrita, a menudo también más homogeneizada de lo que en realidad es.

La risa es un instrumento formidable de subversión contra el poder. El miedo es el medio de paralizar a la presa para dominarla. La risa libera, pero cuando va dirigida en contra de los sectores más vulnerables y desfavorecidos también sirve para reforzar las estructuras injustas y exclusivas del poder. Si dibujar a Hugo Chávez como un gorila es reaccionario, el caso que nos atañe, también. Así como lo es y otras series que representan a las empleadas domésticas, una de las trabajadoras más violentadas, como paraguayas con deficiencias a la hora de expresarse, lo que equivale decir “ignorantes” y, por lo tanto, revalidando el abuso y la contravención de sus derechos más elementales.

Estos mecanismos actúan frenando la movilidad social funcionando como sistemas de estratificación cerrados como las castas. Uno nace en una casta y muere en ella.

Lo especialmente grave radica en que la serie sea difundida por la TV Pública de la Argentina, órgano de propaganda del oficialismo kirchnerista, un gobierno que se embanderó con la lucha por los derechos humanos, la diversidad y contra la discriminación. Así podemos suponer que los ataques que en su momento dirigiera contra las expresiones xenófobas de Macri no fueron contra los valores que este representaba, sino simplemente por tratarse de un adversario político. Por lo tanto, ese “otro”, cuyo derecho se decía defender, fue una vez más instrumentalizado al fragor de las disputas internas del poder y puesto a fuego cruzado como carne de cañón en una batalla que no es la suya.

Va con onda, Capusotto, va con onda.

Querés apoyar a E'a?. Enterate como.

Comentar

comentarios

Discusión

Aclaración: E’a no se hace responsable de los comentarios de los lectores.

13 Comentarios sobre “El extranjero”

  1. Interesantísimo el texto, sin caer en paranoias hay que fijarse en los canales de tv argentinos y brasileros como sutilmente quieren tirarnos para abajo y no solo en el fútbol. Creo que no pueden aceptar que crezcamos.

    Posted by Aníbal | agosto 5, 2011, 1:13 pm
  2. Parece que les pica el culo cuando hacemos algo

    Posted by Aníbal | agosto 5, 2011, 1:15 pm
  3. el tema con peter campusoto es que hace una critica mordaz atacando directamente a los afectados por el mismo sistema parir contra el sistema, lo mismo pasa cuando se refiere a los pobres de su propio pais cuando hace uso del personaje micky vainilla..satirizando también de paso, a las burguesías..

    Posted by Juan | agosto 5, 2011, 1:35 pm
  4. no hay que confundir ni interpretar directamente porque el fin de su tipo de comedia es otro, no hay que transformarlo en un problema entre nacionalidades, porque tb aca en paraguay quieren meternos en la cabeza eso de raza guarani y no se que otras cosas mas, nadie! es guarani en latinoamerica ya! todos somos latinoamericanos y el paraíso de los guaranies no era paraguay!!! era rio de janeiro..

    Posted by Juan | agosto 5, 2011, 1:37 pm
  5. me gusta la publicación! cometi el error de opinar solo leyendo la primera parte, es bueno que todo se aclare mas abajo…lean el articulo completo! no sean pasionales como yo! jajaja

    Posted by Juan | agosto 5, 2011, 1:40 pm
  6. sí juan, muy buena aclaración. es preciso tomarse el tiempo cuando nos encontramos con argumentos tan bien expuestos como los de este artículo.

    Posted by julio benegas | agosto 5, 2011, 4:23 pm
  7. Muy interesante el analisis y la profundidad que se le dió a este tema. sin embargo me parece que debemos diferenciar entre un humorista y un político como macri. Este ultimo tiene autoridad para que sus palabras sean leyes. Un humorista representa lo que bien dice el articulo, un humor que discrimina, y nada mas puede hacer por mas gobierno de “derechos humanos” sea.
    Tambien debemos realizar una autocritica que aqui el humor de la “empleada mal hablada” lo fomentamos en nuestra televisión. El ignorante para la tv paraguaya tambien es el que habla mal su idioma. En un país donde la mayoria de la gente habla guaraní, y su televisión habla castellano ¿no estamos discriminando u ocultando nuestra identidad? Esto de todas formas no le da derecho que paises como Argentina o Brasil nos subestimen, porque tienen sus grandes defectos. Pero tampoco para ponernos de victima cuando gritamos el gol contra “esos curepas chantas” y tiramos la peor mierda contra ellos. Seamos parciales y no “sufridas” victimas. Sobre todo diferenciemos que un artista hace arte, humor y nada le importa la politica (kapusoto tambien baja la caña al fanatismo “peronista”). En cambio un político conservador que le molesta los extranjeros no es solo un “opositor” sino un peligro! hagamos esa diferencia por favor! Saludos.

    Posted by carlos | agosto 5, 2011, 4:46 pm
  8. Al humor de Capusotto lo produce Ideas del Sur que nada tiene que ver con la Tv Publica la cual es el medio indicado para esta productora parajustamente captar otro publico. Ahora compararlo o mal relacionarlo en esta nota con Macri un pancho de la vida, con Capusotto? es tan extremo como caminar de Formosa a Tandil..
    Por otro lado si la idea “subjetiva” es denotar al “extranjero” como victima de discriminacion, en un pais al cual te pide pasaje de ida y no de vuelta, con hoy por hoy con un simple tramite(y me consta porque lo realizo a diario y en gran cantidad) y te ofrece un abanico de beneficios para mejorar la calidad de vida del que quiera vivir, “Asha”!!.Donde la gente de este pais de los mas bajos recursos y las mas altas necesidades, se acercan a realizar tramites de opcion de nacionalidad para su familia y el rollo, sin importar renunciar a su nacionalidad, por una asignacion por hijo de un 200$ inicial. A razon de la corrosiva ignorancia que dejo la dictadura stroesnner, las secuelas de los partidos colorados posteriores y el gobierno superficial que hoy tenemos.
    y me llevo la opinion de Carlos cuando dice: ” Pero tampoco para ponernos de victima cuando gritamos el gol contra “esos curepas chantas” y tiramos la peor mierda contra ellos. Seamos parciales y no “sufridas” victimas”.

    Disculpas si me fui de mambo y se me salio la cadena. Quiero destacar que la nota me parecio muy interesante..

    Posted by Enzo | agosto 5, 2011, 11:29 pm
  9. Que estupidez es caer en la autopsia del chiste de Capussotto. Es tan políticamente correcto el proceso descriptivo que, me parece, el autor cae en una situación de la que se no sale facilmente: la burda solemnidad paraguaya que es digna de ser incluida en el sketch capusotiano. Amigos, Capussotto, no nos tira abajo, ni nos generaliza como un prototipo. Es un cómico genial, tiene simpatía humana y jovial con los más pobres de la sociedad. Es un comico que efectiviza su crítica mordaz a través del humor; él no solo se ríe de los prototipos (que de hecho marcan los planos de mezcla que existen en los espacios más cosmpolitas de la sociedad argentina); los paraguayos no son los que vienen del Paraguay, los extranjeros pobres, sino los que son parte de este país, los que son parte de esta sociedad, y que aportan ya fragmentos enormes de su cultura, que es entre rural y suburbana, que es guaraní, etc. Lo de los albañiles paraguayos y el consumo de marihuana en la traducción del tema de Led Zeppellin es realmente un bolazo. Deberían ver Capussotto y ver que la cuestión no es denigrar a los otros sino a nosotros… Japuka mba’e

    Posted by Mario Castells | agosto 6, 2011, 9:06 am
  10. Mario: ¿Mi lenguaje está muy enredado en la corrección política? Es cierto. Y disculpá si prefiero decir afrodescendiente en lugar de negro de mierda. Yo no digo que Capusotto quiera denigrar a una determinada comunidad, sino que bajo su humor aparentemente inofensivo creo que termina reproduciendo ciertos modelos de representación. Yo soy latinoamericanista y nada más lejano a mi pensamiento que el nacionalismo. Pero de que existe discriminación hacia determinados grupos de inmigrantes existe. Yo no digo que a los que nacimos en este país deba retratársenos con la solemnidad de las Meninas de Velázquez. Y en una de esas tiras también se reproduce la idea del gallego como tonto. ¿Por qué no podemos problematizar a nuestros “ídolos”? ¿Debemos consumir pasivamente los productos televisivos? ¿Capusotto es un objeto sagrado intocable?

    Posted by Paulo | agosto 6, 2011, 10:06 am
  11. Me gusta como vas deshenredando la cuestión hasta llegar a quedar exento de malas interpretaciones.
    El tema está claro como lo dijiste, detrás de ciertas guasadas, bromas, o comentarios al paso, que pasan bajo una tela fina de cosas o situaciones que una sociedad determinada entiende como algo común, claro y no complejo, se abre todo un mundo de complejidad, de cuestiones que hay que ponerse a analizar, y si nos ponemos serios, dejarlas de practicar porque podríamos ser los próximos en señalar con el dedo, o en desacreditar o ridiculizar con la risa. Cosa que no queremos más, o no?

    Posted by Diego | agosto 9, 2011, 8:49 pm
  12. Hola, Paulo. Debiera decir que no leì que la nota fuera tuya pero ahora que lo sé, sirve para discutir mejor. Lo de te ner a Capussotto por sagrado no es asì, hay sketch que me parecen malos… muy malos. Lo que si me parece bueno es la forma… porque el metodo de su humor es el absurdo y la incorrección política… fijate que los mismos peronistas (el lo es, yo no) se sienten interpelados por su humor… Lo de los paraguayos según su mirada tiene que ver con que es un individuo que comparte su espacio de vida con nuestra colectividad. El fue toda su vida un vecino del conurbano y compartió su transito, su visión de la vida co n esa masa pluricultural y plebeya del Gran Buenos Aires… Hay otro sketch de la epoca de Todo x 2 pesos que era el Paraguayo imitador de Sandro… y era muy gracioso. Creo que en verdad, la cuestón entender la idiosincracia de este pueblo, el argentino, y entender que sus mejores exponentes, hay un prototipo muy humano, solidario, pero mordaz, acido en el humor… y por la tanto, autocrìtico, inquisitivo consigo mismo y con los demás… Otro ejemplo es la Revista de humor POLÍTICO, Barcelona. Te la recomiendo, chera’a!

    Posted by Mario Castells | agosto 10, 2011, 9:54 am
  13. Cable de último minuto: el humor siempre se cobra víctimas. Es su naturaleza. Recordatorio: “Con los buenos sentimientos se hace mala literatura” (Gide). O ficción de cualquier tipo.

    Esta pieza de opinión me recuerda mucho a un capítulo de Los Simpson de Halloween en el que Flanders es el tirano de una bondadosa utopía, ejercida obviamente por el bien de todos sus ciudadanos (y muy a pesar de ellos). Los Simpson son conducidos a reeducación por pensar incorrectamente.

    Se te escapa que la comunicación es siempre contextual. Es muy diferente que se hagan chistes sobre la empleada paraguaya en un country de Punta del Este que lo haga Capusotto, quien mediante su trayectoria aclara una y otra vez de qué lado está. Al menos yo sé distinguir quién está hablando en serio disfrazando su racismo con un chiste.

    Finalmente, en el ranking de problemas que enfrentan los migrantes en Argentina, los chistes de Capusotto ocupan el último lugar. Yo diría que tienen problemas más concretos e inmediatos de los cuales preocuparse y sobre los cuales podríamos discutir, como el poder real que ejerce Macri contra ellos mediante la ley y la fuerza.

    Posted by Orwell | agosto 12, 2011, 4:41 pm

Comentar

Tiene que loguearsepara comentar.

Anuncie Aqui

Descargas

Deportes

Suscribite a nuestro Boletín

Para suscribirte a nuestro boletín solo tenés que añadir tu correo electrónico. Recibirás un correo de confirmación.

E’a Social Twitter